Habla el juez que lo excarceló

Cómo fue la denuncia contra el femicida del Médano de Oro y por qué la justicia lo dejó libre

El titular del Primer Juzgado de Instrucción dio las razones por las que Mariano Espejo Valdés andaba suelto, a pesar de la denuncia y sus antecedentes.
martes, 19 de febrero de 2019 · 20:14

Después de que una mujer apareciera asesinada en Médano de Oro y que el principal sospechoso de causarle la muerte sea su ex pareja -que permanece prófuga y por ello es buscada con intensidad-, el juez que ordenó su liberación explicó la decisión que benefició al acusado del crimen, quien había sido denunciado por amenazas y lesiones y confirmó que el estado de salud que presentaba fue el principal motivo.

Según explicó el magistrado del Primer Juzgado de Instrucción, Benito Ortíz, la denuncia contra Mariano Espejo Valdés en la Comisaría de la Mujer se produjo luego de que protagonizara una gresca con el marido de Myriam Morales, la mujer asesinada. A pesar de haber mantenido una relación amorosa 6 años atrás, Espejo Valdés la había contactado de nuevo y esto despertó la molestia en el matrimonio, que fue a buscarlo. 

Tras discutir, acorde al relato oficial, los hombres se trenzaron en una pelea y Morales golpeó con un elemento contundente a su ex en la cabeza. Más tarde, la pareja se dirigió a la sede policial para radicar la denuncia contra Espejo Valdés. Las actuaciones policiales llevaron al denunciado a ser detenido y, mientras permanecía en los calabozos de la Comisaría 7ma, se descompuso y fue trasladado al Hospital Rawson. 

"Al cabo de dos episodios en los que vomitó e incluso convulsionó estando tras las rejas, un médico legista señaló que en esas condiciones de salud no podía permanecer encerrado, ya que tenía una fractura de cráneo. Es por eso que di la orden de liberación, con una medida perimetral", sostuvo el juez. 

Los hechos datan de agosto de 2018 y nada volvió a suceder entre los protagonistas hasta este último viernes en el que testigos y fuertes indicios lo señalan como el autor del femicidio de Morales. 

Además de la denuncia por violencia de género que pesaba sobre sus hombros, el sujeto que ahora busca la Policía tenía dos antecedentes prescriptos: uno por robo y el otro por resistencia a la autoridad. Sin embargo, el juez indicó que no representaba un peligro y se enfocó en dos cuestiones que determinan la libertad condicional de un sospechado por la justicia: el riesgo de fuga y el entorpecimiento de los procesos. 

Para la Justicia, según lo sostiene el Código Procesal Penal, la detención de un acusado de un delito se debe dar si presenta los medios para escapar o bien si tiene conductas que comprometan la instrucción, como amenazar a testigos. Como Espejo Valdés no cumplía con ninguno de esos requisitos, quedó en libertad. "Lamentablemente, las reglamentaciones son para evitar esas dos situaciones, no para evitar que se cometan delitos", agregó. 

En ese sentido, advirtió que sin un sistema de apoyo como el que ofrece el monitoreo de las pulseras electrónicas tanto para víctimas como para victimarios, la Justicia tiene ciertas limitaciones. "Si tuviéramos más elementos podríamos prevenir fatalidades. Hubo una restricción de acercamiento y de contacto por cualquier vía, como sucede en estos casos que son prioridad en este juzgado. Sin embargo, tampoco la respetó y pasó lo que pasó", manifestó. 

Sobre su decisión de excarcelarlo, concluyó con que por lo general se detienen a los que reinciden en delitos del mismo tipo: "Si alguien tiene denuncias por violencia de género y violan una perimetral, se dicta una prisión preventiva. En este caso no era así". 

Respecto a la causa que se inició el año pasado, aseguró que Morales se presentó al juzgado para declarar pero no así su marido. Tampoco Espejo Valdés presentó cargos y todo quedó inconcluso. 

Con el diario del lunes y el sangriento desenlace, Ortíz confesó estar golpeado al igual que la gente que trabaja junto a él. "Uno no se espera que sucedan estas cosas, uno trabaja para terminar con los delitos. Estamos golpeados", cerró.   

  

Comentarios