balances

Tarifazo: empresas de luz y gas ganaron $30.000 millones en 2018

Con la excepción de Metrogas, que perdió $779 millones, el resto de las firmas energéticas y gasíferas se beneficiaron con balances positivos
martes, 12 de marzo de 2019 · 23:31

Luego de los más de 12 años de fuertes pérdidas acumuladas como consecuencia del congelamiento tarifario y la constante suba de costos, las empresas de energía y gas comenzaron a revertir el crítico escenario con balances que reflejan ganancias por algo más de $30.000 millones durante los 12 meses finalizados el 31 de diciembre pasado.

Así se refleja en los balances presentados hasta la fecha en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires por las principales empresas transportadoras y distribuidoras de gas y energía del país, tales como Edenor, Edesur, Edelap, Transportadora de Gas del Sur (TGS), Tranportadora de Gas del Norte (TGN) y Transener, entre otras.

La fuerte recuperación de los estadados contables y de la situación financiera de estas compañías tiene relación directa con el proceso de recomposición de las tarifas que viene implementando el Gobierno de Mauricio Macri y que, según los datos del Indec, entre el 2015 y el 2018, acumulan subas del 600% para la electricidad, y del 250% para el gas.

Esto, a pesar de la disminución del consumo de ambos servicios, como consecuencia de la fuerte recesión que sufre la economía y de la caída de los ingresos de la mayoría de los argentinos.

Si bien la revisión de las tarifas se inició en el 2016, ese año quedó frenada y condicionada por una serie de fallos judiciales adversos, al punto tal que hasta se obligó al Gobierno a dar marcha atrás con los aumentos otorgados para las distribuidoras de gas, por ejemplo.

De esta forma, en 2017, el costo de ambos servicios se mantuvo en revisión por parte de las autoridades, que decidieron aplicar un sendero gradual de incrementos en las facturas desde febrero de ese año.

En el mismo sentido, las autoridades determinaron una importante reducción de los subsidios con el objetivo de mantener menos del 40% de la factura a cargo de erogaciones del Estado, a diferencia de los años anteriores, cuando el aporte público llegó a representar el 70% del precio de una factura de luz, gas o agua.

Un año después, es decir en el 2018, se volvieron a aplicar incrementos que rondaron el 40% en el caso de la electricidad, con una primera suba del 24% en febrero de ese año cuando también subió el gas un 15%.

Luego, en el segundo semestre del 2018, las tarifas de ambos servicios volvieron a crecer un 25%, más que nada a partir de octubre y con el objetivo de trasladar a los usuarios el impacto de la inflación y de la devaluación del tipo de cambio.

Comentarios