Exclusivo de Tiempo de san Juan

Exclusivo de Tiempo de San Juan: Hablan los jefes de las barras bravas

Tiempo de San Juan dialogó por separado con el “Paco” y el “Lagarto”, referentes de Sportivo Desamparados y de Unión de Rawson. Ambos coinciden en que los chicos de hoy están incontrolables. Además hablan de sus vidas, la relación con los jugadores y los dirigentes. Por Carla Acosta.
sábado, 12 de mayo de 2012 · 10:37

Por Carla Acosta
Tiempo de San Juan

Sin dudas esta no fue una semana cualquiera para el fútbol sanjuanino. Los hinchas se transformaron en los principales protagonistas de una serie de acontecimientos lamentables que mostró la peor cara de la pelota. La primera víctima fue David Drocco, quien dijo haber sido golpeado y amenazado con un arma de fuego por un hincha en las instalaciones del club. Luego le tocó a la familia de otro Puyutano, Hernán Lamberti. La esposa y la hija del capitán fueron increpadas por hinchas en la calle y decidieron irse a vivir a Buenos Aires. Para rematar, la agresión a Víctor Hugo Cabello, DT de Unión, y a Marcelo Laciar, jugador del Azul. Uno recibió una trompada y el otro un botellazo en la cabeza tras la derrota con Guaymallén por el Argentino B.
Tiempo de San Juan pudo charlar con el “Paco” y el “Lagarto”, los referentes de Sportivo Desamparados y Unión, respectivamente. Consideran que los chicos de hoy son rebeldes y están influidos por “la calentura, la droga y alcohol”. ¿Cómo viven? ¿Cómo se maneja la hinchada ¿Cómo es la relación con los jugadores y los dirigentes?

“Paco”, el Puyutano
Todos señalan  a los “barrabrava” de Sportivo como los responsables del apriete al capitán. Uno de los referentes es Gustavo, alias el “Paco”, quien no quiso dar su apellido. Entre otras cosas, dijo no ser responsable de lo sucedido con la familia de Hernán Lamberti y aseguró que “puede haber sido un chico que no estuvo en sus cabales. Los incidentes los provocan los hinchas en general. No podemos culpar a todos. Nosotros no podemos frenar a todo el mundo”.
“Paco” tiene 37 años y dice que se gana la vida como pintor de casas. Según contó, hace más de 20 años sigue a Desamparados no sólo de local sino también de visitante. Comentó que junto a sus compañeros fueron al club para manifestar que ellos no tuvieron nada que ver con lo que le pasó a Hernán Lamberti, tal como lo mencionó el presidente de la institución, Ricardo Salva.
“Nosotros nos enteramos por los medios de lo de Lamberti y nos acercamos al club. Pensamos que puede haber sido algún hincha, alguien que pasó y justo conoció a la esposa. Analizamos que fue un momento de bronca. Nosotros quedamos mal porque en los medios hablan de un “barrabrava” y no sabemos quién es la persona que amenazó al socio y perjudican a toda la barra sin saber nada”, dijo el “Paco”.
Aseguró que con los jugadores tienen muy buena relación más allá de los resultados. Contó que, cuando quisieron hablar con ellos, lo hicieron personalmente y sin meter a la familia: “Donde vive Lamberti hay muchos hinchas. Nos dolió por que fueron a increpar a una mujer y a una nena. Yo tengo buena relación con él y con el resto de los jugadores, no tengo problema de hablar de las cosas buenas y de las malas”.
También opinó sobre lo sucedido en Unión y dijo que no sirve de nada agredir a un jugador y más cuando terminó un partido: “En el momento de calentura, todo el mundo hace lo que quiere. Pero también están los jugadores que no saben –en relación a que no sienten- la situación por la que pasa el club –respecto a lo deportivo-, y te hacen burla, y eso al hincha le da por las pelotas”.
“Paco” afirma que “en San Juan no hay barrabravas”. Explicó que en la hinchada son todos iguales y ninguno es referente: “Los barras somos los más discriminados del fútbol, porque si hay un problema son los ´barras´, y sin embargo nosotros no lo generamos”.
Dice que hay sectores de la hinchada que no se pueden manejar y que ellos no pueden estar pendientes si hacen problemas. “Hace años que en Desamparados no se ven estas cosas. Ahora está en la B Nacional y todo el mundo es barrabrava, todos hacen problemas y todos quieren entradas. Todos quieren sacar provecho”.
Por último, sobre la polémica relación que tienen los hinchas con los dirigentes, dice que ellos se llevan bien y cuando hay que ayudar al club, lo hacen: “Ellos colaboran con nosotros como nosotros con ellos. Cuando hace falta ir a pintar o hacer otras cosas, vamos”.
Cuenta que “los viajes los pagan gracias a sorteos que hacemos entre los hinchas” y que “en el club no hay dinero como para respaldar a la barra”.

“Lagarto” da la cara
“Acá no existen las barrabravas, nosotros sólo organizamos a la hinchada”, es lo primero que dijo Fernando Quiroga.  Más conocido como el “Lagarto”, es el referente de la hinchada del Azul de Rawson.  Tiene 52 años y vive en pleno corazón de Villa Krause, donde trabaja en un local familiar de matafuegos. Esta semana se vio mencionado en el ataque de los hinchas al DT Víctor Hugo Cabello y al jugador Marcelo “Gino” Laciar. Este delantero declaró a Tiempo de San Juan que el domingo comió un asado con la hinchada en la casa del “Lagarto” y ahí estaba el sujeto que luego le pegó por atrás el jueves a la madrugada: “Yo estaba en ese momento en el Bicentenario, me enteré después de lo sucedido y, cuando llegué al club, ya no había nadie. Siempre les hacemos asados a los jugadores y vienen muchos hinchas. Seguramente fue un estúpido, porque no sé cómo llamarlo. Yo hablé con “Gino” y lo tranquilicé”, comentó.
Dijo que siempre hay comidas con los jugadores y todas “salen” del bolsillo de ellos o por canje (comenta que muchas veces hicieron pegatinas a cambio de un asado). “Acá no se trata de ´apretar´, sino decir ´escúchame loco´ de forma civilizada. Y de ir como mediadores en algunos problemas”.
Se animó a decir que hay factores que desbordan al hincha, como la droga y el alcohol: “Nosotros nos llevamos bien con los grandes. Por ahí viene un pibe y dice por debajo ´eh, vos te la llevas´ y no te vienen de frente porque están tomados o drogados. No recibimos ninguna ayuda, vivimos de nuestro trabajo. Los viajes nos cuestan a nosotros, no molestamos a los dirigentes. Sí pedimos entradas, pero hay que pagarlas, quizás 10 pesos o menos. Entre todos nos damos una mano”.
Como el “Paco” de Sportivo, el “Lagarto” dijo que los pibes están incontrolables. Indicó que la mayoría los respeta, pero siempre hay alguno que no: “A nosotros nadie nos va a aprovechar y, si te mandas un moco, tenés problemas. A veces te quieren atropellar, pero saben cual es el remedio”. Cuenta que antes eran otros tiempos, cuando era chico, él les servía a los que antes eran los referentes. “Iba siempre a la cancha y, a la hora de los mandados, yo siempre estaba. Y los hinchas de antes tenían otros códigos”, dijo.
El “Lagarto” desveló un mito sobre las rivalidades entre los hinchas. Señaló que tanto él como el resto de las barras mantienen una buena relación, no sólo con los de la provincia sino también con los mendocinos y hasta con los grandes como River Plate y Boca Juniors: “Los chicos cantan ´nunca hicimos amistadas´ siendo que  lo más lindo del fútbol es la gente. Nosotros viajamos a Mendoza y antes o después de un partido comemos un asado. Recibimos a las hinchadas de River y de Boca y todo es normal”.
Opinó sobre lo que le sucedió a la familia de Hernán Lamberti, jugador de Sportivo, y dijo que “la familia no tienen nada que ver con la bosta que tenés adentro de la cancha”.

Textuales

“La familia no tienen nada que ver con la bosta que tenés adentro de la cancha”
Fernando Quiroga, el “Lagarto”, referente de Unión.


“Hace años que en Desamparados no se ven estas cosas. Ahora está en la B Nacional y todo el mundo es barrabrava, todos hacen problemas y todos quieren entradas. Todos quieren sacar provecho”.
“Paco”, referente de Sportivo.

Comentarios