exclusivo

Declaró el femicida de Myriam Morales: aseguró que él y la víctima eran amantes

Mariano Valdéz se presentó este miércoles por la mañana en Tribunales y se defendió de la acusación de asesinato que pesa sobre sus hombros. ¿Qué pasó ese 15 de febrero en el Médano? Por Luz Ochoa
miércoles, 20 de marzo de 2019 · 23:34

El único acusado por el femicidio de Pocito, en Médano de Oro, -Mariano Valdéz- se presentó este miércoles por la mañana en Tribunales para la declaración indagatoria frente al juez que investiga el crimen de Myriam Morales, hallada muerta en la casa de sus padres el último 15 de febrero. 

A un mes y cinco días del macabro hallazgo, una escena sangrienta que daba cuentas que la víctima presentó resistencia hasta último momento, el principal sospechoso -que permaneció prófugo tras el asesinato y que fue visto ese mismo día horas antes de la data de muerte- negó haber sido él quien le quitó la vida a la mujer de 42 años aunque reconoció haber estado con ella ese viernes negro.

A su defensa, el sujeto que cayó detenido el 27 de febrero -es decir 12 días después del homicidio, sorteando el operativo de búsqueda de la Policía- aseguró haber que él y la víctima fatal de violencia de género eran amantes y mantenían una relación a escondidas del marido de Morales. 

Al igual que el relato oficial de los familiares de la mujer de Pocito, admitió que mantuvieron una relación varios años atrás, en un impás que Morales tuvo con el hombre que luego se casó, el padre de su único hijo. Sin embargo, contó que en la última Navidad retomaron el vínculo y comenzaron a verse nuevamente, esta vez en secreto. 

Pero, ¿qué pasó esa mañana? Al magistrado Martín Heredia Zaldo le explicó que en la mañana de ese viernes, sobre las 9.30 se vieron aunque no en la vivienda de los padres de la mujer, ubicada en Alfonso XIII y Calle 13, sino en la escuela que está situada en las inmediaciones, "cuando Morales concurrió al establecimiento educativo a anotar a su hijo". Allí, según el acusado, discutieron porque la mujer estaba con otro hombre y por ello se marchó del lugar. 

Involucrando a un tercero, desligando responsabilidades y situándose en otro lugar sobre el mediodía, Valdéz -que fue enviado directo al Penal de Chimbas después de haber permanecido internado una semana porque se clavó un cuchillo segundos antes de ser reducido por personal policial- ofreció un relato inconsistente como así también contradicciones en su discurso, señalaron fuentes judiciales.

Complicado, con pruebas en contra sin explicaciones lógicas ante algunos cuestionamientos, el presunto autor del femicidio continuará detenido en el Servicio Penitenciario mientras se resuelve su situación procesal. La causa lleva poco menos de una semana en el Cuarto Juzgado de Instrucción y por ello, acorde a lo que sostuvieron las fuentes, queda un largo camino en la etapa de instrucción. Será así que comenzará el desfile de testigos, la producción de pruebas y demás requerimientos que el juez solicite para concluir con la investigación. 

Comentarios