3-0

El Cervecero aniquiló a Desamparados

El Puyutano perdió ante el Quilmes por 3-0 y sigue en descenso directo. Caneo, Cauteruccio y Rescaldani, marcaron los tantos para la visita. Mirá las fotos del encuentro.
domingo, 06 de mayo de 2012 · 17:58

Por la 32° Fecha del Torneo B Nacional, Sportivo Desamparados cayó ante Quilmes por 3-0 en el Estadio del Bicentenario. Es la segunda derrota consecutiva de Héctor Arzubialde como DT del Víbora. El equipo sigue con racha negativa y continua en zona de descenso directo.

Lo que se vio esta tarde en el “Gigante” de Pocito fue más de lo mismo. Desamparados tocó fondo y mostró su peor cara. No sólo jugó mal sino que tampoco demostró tener fuerzas y coraje para salir de la situación por la que atraviesa y la que comenzó a pesar.

En tanto que Quilmes, se lo vio seguro y arriesgó durante todo el partido. A los 26´ de la primera parte el árbitro Echenique sancionó penal a favor de la visita por falta de Lamberti a Caneo. El enganche fue quién pateó el penal y convirtió el primer tanto del partido.

Mientras que al cierre del primer tiempo llegó el segundo gol de Quilmes. Martín Cauteruccio fue quien marcó el tanto a los 47´. Tanto Arzubialde como el plantel, quedaron sorprendidos ante el gol.

El plantel puyutano se fue al entretiempo bloqueado y a la vuelta llegó con dos cambios. Augusto Álvarez  ingresó por Granero. Mientras que el otro cambio, pedido por los hinchas, fue el de Cuevas por Parisi. El delantero no pegó una durante el primer tiempo. La mayoría de los pases los dio mal y no tuvo chance de gol. 

El segundo tiempo expuso lo peor del equipo sanjuanino: desorientado, sin fuerzas y aniquilado. Ni los cambios pudieron cambiar el juego que hasta el momento vino mostrando el Víbora. Y como último cachetazo para el sanjuanino llegó el tercer gol para la visita. Ezequiel Rescaldani marcó el tanto de la goleada del Cervecero a Sportivo.

El modelo 4-4-2 ideado por Arzubialde no funcionó ya que Desamparadosl no fue contundente en ninguna de sus líneas. El plantel llegó a lo más bajo no sólo en lo futbolístico sino también en la parte anímica.

Comentarios