economía

Delivery o bajar persianas: la encrucijada de los gastronómicos sanjuaninos

Los empresarios del sector no se hacen ilusiones y no creen que habiliten el trabajo normal pronto. Estrategias y dificultades de los retó, cafés y bares sanjuaninos.
martes, 7 de abril de 2020 · 12:44

El próximo lunes muchos argentinos podrán volver a una rutina bastante parecida a la que tenían antes de la cuarentena, cuando empiecen a flexibilizar la cuarentena obligatoria. Pero no todos los sectores retomarán su trabajo normal y hay sectores que lo ven bastante lejos. Un ejemplo son los gastronómicos, que están prácticamente seguros de que este lunes ellos no estarán entre los rubros que vuelvan a abrir sus puertas. 

Luis Tallara, titular de la Cámara de Hoteleros y Gastronómicos de San Juan, aseguró que los representantes del sector que vende alimentos no saben cuándo podrán retomar el trabajo normal, pero están seguros de que las prioridades serán otras, por lo que siguen buscando la manera de adaptarse a la situación. 

Los restaurantes, bares y cafés sanjuaninos no abren las puertas incluso desde antes de que se declarara la cuarentena obligatoria nacional. Como son lugares no esenciales en los que suele haber reuniones de personas, podrían estar entre los últimos en volver a la normalidad, pero a su vez es un sector económico que emplea a 2700 sanjuaninos e involucra a decenas de empresas, además de ser "la mayoría pymes y que durante el año pasado apenas si llegaron a sostenerse sin pérdidas la mayoría", según explicó Tallara. 

Con este panorama, cerrar las puertas y no trabajar durante tiempo indeterminado no es una opción para la mayoría de los empresarios, que hasta ahora han encontrado una sola opción para seguir funcionando y es el delivery.

Tallara explicó a Tiempo de San Juan que a tres semanas del inicio de la cuarentena, prácticamente todos los que pudieron implementar el servicio a domicilio ya lo han hecho. "No es simple", aclaró el empresario, ya que cambia la forma de trabajo, requiere de invertir en descartables y también de conseguir cadetes que hagan el servicio. Hay incluso búsqueda de cadetes en las redes sociales para poder abastecer a las empresas que no tienen sus propios deliverys. 

Mientras tanto, las ventas no están ni cerca de ser las que eran antes, aunque haya más pedidos para llevar. "Con esta cuarentena somos todos cocineros, plomeros o lo que sea. La gente está en su casa y pide menos comida de afuera", reflexionó Tallara, quien además dijo que depende del humor y de que los clientes no se hayan visto afectados económicamente por el aislamiento obligatorio. 

Para el titular de la cámara, desde el Estado debe haber más facilidades para el sector gastronómico, sobre todo para los meses que vienen para poder afrontar los sueldos. "Los empresarios están sacrificando otras cosas o endeudándose para poder pagarle a los trabajadores, que además son personal capacitado y que suelen trabajar de forma cercana a los dueños, porque muchas son pymes", aseguró Tallara. El empresario explicó que muchos socios de la cámara han dejado de pagar aportes patronales, servicios e impuestos y que sería muy importante para ellos que esto no genere sanciones a futuro y sobre todo, que no se les exija pagar o ponerse al día en el corto plazo, teniendo en cuenta que la normalización de la actividad no será pronto. 

Comentarios