Entró como presa mujer y ahora saldrá como hombre

Es una de las dos ex novicias condenadas por el homicidio de una mujer en Tucumán. En la cárcel pidió el cambio de sexo. Familiares de la víctima se oponen.
domingo, 15 de noviembre de 2015 · 10:26

Familiares de Beatriz Argañaraz, una docente que fue asesinada en Tucumán en 2006, cuestionaron el cambio de identidad de una de las condenadas y detenidas por el caso, ya que consideraron que "es peligroso para la sociedad".

Se trata de Nélida Fernández (50) quien, junto con su actual pareja, Susana Acosta (48), cumplen 20 años de prisión por el homicidio de la maestra.

Liliana Argañaraz, hermana de "Betty" (45), dijo a la agencia Télam que ambas "saldrán en libertad el año próximo y con este cambio de identidad nadie sabrá quién es Nélida Fernández y lo peligrosa que es esta persona para la sociedad".

"No me sorprendió la noticia porque desde hace meses conocía el pedido de cambio de sexo y tenemos entendido que estuvo en la maternidad, donde le hicieron todos los estudios y sólo le faltaba el cambio de identidad para completar el proceso", agregó.

Fernández y Acosta, eran novicias cuando ocurrió el crimen y se casaron en la prisión donde cumplen la condena. La primera logró cambiar su DNI y ahora se llama Marcos Daniel.

Fernández inició los procedimientos para realizar el cambio de sexo, que incluyen un tratamiento endocrinológico, acompañado de un seguimiento psicológico y la mastectomía antes de proceder al cambio quirúrgico de sexo.

Además de cuestionar la aprobación del cambio de sexo, la hermana de la docente asesinada sostiene que si se aprobó el cambio de identidad de Fernández, corresponde que "no permanezca en el penal de mujeres porque si ahora tiene el sexo masculino debería ir al penal de Villa Urquiza".

Argañaraz recordó que ella pidió hace algunos años "que se las separara, que no sigan conviviendo bajo el mismo techo".

Luis Fernández, hermano de una de las condenadas, fue absuelto. Según los investigadores, el móvil del asesinato fue una diferencia laboral entre las imputadas y Argañaraz, quien estaba por ser designada directora del colegio franciscano Padre Roque Correa, en el que Acosta era secretaria y en cuya área de pastoral había colaborado Fernández.

Durante el juicio, se estableció que Argañaraz salió de su casa el 31 de julio de 2006 y se dirigió al departamento donde vivían las ex novicias, quienes la asesinaron y luego se desprendieron del cuerpo, el cual, a pesar de varias búsquedas en distintos puntos de Tucumán, jamás se encontró.

 

 

(Fuente: Los Andes) 

Valorar noticia

Comentarios