Por la crisis

Se van del país Wrangler y Lee, los jeans de toda la vida

La corporación VF anunció que durante 2019 'finalizará las actividades en Argentina' de estas dos firmas íconos del jeanswear. En 2015, anunciaban un aluvión de marcas en la era Macri. No desembarcó ni una.
miércoles, 06 de febrero de 2019 · 10:00

En diciembre de 2015, la consultora especializada Colliers International anticipaba en un medio nacional que en la “era Macri” los argentinos podrían comprar lo que antes adquirían en Miami pagando un 35 por ciento más del dólar oficial.

Se escuchaban, por ese entonces, las marcas Forever 21, H&M, TopShop, Gap, Zara Home, Bershka o Stradivarius. El paraíso del consumo, incluso, ilusionaba a la clase media con lucir Burberry, Dolce & Gabbana, Gucci o Brooks Brothers.

Ninguna de estas tiendas llegaron al país en los más de tres años de gobierno de Cambiemos. ¿Por qué? Como diría el Presidente, “de golpe, pasaron cosas”.

La marcas Wrangler y Lee, operadas en Argentina por VF Corporation, se irán del país en 2019. Los 200 empleados que trabajan en la empresa ya fueron avisados y gran parte de ellos se quedarán sin empleo a partir de marzo.

“La compañía considera que la región Centro y Sur América no es prioridad para sus negocios”, aseguran desde la empresa ante la consulta de minutouno.com.

VF tiene operaciones en Chile y en Brasil, pero a diferencia de Argentina, allí avanzan las negociaciones para seguir con su actividad. Las variables para eso implican “desde el licenciamiento y distribución, hasta alianzas estratégicas con partners locales y regionales”.

Wrangler y Lee dejarán de operar en Argentina ya que no encontraron nadie que las licencie. En Brasil y Chile están redefiniendo el negocio”.

El objetivo de la multinacional es realizar un Spin Off a nivel global, separando sus marcas en dos compañías diferentes: una quedará a cargo de Vans y Timberland, y otra -denominada Kontoor-, de Wrangler y Lee. Ésta es la que dejará de operar a nivel nacional. A lo largo de este año, en algunos locales seguirá habiendo algunos productos.

“Se ha tomado la decisión de finalizar las actividades en Argentina durante el año 2019”, afirman desde la compañía. Y agregan: “se buscó optimizar el negocio en la región para el largo plazo con el objetivo de llegar de una manera más eficiente a los consumidores, focalizándose en el crecimiento, el fortalecimiento de las marcas y del negocio y la performance financiera. En ese contexto es que se decide la reestructuración del negocio en los tres países”.

El “contexto” del país es preocupante, sino dramático. En los primeros 11 meses de 2018 el salario cayó 17 puntos frente a la inflación, y se habla de 20 puntos de promedio en el año.

Caen las ventas
Raúl Hutin, dirigente textil pyme, secretario de la Central de entidades empresarias y vocal de Fundación Pro Tejer, pone el foco en el desplome de las ventas. “No hay mercado interno. ¿A quién le vas a vender?”, cuestiona en charla con minutouno.com.

El empresario aporta datos: “la crisis textil es muy profunda. El último índice es del mes de noviembre. Hay un 43.7% de capacidad instalada, es decir que de 100 máquinas no están produciendo 56. Las máquinas y las fábricas están paradas. Viene cayendo desde diciembre y enero fue catastrófico. Es preferible irse de vacaciones que mantener abierta la fábrica”.

¿Y los mercados de nicho?
Para las marcas de nicho el panorama es mejor, pero no fácil. La dueña de una reconocida línea de indumentaria femenina (usada por celebrities como Pampita, Zaira Nara, Vero Lozano y Sabrina Garciarena) alerta sobre la cantidad de marcas que están en convocatoria.

“Muchas producían en China y cuando fue la corrida del dólar tenían toda la producción arrancada con un precio. Luego la divisa pasó a valer casi el doble. Eso se verá reflejado en los precios que se verán en invierno. Producir allí sigue siendo un negocio, quizás, para las que hacen prendas en gran escala. Pero así y todo, empresas como VF que producen en cantidad, están cerrando”.

Su marca apunta a un target ABC1 que no es afectado directamente por la crisis. En este marco, ellos apuestan al diseño y la calidad para surfear los vaivenes económicos. Las dificultades, de todas maneras, no se agotan en la recesión.

“Hay varios factores que nos afectan en nuestra empresa. El dólar es el principal, también la caída del consumo, la falta de cuotas y para los que producimos de manera nacional, no hay telas. ¡No entra producto! Es difícil armar una colección si no tenés cierres”, ejemplifica. Y remata: “dicen que es la peor crisis de la industria textil en 30 años”.

Wrangler abrió sus primeros locales en Argentina en 1977. En los ’90, uno de cada cinco jeans era de esa marca. Lee, por su parte, llegó en la década del 60 y se relanzó en 2014. Su modelo 101 fue el primero con cierre de la historia.

Comentarios