Ni triunfos, ni goles

Lo de Sportivo ya es una costumbre

Sigue sin ganar de local y continúa sin reacción dentro del campo de juego. Otra vez fue goleado, hubo escándalo en las tribunas y su DT tambalea. Si mañana gana Chacarita, el Víbora quedará último en los promedios por el descenso.
domingo, 06 de mayo de 2012 · 19:26

Por Fabio Cavaliere

Parecía una película repetida (como el 1-4 ante Instituto), Desamparados desorientado dentro de la cancha a la merced de un equipo que lo dominaba y al que nunca le pudo hacer partido. Afuera también era un calco: Su técnico agarrándose la cabeza, insultos que bajan de todos y la policía haciéndose lo imposible para que los hinchas no agredan a sus propios jugadores.     
En esta 32º fecha ante Quilmes, El Víbora pareció otra vez un equipo timorato, sin ideas. Se podría decir que hasta casi amateur por la resolución de algunas jugadas y por la toma de las marcas en defensa. Ni hablar de convertir un gol, su gran déficit. Tras la suspensión momentánea (36’ del ST), hasta El Cervecero se dio cuenta que podía producirse un desastre y levantó el pie del acelerador y se dedicó a regular y que pasara el tiempo.  

Así, Sportivo completó 10 partidos (6 derrotas y 4 empates) sin ganar de local. El último triunfo en San Juan, fue en el clásico ante Independiente Rivadavia por 3-0, en octubre pasado.  En tanto, que la última victoria, en este campeonato de la Primera B Nacional, fue por la 25ª fecha ante Atlanta 2-1 de visitante, y con Ricardo Dillon como entrenador.    

Justamente el Bohemio ahora lo supera por un punto en la tabla del descenso y si Chacarita gana mañana ante Merlo, Desamparados quedará con el peor promedio de toda la categoría. Su técnico, Héctor Arzubialde, que asumió hace apenas 5 partidos y que aún no puede ganar, al terminar el cotejo dijo “no descarto nada”, en relación a si podía renunciar por que los resultados no aparecen y la situación se hace cada vez más apremiante. 

Si bien, ya es casi habitual la andanada de reproches desde la tribuna puyutana hacia los jugadores, esta vez hasta hubo un incidente entre los propios dirigentes del club (ver aparte). 

Así está hoy la caldera de Sportivo, un verdadero infierno. Para apagar ese fuego no queda otra que triunfos, y ya no basta con uno si no con varios. Algo que parece casi imposible a falta de 6 partidos para el final.       

Comentarios