Panorama caliente

Mesa salarial: qué quieren sí o sí los gremios estatales y qué negocian

El Gobierno inicia hoy las paritarias con los docentes, el primero de tres grupos con los que se definen los aumentos salariales de la administración pública sanjuanina.
miércoles, 27 de febrero de 2019 · 16:29

Los gremios docentes UDAP, UDA y AMET inician hoy las paritarias en lo que será una ardua charla con la gestión de Sergio Uñac para definir el aumento salarial para los estatales que regirá para todo este año. El acuerdo con el magisterio suele llevar varias reuniones y lo más probable es que se extiendan hasta después de iniciado el ciclo lectivo, lo que oficialmente se ha fijado para el miércoles 6 de marzo, tras los feriados de Carnaval. A esta negociación los docentes llegan con una amenaza latente aunque mesurada (para no empañar la charla con los ministros) de no empezar normalmente las clases por un paro, pero por eventuales desacuerdos nacionales y no por reclamos locales. El porcentaje fijado para el magisterio suele ser modelo para el resto de los estatales, por lo que esta negociación genera gran  expectativa, sumado al año electoral y la inflación galopante.

A los docentes les siguen dos grupos de negociación, uno que representa al escalafón general donde acuden los gremios UPCN, ATE, SITRAVIAP (viales), SOEME (porteros) y ATSA; y otro que agrupa a los profesionales de la salud representados por el Sindicato Médico y ASPROSA. Para los no docentes aún no hay convocatoria oficial pero los gremios esperan que sea a principios de marzo.  Por lo pronto, el Gobierno dijo que encarará negociaciones “sin piso y sin techo”.

Un recorrido por algunos de los sindicatos que participan de la charla deja varias ideas en limpio respecto de los puntos que prevén poner sobre la mesa en la negociación que lleva adelante el ministro de Hacienda y compañero de fórmula de Uñac, Roberto Gattoni, junto a su par de Educación, Felipe de los Ríos en el caso de los docentes y la titular de Salud, Alejandra Venerando, en el caso de los médicos. 

En lo que coinciden todos los sindicalistas es en pedir que se repita la aplicación de la cláusula gatillo, tal cual se dio el año pasado. Esta aclaración es importante porque circula una versión de que el gobierno podría atar la cláusula gatillo a la recaudación y no a la inflación, como medida protectora ante un panorama económico nacional incierto. La cautela de Hacienda no es caprichosa: el año pasado se fijó un aumento del 17% con la cláusula de la mano de la inflación, la que fue mucho mayor a la prevista e implicó el desembolso de millones de pesos más en sueldos que no estaban previstos. A fin de año, lo acumulado rozó el 50% y el Estado tuvo que pagar.  

Entre la expectativa y ¿el paro?

Por el lado de los docentes, UDAP ya anticipó una posible medida de fuerza antes de sentarse a negociar: “peligra el comienzo de las clases en la provincia por el contexto nacional de la gestión de Macri”, expresó. Este tipo de planteo no es nuevo y el año pasado trajo roces con el gobierno que criticó al gremio por dejar sin clases a los chicos sanjuaninos por plegarse a medidas nacionales cuando localmente se arreglaron aumentos muy superiores a otras provincias.

En el caso de UDA, Roberto Rosa tampoco descartó el paro que se podría decidir este jueves a nivel nacional pero dijo que se manejan con cautela porque “no queremos enturbiar la negociación en la provincia” y prometió que serán “lo más racionales posible”.  Analizó que “no queremos hablar de porcentajes porque estamos desconcertados y con incertidumbre, vamos a abordar el tema reconociéndole al Gobierno que se ha portado  bien y que para no perder frente a la inflación, porque no es un aumento de sueldos, para nosotros es innegociable la cláusula gatillo, sin condicionantes”.

Para Daniel Quiroga, de AMET, además de la clásula gatillo y “ajustar el aumento a la inflación proyectada" que calculan en no menos del 25 %, hay que trabajar otras cifras que son remunerativas pero no bonificables que cobran todos los docentes, que tienen que ver con los ítems conocidos como A56y E66. Y aclaró que no tienen ningún comunicado de AMET nacional sobre medidas de fuerza.

Carrera contra la inflación 

Por su parte, desde ATE, Cristóbal López indicó que “nuestro pedido es defender la cláusula gatillo que no esté atada a ningún ítem, que no esté sujeto  a la recaudación o esas cosas, porque es la única manera de mantenernos”. Y dijo que “si bien hemos logrado recuperar un 47% siempre vamos a tener la inflación lo que nos está matando son los tarifazos en los servicios, eso desequilibra todo y no se compensa. Aspiramos a un piso alto”.

En la misma línea opinó el titular de UPCN, José Villa: “pedimos por la cláusula gatillo sí o sí,  la misma del año pasado. Si no, es para bajarnos el sueldo”. El gremialista fue uno de los pocos que arriesgó un porcentaje a pedir: entre 28 y 30 %.

Los gremialistas sostienen que el incremento de sueldos no es tal sino que apenas sirve para alcanzar la inflación, al menos así fue el año pasado y este año pinta más dramático. “La gente ya no paga impuestos si no que trata de comer”, apuntó Rosa.

Nadie se anima a esta altura a pronosticar un porcentaje y qué será de la famosa cláusula gatillo.
 

Comentarios