La Oveja Negra y los García

“Los que quieran tener una banda, que primero estudien y después fumen”

La frase es de Carlos “Tuti” García, el que dirige la batuta de esta banda sanjuanina bien ecléctica. Comparados con Los Decadentes o Bersuit, estos 8 músicos fueron aportando de a poco lo propio a la banda hasta llegar a escenarios internacionales. A pesar del look “zaparrastroso”, todos asisten a la Escuela de Música.
domingo, 01 de abril de 2012 · 10:06

Por Ernestina Muñoz
CANAL 13 San Juan

Amar Azul, Caricia, la Nueva Luna, Metallica, Sepultura, Tchaikovsky y Mahler; son algunas de las desencajadas influencias musicales de La Oveja Negra y Los García. En verano del 2004 se formó la banda para hacer música bailable, alegre y popular. Los integrantes fueron cambiando pero fijo pivoteaban los hermanos García: Carlos (o Tuti) y Javier (o “El Batata”). El semillero de integrantes fue la Escuela de Música, dependiente de la Universidad  Nacional de San Juan.

El estilo tan particular los llevó a escenarios de todo el país y también en Chile tuvieron muy buena aceptación. Hoy compiten como la mejor banda soporte del país en un concurso nacional televisivo. Todos los integrantes tienen sobrenombres graciosos en honor al espíritu alegre colectivo. Gabriel "Muñeca" Aballay, Nicolás “Chizito” Reinoso, Alexis "El cachetada" Alba, Sergio “El Tetón” Guardia, Ariel “Bobi Goma” Espina y Oscar “Polvorita” Quiroga. “Pero eso no es importante para una nota. Después te mando los nombres en limpio”, dijo Tuti entre risueño y con un poco de pudor ante la visita periodística al estudio que levantaron y acondicionaron detrás de su casa.

Carlos o Tuti es el compositor de temas como “Se acabó l’amor (tadela)”, “El ass de basto” (un homenaje al trasero femenino), pero también la “Obra Nº 4, El Juicio Final de una Agonía Noble”, una composición para oboe solista y orquesta de cuerdas que ejecutaron en el Auditorio Juan Victoria Javier Escobar y la Orquesta Sinfónica de la Universidad Nacional de San Juan. El es el único que se dedica de lleno a la música, tocó unos 7 años en la Orquesta y ahora dirige la banda musical juvenil de Albardón. Discute firmemente que los músicos de conservatorio sean “acartonados” como se piensa a primera instancia. “Depende, hay música clásica que está buena como Tchaikovsky, Mahler, los rusos son copados. Pero yo escucho todo, desde la Nueva Luna hasta Sepultura. “Sé que hay muchas críticas porque acá no hay música popular, salvo una cátedra que no es estable. Y a veces pasa que querés tocar la batería pero te meten en percusión, o querés tocar el bajo y te ponen en contrabajo. Son dos millones de notas para después usar algunas en una canción. Es lo que es”, dijo Tuti.

La eclosión de vertientes musicales se notó en toda la entrevista. En media hora de grabación pasaron “Nothing else mathers” de Metallica, Algo similar a “La comparsita”, algo de folclore, “Cerca de la revolución” de Charly García y un tema de Skay Beilinson. ¿Cómo es componer en una banda así? “Y … los arreglos son de toda la banda. Cada uno hace su aporte según la onda. No es lo mismo ser metalero que reagge. Si estás haciendo una canción fiestera algo metal no entra. Se le pueden meter cosas que son naturales, de cada uno según como toca”, explicó Tuti. “Muñeca” Aballay es un pibe que apenas pasará los 20 años. “A veces me pongo con la guitarra a tocar metal o clásica. En la escuela de música toco la viola, (que es un instrumento del siglo XV similar a un violín”, dijo el guitarrista. “Yo escucho todo, lo mejor es la música popular, folclore de Latinoamérica, tango y cumbia a muerte”, dice Chizito Reinoso, el tecladista. “Al otro loco del saxo (“El Tetón” Guardia) le gusta más el palo del rock and roll”, cuentan. Sin embargo, aunque son muchos en escena, pocos se pueden juntar para una nota periodística por los compromisos de estudio o trabajo. “Todo cuesta en San Juan, ser músico más. Los viajes, el trajín, algunos productores que se guardan la plata o que los cantantes convocados son siempre los mismos”, explicó Tuti. “El año pasado tocamos mucho acá y eso significa que nos llamaron 3 veces en el año. Sin embargo eso no los detiene en el proyecto propio. En una cuenta rápida, contaron que invirtieron más de 60.000 pesos en el estudio y los instrumentos. “Tenemos donde caernos muertos”, dijeron entre carcajadas por la ironía de haber puesto todo en la quimera de la música. “A la familia no le queda otra que aceptarlo. Es un lindo esfuerzo. Y sin contar lo que sale la edición, pagar los discos. Una cajita de CDs sale $1.800. Y es un desafío porque mientras más crecés, necesitás instrumentos de más calidad”, dijo Javier García. Su hermano le replicó que “igual, podés tener los mejores instrumentos y escribir porquerías. Es como si me dieras la cámara de él (por Raúl Iturrieta, el fotógrafo de Tiempo de San Juan)  y yo no saque nada lindo. Capaz le das al maestro una digital y saca cosas hermosas”, dijo Tuti.

 “Cuando no tenemos un show cerca no ensayamos tan seguido y nos dedicamos más a otras cosas que también son importantes como distribuir los discos, discutir sobre los temas, los arreglos”, dijo Tuti. El día a día de la banda es tranquilo, a medio camino entre la rutina del trabajo o el estudio y las reuniones en el estudio que armaron. En la última producción (Que la felicidad los atropelle!!!) tiene invitados de nivel nacional e internacional, como Martín “Moska” Lorenzo (Los Auténticos Decadentes),  Juan Subirá (Tecladista de la Bersuit Vergarabat) Goy (Voz Karamelo Santo) Martín y Juan (Voces de Los Caligaris), Jorge Topo Klezmer (Voz de Los Sultanes), Gonzalo Ferrer y Miguel Danibale (Teclado y Voz de Amar Azul). Fueron comparados con Kapanga, Los Cadillacs, Decadentes, Bersuit. Tuvieron muy buena repercusión en Chile, uno de los públicos más exigentes… pero no se la creen. “A los pibes que sueñan con tener una banda, les digo que estudien mucho. Que no crean que fumando marihuana les van a salir canciones bonitas”, aclara Tuti. “Y que no aflojen”, completa su hermano Javier.

Sueños

Los ídolos con los que la banda aspira a compartir escenario son Charly García, Maradona  y la Mona Jiménez.

El barrio en el disco

La última producción discográfica está dedicada a Valentín, “un vecino de 82 años con el que desde los 15 nos cruzábamos a beber”, cuenta Carlos “Tuti” García. La imagen cubre el arte de tapa del CD “Que la felicidad los atropelle!!!”. “Nunca llegó a ver el disco terminado porque falleció a los tres meses de sacar las fotos”, contó el cantante.

Mucho… trasero

El primer clip  “El Ass (trasero) del Basto” fue presentado oficialmente en 2007, en  una entrevista en el Canal de la Música, Buenos Aires. El clip quedó entre las cuatro mejores producciones independientes de la Argentina. Con éste video la banda es elegida para participar del Mundial de Bandas 2012 organizado por el reconocido programa de TV Bandas Soporte y el Canal de Música.

Discografía

En 2005 la banda graba en forma totalmente independiente su primer CD “Chochos de la vida”.
En Junio de 2008 se graba “Hasta las Pencas”, con cuatro temas versionando temas folclóricos de Cuyo.

En 2008 colaboraron en "Todos queremos tocar el cielo"(Un homenaje fabuloso). El disco estaba integrado por 57 bandas independientes de Latinoamérica y Europa. Grabaron 57 versiones de canciones Cadillacs, apadrinado por Flavio Cianciarulo (Bajista de los Fabulosos).

El último disco es “Que la felicidad los atropelle!!!” . El video clip “se acabó lamor” fue interpretado por Los Sultanes  y así llegó a los principales medios del país, hasta en “Almorzando con Mirtha Legrand” en Mar del Plata y Pasión de Sábado.

Comentarios