Informe

Armas: sólo uno de cada 50 interesados logra comprar

El dato se desprende de un relevamiento realizado en el RENAR y la armería Las Malvinas. El trámite se paga de anticipado aunque después el comprador no consiga el aval. Por Natalia Caballero.
lunes, 03 de agosto de 2015 · 08:49
Por Natalia Caballero

 No cualquiera puede comprar un arma legal en Argentina ya que el sistema para la compra es muy complejo y los interesados deben cumplir con una larga lista de requisitos. Además para la tramitación del permiso hay que pagar $1.800, que no se devuelven aunque sea denegado. Sólo una de cada cincuenta consultas se materializa y los interesados logran adquirir el arma, según datos que maneja el RENAR y la armería Las Malvinas. 

Desde el comercio autorizado, ubicado en calle Entre Ríos y Rivadavia, la propietaria Natalia Alcaraz comentó que las consultas aumentaron pero que hay mucha desinformación respecto de la compra de armas. "Sólo los ciudadanos de primera pueden proceder a tener la tenencia de un arma”, señaló. 

Los interesados deben cumplir con varios requisitos y hacer un trámite que se extiende durante 45 días aproximadamente y cuesta $1.800 (que no se devuelven si no se obtiene el permiso). Los requisitos incluyen: contar con un certificado nacional de antecedentes completamente limpio, pasar un examen de aptitud física, otro de aptitud psicológica y otro de tiro. Además el solicitante tiene que demostrar que tiene un medio lícito de vida ya sea con recibo de sueldo con una constancia de la AFIP de monotributo pago. 

Si el RENAR considera que el ciudadano cumple con todos los requisitos, la persona obtiene la tenencia del arma que permite tener un arma y transportarla pero descargada. Un ejemplo son aquellas mujeres que transportan el arma en la cartera, pero llevan el cargador en la guantera del auto. "No debe estar el arma en condiciones de pronto uso”, indicó Alcaraz.

La portación del arma cargada para pronto uso se tramita en el RENAR también y sólo se obtiene si uno posee la tenencia desde hace varios años y se puede justificar su uso. "Por temor no se otorga la portación de un arma, se debe justificar debidamente. Por ejemplo un justificativo es ser transportista de altas sumas de dinero”, añadió la mujer. 

Quien posee la tenencia o la portación de un arma tienen un carnet de legítimo usuario que dura cinco años (cumple la misma función que el carnet de conducir). Además el arma tiene otro carnet, en el que figuran todos los datos de la misma (cumple la misma función que la tarjeta verde de un auto).  Además de estos dos carnets, los usuarios también tienen un carnet de munición en el que se deja asentado cada vez que compra balas para el arma registrada, no se pueden comprar balas sin tener un arma debidamente registrada.  

"El modelo registral de armas argentino es un ejemplo mundial, se ha tomado como marco teórico de leyes en múltiples países del mundo”, aseguró la propietaria. 

Inspectores del RENAR realizan entre cuatro y cinco inspecciones al año a los comercios de venta autorizada de armas. Las armerías tienen un stockeo virtual, que es controlado por el RENAR. 

Puertas de seguridad, el chiche contra los ladrones

Hace un mes  desembarcó en San Juan la firma Puertas Jack, que vende tal como su nombre lo indica puertas infranqueables. Juan Pizarro, quien maneja el negocio en la provincia, contó que han sido múltiples las consultas que han tenido, incluso muchas de las inquietudes han provenido de propietarios de viviendas ubicadas en countries o barrios privados. 

"Las consultas son por temor, la gente le tiene miedo a los rompe-puertas, pero sobre todo tienen miedo que entren los delincuentes cuando los dueños están dentro de la casa. Es por eso que buscan elementos de seguridad que permitan armar como una especie de cápsula dentro de su propia casa”, indicó Pizarro. 

Las puertas Jack a primera vista simulan ser una puerta común pero tienen cerraduras y trabas iguales a las de una caja fuerte, además tienen una plancha de acero adentro. "La gente de alto poder adquisitivo no escatima cuando de seguridad se trata y por eso son los primeros que arrancaron con las preguntas”, añadió Juan. 

La propuesta comercial que tiene comenzó a circular en Facebook y pronto se hizo viral en los perfiles de los sanjuaninos. Este medio publicitario es el que le permitió a Pizarro cosechar muchas consultas y algunos pedidos en el mes que lleva su empresa abierta al público. 

Comentarios