Tremendo

Desbaratan una banda dedicada a vender terrenos privados y fiscales sanjuaninos por Facebook

Hasta el momento hay tres detenidos. Evaluarán si cambian la carátula de la causa a asociación ilícita.
martes, 16 de abril de 2019 · 08:39

Toda la maniobra fraudulenta comenzó en el mes de noviembre de 2018. Un hombre, oriundo de Rawson, quería comprarse un terreno ya que tenía un dinero guardado. Comenzó la búsqueda y se encontró con que en Facebook estaban ofreciendo un terreno, ubicado en la intersección de calles San Francisco y Calle 11, en Médano de Oro, Rawson.

El hombre se contacta con los presuntos propietarios, Daniel Riveros (46) y Pablo Sandez (41), quienes pactaron en reunirse en el local del comprador para hablar del terreno. Al preguntarles por el precio, los estafadores le dicen que valía unos $180.000. La víctima les ofrece, como forma de pago, un cuatriciclo de 250 cc, con su carro incluido -valuados en $55.000-, más $60.000 y cuotas de $7.000. Este plan de pago fue aceptado por los defraudadores.

Ambas partes realizan los papeles correspondientes, incluido el boleto de compra-venta, y concretan la venta del lugar. Los estafadores se llevaron el cuatriciclo con el carro para transportarlo y el dinero pactado. Pasan unos días, el "nuevo morador" de ese terreno decide ir al lugar y, charlando con vecinos, le confiesan que en realidad ese terrreno en parte era fiscal y en parte, privado.

Rápidamente, el hombre damnificado comienza con la búsqueda de los estafadores pero no logró encontrarlos en sus hogares. Casualmente, un día, el 4 de marzo último, observa caminando por la vía pública a Riveros, a quien lo frena para entrevistarlo por la venta anteriormente realizada. Luego de un rato, la víctima le pide que ambos se acerquen por la Comisaría Cuarta, a lo cual el estafador accede.

Ya en la Seccional de Desamparados, el estafado exhibe todos los papeles de la fraudulenta compra y los testimonios que había recolectado de los vecinos del Médano de Oro. Los uniformados se pusieron en contacto con el Juzgado de Instrucción de turno (el Quinto, a cargo del juez Benedicto Correa) quien les da las directivas de dejarlo detenido e iniciar la causa correspondiente.También, ese mismo magistrado les ordenó a los pesquisas de la sección Defraudaciones y Estafas que colaboraran con la investigación.

Los efectivos de esa división de la Central de Policía comenzaron con las averiguaciones. Tras algunas investigaciones, deciden realizar allanamientos en domicilios de Rivadavia y Rawson. Lograron el secuestro del cuatricilo y su respectivo carro, el cual estaba en una vivienda de un ciudadano de apellido Naranjo. Éste muestra el boleto de compraventa, efectivizando su compra en buena fe. Naranjo expresó que le compró el rodado a Sandez.

Naranjo, otro defraudado, realiza la denuncia en la Central de Policía contra Sandez y hace entrega de los elementos y sus papeles. Continuando con las investigaciones, los efectivos de Defraudaciones y Estafas lograron atrapar a Pablo Sandez, en el cementerio de Rawson, ubicado por calle Meglioli, metros antes de Calle 5. 

Pero ésto no es todo. Ya con el cambio de turno de juzgado, ingresando el Primero de Instrucción, a cargo del juez Benito Ortiz, los pesquisas reciben una nueva denuncia con la misma modalidad pero en un terreno, en Chimbas. Nuevamente, el damnificado localizó, a través de Facebook, un ofrecimiento de ese terreno chimbero. Tras reunirse con los presuntos vendedores, llegan a un acuerdo: la víctima les iba a pagar con un Renault 12 Break (valuado en $35.000), más $70.000 en efectivo y cuotas de $6.000.

Los estafadores como comprobante le entregan una fotocopia de boleto de compraventa, el que expresaba que Riveros había comprado, anteriormente, ese terreno a un hombre de apellido Lisandro. También, les dan una fotocopia de DNI de Riveros y una boleta de la luz del domicilio de Lisandro. Este caso fue en diciembre de 2018.

Otra vez pasan unos días hasta que este nuevo estafado decide averiguarse sobre la escritura del terreno recientemente adquirido. Al darse cuenta que estaba a nombre de un señor, de apellido Lisandro, comienza a tratar de localizarlo hasta que logra dar con él. En la charla que mantuvieron, Lisandro le confiesa que ese terreno ya no le pertenecía, sino que era de un sobrino de Mendoza. Sobre la boleta de luz y otra documentación, Lisandro le contó que la había denunciado en Comisaría 23ª porque se la habían sustraído tiempo atrás.

Con esta información, el segundo sujeto estafado radicó la denuncia contra Riveros y otro hombre que lo acompañaba. Esta vez ya no era Pablo Sandez, sino que fue con un tercero, identificado como Carlos Burgos, de 43 años. Los efectivos de Defraudaciones y Estafas realizaron un allanamiento en una vivienda, ubicada en calle Porres y Ruta 40, en Chimbas, lograron dar con la detención de Burgos.

Ante esto, ahora lo que queda entrever es si los jueces deciden unificar las causas y que lo investigue un solo Juzgado de Instrucción. Otra cuestión a decidir es si cambian la carátula de las causas a asociación ilícita ya que los pesquisas que investigaron pudieron enlazar a los tres detenidos.

Comentarios