una cosa de locos

Mirá que país obligó a la gente a ir a una fiesta para festejar que no tiene Coronavirus

La pequeña república, por ahora, no tiene casos de Covid-19.
miércoles, 25 de marzo de 2020 · 18:55

Quedan pocos países en el mundo que no sufren el nuevo coronavirus COVID-19. Uno de ellos es Tayikistán que hasta este lunes 23 de marzo no registra un solo caso.

Al presidente, Emomali Rahmon, de 67 años, no le inquieta lo que la Organización Mundial de la Salud ha llamado una pandemia. Él es optimista de que su país esquivará el problema y, en consecuencia, pasó el fin de semana asistiendo a celebraciones y marchas masivas organizadas para festejar el comienzo de las vacaciones de primavera, según Eurasianet.

El presidente dice que el secreto de que su país no haya recibido el virus es que los tayikos mantienen sus casas impecables.

"Mantener las casas limpias y observar las normas sanitarias es una de las mejores cualidades de nuestra gente. Y especialmente en situaciones en las que todo tipo de enfermedades infecciosas se están propagando rápidamente", dijo este domingo, instando a los oyentes a no tener pánico: "Nuestra salud está, ante todo, está en nuestras propias manos".

El presidente de Tayikistán, una nación asiática de 9 millones de habitantes, dice que el virus no llegará a su país y organizó de manera forzada, el fon de semana, fiestas con miles de personas. El país tiene un pésimo sistema de sanidad.

El presidente de Tayikistán, una nación asiática de 9 millones de habitantes, dice que el virus no llegará a su país y organizó de manera forzada, el fon de semana, fiestas con miles de personas. El país tiene un pésimo sistema de sanidad.

Lo increíble dentro de estos festejo y palabras bizarras es que el sistema de salud de Tayikistán se encuentra en pésimo estado.

Un informe exhaustivo publicado por la OMS en 2016 encontró que la calidad de la atención era mala por la "capacitación insuficiente, la falta de pautas clínicas basadas en evidencia, el uso insuficiente de medicamentos genéricos, la infraestructura y el equipo deficientes (particularmente a nivel regional) e incentivos financieros perversos para médicos en forma de pagos de bolsillo" (una referencia eufemística de sobornos), según Eurasianet.

 

A pesar del golpe potencial que un brote de coronavirus podría afectar a un sistema tan vacilante, el gobierno, sin embargo, confía e intenta mantener su postura de siempre.

El presidente hizo sus comentarios sobre la relativa inmunidad de Tayikistán a las enfermedades infecciosas en la ciudad norteña de Khujand, dentro de un estadio lleno con alrededor de 12.000 personas, muchos de ellos escolares y estudiantes universitarios.

La fiesta duró dos horas e involucró bailes, marchas, demostraciones culinarias y espectáculos de artesanías locales de telas. Al final de las celebraciones, se lanzaron fuegos artificiales y se dieron discursos de agradecimiento al presidente.

El presidente, Emomali Rahmon, de 67 años, en primer plano, asiste a los festejos. Eso sí, muy lejos de la gente.

El presidente, Emomali Rahmon, de 67 años, en primer plano, asiste a los festejos. Eso sí, muy lejos de la gente.

Este tipo de evento contraviene flagrantemente el asesoramiento emitido por expertos de la OMS y expertos en salud de todo el mundo. Y hasta estaban presentes las autoridades de salud tayikas, según Eurasianet.

A principios de marzo, el Ministerio de Educación y Ciencia ordenó detener los ensayos para las festividades de Nowruz, que debían realizarse en todas las ciudades principales. Pero una semana después, los ensayos, que implicaron poner en contacto a cientos y, a veces, miles de personas para practicar bailes y actuaciones coreografiadas, se reanudaron. Se ordenó el cierre de las mezquitas a principios de febrero, pero también se reabrieron unas semanas después.

 

Shirin, una de las que actuó en la fiesta y es estudiante universitaria, dijo que ella y sus compañeros corrían el riesgo de ser expulsados ​​por no asistir.

"Incluso si no te expulsan durante la marcha, encontrarán algún otro recurso. Por ejemplo, te darán malas notas y serás excluido automáticamente. Pero si vas a la marcha, harán algunas concesiones ”, dijo Shirin, quien habló con Eurasianet con la condición de que su identidad se mantuviera en secreto por temor a sufrir represalias.

Mientras tanto, los maestros enfrentaban el peligro de despido si no lograban una buena participación.

Dentro de las faraónicas obras arquitectónicas del presidente, el mástil más alto del mundo.

Dentro de las faraónicas obras arquitectónicas del presidente, el mástil más alto del mundo.

Kurbon, un maestro universitario en Khujand que habló con Eurasianet a condición de que no se divulgue su apellido, dijo que estaba al tanto de los riesgos.

"Tengo una madre anciana en casa y entiendo que está en una categoría de alto riesgo si alguien trae el virus a la casa. Pero no hay opción para no trabajar. Yo tengo una familia. ¿Cómo se supone que debo alimentarlos? Todo está en manos de Allah. Más personas, después de todo, mueren en accidentes", dijo Kurbon.

 

Había una esperanza de que el presidente suspendiera las festividades de Nowruz. El 29 de febrero, Rahmon presidió una reunión del gobierno en la que se discutió sobre las medidas que se están tomando para detener la llegada del coronavirus.

Incluso antes de eso, los pasajeros aéreos que llegaban estaban siendo sometidos a pruebas térmicas para verificar temperaturas anómalas. Se requería que las personas que llegaban de China entraran en cuarentena. Ese mismo tratamiento se reservó más tarde para las personas que viajan desde Afganistán, Irán, Italia y Corea del Sur.

Dentro de las faraónicas obras arquitectónicas del presidente, la avenida principal del país.

Dentro de las faraónicas obras arquitectónicas del presidente, la avenida principal del país.

El 20 de marzo, Tayikistán cerró sus aeropuertos por completo, aunque algunos vuelos todavía están siendo recibidos. A los ciudadanos tayikos atrapados en el extranjero y que desean regresar a sus hogares se les ofrecen cupos en vuelos chárter, pero las tarifas de esos asientos son tres veces el precio normal, según Eurasianet.

Los retornados están siendo puestos en cuarentena para una medida segura. Pero muchos se quejan de las condiciones en sus lugares de refugio, diciendo que no hay agua caliente ni mantas. Se dice que las personas con más dinero pagan sobornos y salen de la cuarentena.

Una persona detenida en una instalación de cuarentena en Varzob, a las afueras de la capital, Dushanbe, subió imágenes que muestran cómo unas 45 personas fueron apiladas y  obligadas a dormir en camas presionadas una contra la otra.

 

"Estamos dispuestos a permanecer en cuarentena, pero aquí no hay agua y los baños están en condiciones terribles. Si dicen que el coronavirus se transmite de una persona a otra por falta de higiene, ¿cómo se supone que debemos observar la higiene cuando no hay agua aquí?. El riesgo de contraer un virus es aún mayor", dice una mujer filmada en el video, hablando a la cámara.

Los países vecinos, Kirguistán y Uzbekistán, que han tenido casos de coronavirus, han impuesto restricciones de diversa gravedad en el transporte público. En Tayikistán, los autobuses llenos siguen funcionando y llevan a las personas a los bazares que aún funcionan, según Eurasianet.

Dentro de las faraónicas obras arquitectónicas del presidente, justamente el palacio presidencial.

Dentro de las faraónicas obras arquitectónicas del presidente, justamente el palacio presidencial.

En teoría, solo uno o dos laboratorios pueden realizar pruebas para el coronavirus; las garantías de las autoridades en este frente no siempre son creíbles. Y hay cifras variables sobre cuántos kits están disponibles. Radio Ozodi, en febrero, citó a las autoridades diciendo que Rusia había provisto 2.000 kits.

Eurasianet contactó a los funcionarios para preguntar sobre las cifras actualizadas de las pruebas y solo le dijeron que había suficientes kits para todos. Sin embargo, el problema puede ser que hasta ahora solo las personas que muestran síntomas obvios son analizadas, según Eurasianet.

Tayikistán ha recibido ayuda de la comunidad internacional para resistir un ataque que puede o no haber llegado.

Alemania ha donado U$S 1.100.000 para pagar la compra de equipos de protección personal, equipos médicos y capacitación para combatir la propagación de COVID-19. El Banco Asiático de Desarrollo dio U$S 100.000 para el mismo propósito. La OMS y la USAID entregaron equipos de protección en especie para la protección del personal del hospital.

Una mujer lleva su carreta y burros en un poblado de Tayikistán (AFP).

Una mujer lleva su carreta y burros en un poblado de Tayikistán (AFP).

Ramziya Mirzobekova, un periodista tayiko, cree que si el virus ingresa a Tayikistán, la situación podría empeorar más que en Italia.

"Si Italia no puede hacer frente porque les faltan recursos humanos y técnicos, entonces no tenemos absolutamente nada. Lo que tenemos es escaso. Y no se dice que tengamos suficientes especialistas para todos", dijo a Eurasianet.

La delgada esperanza que algunos están captando es que el presidente, que está estrechamente vigilado y alejado de la gente, cambie de opinión.

"Aparentemente quiere demostrar que todo está bajo control. Pero aún deberíamos estar adoptando algunas medidas. Es mejor prevenir que curar", dijo Mirzobekova.

Comentarios