TORNEO CLAUSURA

Arsenal le ganó a Lanús y sigue con el sueño intacto

Arsenal le ganó 3-1 a Lanús, se puso a un punto de Boca y sigue prendido en la lucha por el Clausura. Carbonero, que la rompió, asistió a Aguirre, Zelaya y Ortiz en los goles. Regueiro descontó con un penal que no fue.
lunes, 21 de mayo de 2012 · 22:11

En un torneo que exige la aprobación de exámenes día a día, partido a partido, el Arsenal de Gustavo Alfaro es un alumno ejemplar. Le ponen enfrente a un Independiente renacido entre las cenizas y vuelve a mandarlo al lugar de donde vino con tres goles en un primer tiempo. El destino le cruza a un necesitadísimo San Martín de San Juan que venía de dos victorias con el flamante Facundo Sava y, en su tierra, lo hunde con un desconcertante 4-1. Y ante un motivadísimo Lanús, que llegaba con un clásico ganado en el lomo, deja clarísimas sus aspiraciones.

Ya todos los resultados estaban puestos. El último integrante del top seis que pelea por el Clausura (Vélez, All Boys, Newell's, Tigre y Boca son sus enemigos) salía al Viaducto a cruzarse con el Granate para no cesar en sus ambiciones. Y en un apabullante primer tiempo expuso todas las aptitudes válidas para ser un candidato: solidez defensiva, salidas rápidas por las bandas, contraataques bien administrados, un arquero seguro y un Carlos Carbonero en la cresta de la ola.

El colombiano fue clave en esos 45 minutos iniciales. Primero, un disparo suyo (con destino de lateral) terminó en el gol de Nicolás Aguirre. Después, asistió a Emilio Zelaya para decretar el segundo. Y posteriormente, cuando Sergio Pezzotta ya le había convalidado el gol a Mario Regueiro desde los doce pasos por su piletazo, metió el centro que derivó en el golpe nocaut de Jorge Ortiz. La banda derecha, clausurada por un cafetero completamente imparable con sus tiros desde afuera y su rapidez de piernas.

Ante semejante escenografía, Lanús, el que en los papeles tenía los pies para fabricar fútbol, no supo cómo, ni cuándo, ni dónde. El Arse sumó su tercera victoria consecutiva, otra con tres o más goles en la canasta del rival, y se puso a sólo un punto de Boca, con quien se enfrentará en la fecha 18. Tenía una prueba de fuego ante un Granate que no había acusado demasiado la eliminación de la Copa Libertadores y obtuvo el diploma con creces. Tiene el sueño intacto. Fuente: Olé