Piel de gallina

¿Te acordás?: hace 30 años presentaban la canción más querida de los mundiales

Se hizo famosa durante la cita mundialista y a partir de ahí llego hasta musicalizar casamientos en todo el mundo
lunes, 8 de junio de 2020 · 14:35

"Notti magiche, inseguendo un gol...". La voz desgarrada de Gianna Nannini, acompañada de un gran coro, sigue causando nostalgia. Y a 30 años del comienzo del Mundial de Italia '90, es una canción que, a pesar de la distancia temporal, nunca dejó de ser un hit.

"Un' estate italiana" ("Un verano italiano") es el himno más recordado de la historia de los Mundiales. Todavía causa emoción escucharlo. Y va más allá de lo especial que fue para Argentina con el sufrimiento a cuestas y ese subcampeonato logrado tras caer en la final frente a Alemania.

Escuchar la canción trae recuerdos y revive esa mezcla de dramatismo y emociones que se reproducen como si el tiempo hubiera quedado encapsulado. Causa nostalgia. Y mucha.

Cuesta describir por qué esos acordes interpretados por el dúo circunstancial integrado por la rockera nacida en Siena, y por Edoardo Bennato, otro músico italiano, casi desconocido para los argentinos, generan lo que generan.

Probablemente porque detrás de la canción está un productor artístico como Giorgio Moroder. Un carismático cantante y DJ italiano que supo componer y producir bandas sonoras que quedaron plasmadas en películas como "Expreso de medianoche", "Flashdance" o "Scarface".

El productor artístico es el gran titiritero detrás de cualquier canción o fenómeno musical. Michael Jackson no hubiera tenido el éxito de "Thriller" si atrás no hubiera estado el cerebro de Quincy Jones. Ni The Beatles​ hubieran revolucionado el mundo de la música sin la mano mágica de George Martin. 

Moroder ya había trabajado con artistas de la talla de David Bowie, Rolling Stones o Donna Summer y también musicalizó "Top Gun". Una película que tuvo en su banda sonora atributos necesarios como para convertirse en uno de los "Sound-tracks" más vendidos de la historia del cine.

Moroder tuvo crédito de sobra cuando le tocó la tarea de realizar el himno del Mundial de Italia. Por ese entonces convocó a un letrista amigo, con quien ya había trabajado en la banda sonora de la película que inmortalizara a Tom Cruise y a los aviones: Tom Whitlock, un escritor estadounidense.

Esa dupla compositora ya había ganado Oscars y Globos de Oro. No podía fallar para Italia '90. Sin embargo, el primer intento no tuvo el éxito esperado. "To Be Number One" fue la semilla de "Un verano italiano". Pero al ser cantada en inglés, le restó peso a la versión.

Si bien estaba prolijamente interpretada, era un proyecto que no terminaba de cuajar. Sobre todo porque el inglés no era justamente el idioma que identificaba al Mundial '90. Ni a la pasión de los italianos. Por eso el productor hurgó un poco en sus raíces y cambió a tiempo.

Con la misma melodía, en su idioma e interpretación originales iban a estar las claves del éxito. Así convocó a la dupla Nannini-Bennato, quienes aunque nunca formaron un dúo real o un grupo, servían a la perfección para que la canción tuviera fuerza y pasión. Los planetas se alinearon: un brillante productor con una excelente interpretación le dieron forma al himno que aún se canta.

La vocalista del éxito más importante de la historia de los Mundiales es hermana mayor del expiloto de Fórmula 1 Alessandro Nannini y grabó música hasta hace seis años: ahora tiene 63. Y su dupla circunstancial, Edoardo Bennato, con 73 años, tiene más de 30 discos en su haber y hace una década que dejó de grabar.  

Fuente: MDZ

Comentarios