figura penal en la lupa

Conductor de la tragedia en Costanera, imputado por homicidio culposo: ¿qué piensan abogados sanjuaninos?

Tras las tres muertes que se produjeron en el choque en Chimbas, Tiempo de San Juan consultó la opinión de los especialistas.
martes, 29 de enero de 2019 · 23:14

A dos días del fatal siniestro vial en Costanera, en Chimbas, que se cobró la vida de tres personas y por tal se imputó por homicidio culposo agravado al conductor que permanece detenido, Tiempo de San Juan le consultó a reconocidos abogados penalistas sanjuaninos sobre qué condena merece teniendo en cuenta los últimos cambios del Código Penal Argentino, que endureció las consecuencias para los que matan al volante pero que hasta el día del juicio es un delito excarcelable. 

Previo a la creación del artículo 84 bis, la imputación para aquellos que atropellaban y mataban en vehículos no era del todo convincente pues quienes mataban no cumplían una condena de prisión efectiva y por ello los jueces presentaban diferentes criterios para penar a los responsables de las muertes, dependiendo de la gravedad de los casos. Incluso, el consumo de alcohol era considerado un atenuante y no un agravante como lo es hoy. Para los magistrados, el homicidio con dolo eventual, en el que el autor podía prever las consecuencias y aún así accionaba, era la imputación para los borrachos al volante.

Con la nueva figura, la de homicidio culposo, la intención adquirió un carácter especial ya que el autor del delito no lo hizo con la idea de llevarlo adelante pero condujo con imprudencia, negligencia o una conducta antirreglamentaria. En el último choque fatal en San Juan, mientras se investiga qué fue lo que sucedió, todo encajaría para que el conductor sobreviviente (el otro falleció) sea procesado por el delito que ya se le imputó, sujeto a modificaciones según la instrucción de la causa demande; es decir que pueden haber más agravantes que el número de muertos y para ello deberán esperar por los resultados periciales. 

Según la escala penal, Carlos Jesús Falcón quien conducía la Peugeot Partner que impactó al Fiat Duna en el que se dirigían las tres víctimas fatales, podría recibir una condena de prisión efectiva que va de los 3 a los 6 años. Serán los agravantes que se le imputen los que definirán si alcanzará el máximo o el mínimo.  

Para algunos de los litigantes, la introducción de la nueva figura llegó para dar una solución a un vacío legal que se generaba en beneficio de aquellos que hoy son sometidos a penas más duras, aunque siga siendo favorable para los imputados que esperan el juicio en libertad. 

Para la Dra. Filomena Noriega, la ley continúa siendo laxa pues en términos judiciales si no es de tanta gravedad casi nunca se cumple la condena de forma efectiva. "Para cuando llega el tiempo del juicio ya pasó la mitad o más de la mitad del tiempo que representa la pena y se llega a los abreviados", sostuvo. En cuanto a la inhabilitación, los años también le saben a poco: "De 5 a 10 años sin carnet por matar a alguien, sumado a los excesos que puedan existir, es muy corto. Debería ser de 10 a 12 como mínimo y bajo riguroso control". 

Su colega, Yanina González, querellante en el caso en que Fiscalía consiguió que por primera vez en San Juan se condenara a un automovilista por manejar ebrio y matar a una joven policía luego de la modificación, la legislación siempre está un paso atrás de la realidad y la jurisprudencia y por ello "matar al volante no debería ser un delito excarcelable". 

Para Maximiliano Orozco está bien -a su parecer- que sea un delito excarcelable ya que se trata de un delito culposo tal y como lo establece el Código Penal, con todas las variables que contempla la ley, teniendo en cuenta las posibilidades que surgen en este tipo de casos.  

Leonardo Villalba señala que el delito tiene que ser excarcelable sobre todo con el sistema carcelario que existe que no sirve, aunque sí se deberías definir medidas extraordinarias como retención del carnet de conducir durante el proceso judicial (una especie de inhabilitación previa a la resolución), como así también el pago de una fianza y cumplir con ciertos requisitos. "Si fueran presos, tendrían que construir un pabellón para las personas que se van a mantener en detención aisladas. Además, hay delitos dolosos que son excarcelados y este que es un delito culposo que no se juzga la intención sino la negligencia. Siendo defensor soy garantista", agregó.

Por su parte, otro de los letrados consultados, Gustavo González, considera que es suficiente pena la determinada para un homicidio culposo, aunque aclaró: "Es cierto también que hay que ver cada caso en particular sobre todo en los que el alcohol es protagonista, con mayor dureza en las penas". 

Por qué no se imputa homicidio preteritencional 

En este tipo de delito lo que se juzga es la "intención" del autor como así también el "medio". El auto resulta un medio idóneo para matar a una persona a pesar no de haber sido creado con ese fin. Ahora bien, es complejo probar que alguien tuvo la intención de provocar lesiones y no la muerte a bordo de un vehículo. 

Por qué no se imputa homicidio por dolo eventual 

Si bien se pueden prever las consecuencias que podrían ocurrir y a pesar de ellos se ejecuta la acción -como conducir borracho con los peligros que conlleva- para probar el dolo se debe certificar que, en su fuero más íntimo, el conductor pensó que podía generar el riesgos en terceros y que de igual modo procedió. El autor analiza la situación, acepta el resultado y lo ve como posible. Cómo probar eso en alguien que se sube a un auto en estado de ebriedad. Debe existir voluntad e intención y por eso, salvo casos puntuales, no se tiene en cuenta esta figura.

El artículo 79 del Código Penal establece castigos de entre 8 y 25 años para quien mata con intención de hacerlo, sin que mediaren circunstancias de atenuación. El dolo es la intención y el dolo eventual se da cuando la persona pudo prever o representarse lo que podía ocurrir como consecuencia de una determinada situación y de todos modos ejecuta la acción. 

 

Comentarios