Descubrió que le era infiel y la escrachó en la red

Una arquitecta se estaba por separar. Su marido le arrebató el celular y se enteró de que ella le era infiel. Hace una semana, el hombre comenzó a escracharla por las redes sociales.
lunes, 9 de noviembre de 2015 · 08:37
El 1 de noviembre de este año, la vida ya complicada de la arquitecta Marta (30, nombre de fantasía) se volvió más complicada aún. Marcelo (nombre de fantasía), su marido, del cual está en proceso de separación, envió 1.200 mails a contactos de ella (personales, laborales y familiares) con fotos que el hombre había extraído del celular de su ex, aparato que él le había arrebatado.

El mensaje llevaba adjunto una gran cantidad de fotos, las más de ellas de las llamadas de "alto contenido sexual". Fotos de ella y de su ex amante, un compañero de trabajo de la arquitecta. 

Fue el corolario de una serie de amenazas que se cristalizaron por medios como whatsapp, redes sociales y correos electrónicos. Marta, acorralada, ya no sabe qué pensar en referencia hasta dónde va a llegar su ex. 

"Me dijo que me iba a matar, y eso que nunca me ha levantado la mano", cuenta la mujer que vive ahora con sus dos hijos pequeños en una casa a la que, cree, su ex no podrá llegar tan fácilmente. Lo cree, porque el hombre está trabajando en otra provincia y está a punto de regresar. La mujer ha hecho dos denuncias penales, pero tiene miedo de que eso no sea suficiente.

La historia

El matrimonio de la arquitecta con su marido, que llevaba cuatro años, "estaba prácticamente acabado", asegura ella. "El tema es que por su trabajo -labora afuera con un sistema de 35 días fuera por 7 en que vuelve a Mendoza- nunca teníamos el tiempo suficiente para finalizar todo. La ruptura siempre quedaba a mitad de camino". 

En el ínterin, la mujer había comenzado una relación con un compañero de trabajo también casado. "Una relación que a fines de julio llevaba 9 meses", recuerda. Los teléfonos celulares de los amantes daban cuenta de los encuentros entre ambos: fotos y mensajes que quedaban esparcidos en el éter inaprensible de las redes sociales.

El 11 de agosto último, el matrimonio y sus dos hijos de 3 y de un año y 4 meses, se fueron a pasar el día a la montaña. "Allí discutimos feo. Yo le dije una vez más que me quería separar. Se volvió loco y aceleró hasta un barranco pero frenó unos metros antes. Yo me asusté mucho y cuando llegamos a nuestro departamento en Godoy Cruz le dije: 'Vos te vas mañana de viaje, tenés la valija preparada, así que no vas a dormir acá, te vas a un hotel'. Pero se llevó mi cartera donde estaba mi celular y escapó corriendo".  
Con ese celular -por entonces la arquitecta lo ignoraba- el hombre se llevaba una bomba que no tardaría en hacer detonar.

"Durante los primeros días que tuvo mi celular en su poder, mi ex comenzó a contactarse con gente haciéndose pasar por mí para buscar información; yo le di de baja al chip. Pero entre el 14 y el 15 de agosto comenzó a enviar a todos mis contactos algunas fotos íntimas que había encontrado en mi celular. A las fotos las acompañaba con textos como 'esta es la perra de mi ex esposa...' y algunas peores".

Ya envalentonado, el 15 de setiembre de este año, el hombre jugó una carta fuerte. Consiguió el celular del amante de su esposa y tuvo lugar una conversación similar a esta:

-Hola, soy Marcelo, el marido de Marta, sé que ha pasado algo con ustedes…

-No, no ha pasado nada -respondió el hombre.

-Mirá, si no me contás en detalle lo que pasó, voy y le cuento a tu esposa lo que yo sé.

El amante entró en pavor del otro lado del auricular.

-No, no le digas nada a mi mujer, no quiero perder mi matrimonio -imploró.

-Entonces contame todo.

Así, el amante de la arquitecta le dijo al ex marido de la arquitecta que ella era una "perra sexual" (sic), que lo acosaba permanentemente y que se le "regalaba" todo el tiempo, entre otras cosas más íntimas.

Marcelo, que escuchó y grabó la conversación, no entró en pavor; "estalló de ira", dice la arquitecta.

A las horas, ese diálogo grabado entre el engañador que reconocía la relación clandestina y el engañado, fue enviado por whatsapp a mucha gente que conocía a los protagonistas de esta historia. La esposa del marido infiel se enteró de todo cuando escuchó la voz de su marido que reconocía la infidelidad. A los padres de la mujer también les llegó el audio.

"Mi amante no se portó como un hombre y encima hizo un pacto con el demonio", dice la arquitecta en su casa.

Derrumbe 

Ese audio también aterrizó en la empresa donde la arquitecta y su amante trabajaban: con precisión, el hombre lleno de ira supo a quién le interesaría esa confesión. La arquitecta, llena de vergüenza, renunció. "Y me aceptaron la renuncia". El amante, curiosamente, siguió trabajando allí.

Marta supuso que todo terminaría con ese ataque artero a su autoestima. Sin trabajo y con dos niños pequeños que mantener, se puso a buscar empleo en otras empresas constructoras. En una de las entrevistas que la mujer consiguió, le comentó al gerente acerca de lo que pasaba con su ex y la posibilidad de que les llegaran algunos de aquellos mensajes. "Lo hice porque no estaba segura de que él se iba a detener". La arquitecta tuvo suerte porque esa misma empresa la tomó de inmediato. "Fue un alivio para mí".

Pero ,el viernes 30 de octubre el celular de la arquitecta sonó de madrugada. La luz de la pantalla decía que era él. Ella atendió. "Estoy a un click de arruinarte la vida", escuchó. Y eso pasó a la mañana siguiente.

Un potente correo electrónico destinado a 1.200 contactos en el que se adjuntaban 40 fotos (muchas de ellas de contenido sexual) era enviado como un misil a empresas de construcción, estudios de arquitectos, revistas especializadas  de todo el país y cientos de personas que conocían a la arquitecta. En el texto se leía, textual: 

"Señores: para su conocimiento de quienes trabajan y su nivel profesional en Mendoza. La Arquitecta XXXX (amante) ex compras de XXXX Construcciones y el mugriento gordo, impotente ingeniero XXXX (representante técnico de XXXX Construcciones), ambos casados, él con XXXX bromatóloga que trabaja en XXXX Luján de Cuyo Mendoza; este matrimonio que no puede tener hijos vive en calle XXXXX, Chacras de Coria, Luján de Cuyo, Mendoza.

Así trabajaban en XXXX con el Estado de Mendoza. La terrible arquitecta, inútil fracasada, gorda y puta...”.

Acorralada

Esa cadena de correos fue devastadora para la arquitecta, que tuvo que renunciar también a su flamante trabajo. Más allá de la vergüenza de saber que sus cuestiones íntimas -fotos, sobre todo- llegaron a todos sus rincones laborales, de amistad, familiares, ella comenzó a pensar que su ex es capaz de cualquier cosa. "Llega el fin de semana y me muero de miedo. Vivo un calvario y la Justicia no me ampara", ha escrito en un correo que envió la semana pasada.

"El correo masivo que envió mi ex me cerró todas las puertas laborales. El lunes pasado fui a la Oficina Fiscal 4 de Godoy Cruz para hacer la segunda denuncia penal por amenazas. Además, ya tengo una orden de restricción de acercamiento de la Justicia de Familia".

La mujer ha sido amenazada de muerte por su ex marido.

 

(Fuente: Los Andes)

Comentarios

Otras Noticias