La apuñaló, asfixió y dejó en cámara frigorífica

Silvia García, oriunda de Ramallo que era intensamente buscada, fue encontrada apuñalada y con una bolsa en su cabeza en la verdulería en la que trabajaba. Tenía 40 años y estaba divorciada. El dueño del negocio, principal y único sospechoso.
sábado, 21 de noviembre de 2015 · 11:28
Los investigadores detectaron incongruencias en el relato del dueño del negocio en el que Silvia trabajaba, y al inspeccionar la cámara frogorífica dieron con el cuerpo de la mujer, que presentaba heridas punzocortantes y una bolsa en la cabeza. 

Ramón Ovejero es el nombre del dueño del comercio y presunto autor del crimen, y los primeros informes detallan que incluso esta mañana no abrió su local comercial y colaboró en la búsqueda de Silvia.  

Efectivos de la Coordinadora Departamental de Investigaciones (CDI) Ramallo comenzaron a revisar las cámaras de seguridad de la zona y determinaron que la víctima había salido del negocio a las 21 y fue a realizar unas compras a un supermercado chino.

Tras salir de ese local, se dirigió nuevamente caminando hacia el lado de la verdulería y si bien no se la vio entrar, no pudo ser ubicada en ninguna otra secuencia de imágenes, por lo que se dedujo que había subido a un auto o regresado a su lugar de trabajo.

Los dueños del negocio, Ovejero (42) y su esposa, cuya identidad no trascendió, fueron convocados a declarar esta tarde a la comisaría y consultados acerca de los últimos movimientos de la mujer. Empezaron a entrar en contradicciones y por protocolo se los llevó al local, ubicado en la esquina de San Martí­n y Sarmiento, que no había sido abierto esta mañana, y al inspeccionarlo, cerca de las 17, se encontró el cuerpo de la víctima dentro de la cámara frigorífica.

En forma inmediata se aprehendió a Ovejero y a su esposa, quienes quedaron a disposición del titular de la Unidad Funcional 6 de San Nicolás, Darío Giagnorio, que los indagará mañana.

Una fuente de la investigación señaló que García y el matrimonio detenido mantenían una relación de amistad y que era frecuente que comieran juntos los fines de semana. Incluso desde esta mañana, habían participado activamente de la búsqueda de Silvia junto a sus familiares y amigos en distintos lugares de Ramallo.

El marido de la mujer fue quien tomó la decisión de realizar la denuncia, ya que cuando fue a restituir a las 22 del jueves a las hijas, la madre no se encontraba en su domicilio y no contestaba su teléfono celular.

Comentarios