sábado 22 de junio 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Para atraer turismo

Nuevo circuito histórico-cultural en el pueblo fundacional de Calingasta

En Tamberías, el Intendente está refaccionando algunos edificios antiguos para incluirlos en una nueva ruta de atractivo turístico. Otros, en cambio, se perdieron para siempre. Por Viviana Pastor.

Por Redacción Tiempo de San Juan
Los albañiles iban y venían en el interior de la vieja casa-escuela, la primera del departamento Calingasta, fundada por Sarmiento en la antigua mina de Hilario y después trasladada a Tamberías. El intendente, Jorge Castañeda, está restaurando el edificio de adobe, techo de paja y madera, para que junto con otras construcciones, las más antiguas de la villa, formen un nuevo circuito histórico-cultural que atraiga turistas.

"De la calle 406 hasta Ramón Díaz se comenzaron a poner adoquines en la gestión anterior y queremos terminar eso. Estamos reconstruyendo las fachadas del pueblo fundacional para el turismo porque estaban escondidas y no promocionadas. Entonces ni los sanjuaninos saben la historia detrás de esas casas, el primer cine, la cárcel donde estuvo preso Eusebio Dojorti, Buenaventura Luna, podemos contar la historia del departamento a través de este circuito", explicó Castañeda.

También quieren señalizar donde estaba la casa natal de la gran poetiza Olga Zúcoli, y refaccionar el camping municipal de Villa Calingasta. La idea es la recuperación patrimonial de la arquitectura "entendiendo que el futuro de Calingasta será turístico, agrícola y ganadero. Por mucho tiempo hemos dejado de invertir en eso y cuando paró la mina Casposo nos dimos cuenta que no estábamos preparados para salir con nuevas actividades. Ahora queremos recuperarlas", dijo el Intendente.

Agregó que Tamberías es la capital del departamento y en primavera y otoño tiene los paisajes más hermosos de todo el departamento. Su casco histórico es un viaje en el tiempo. 

Según escribió el calingastino Pío Gallardo en su libro "Calingasta en la memoria y anécdotas",  la primera escuela del departamento fue fundada por Domingo Sarmiento para dar instrucción a los trabajadores de la mina Hilario y a sus hijos. La primera maestra fue la señora Olga, de quien se desconoce su apellido, esposa de uno de los encargados de la minera.

Antes de disolverse este emprendimiento minero, Olga tuvo que abandonar la escuelita después que muriera su esposo. Los muebles de la escuela se trasladaron a la Villa Maipú, hoy Tamberías, donde continuó como escuela, primero en la casa de Cipriano Gallardo, desde 1886 a 1906 aproximadamente. A partir de la ley Láinez, bajo la dirección de Ana Astudillo Rojo, y hasta el año 1933, la escuela funcionó en la casa de Manuel Collado.

UNA PÉRDIDA IRREPARABLE

Sobre la misma calle de la escuela, la Ramón Díaz, se encuentra parte del edificio donde funcionaba la cárcel, lugar al que fue trasladado Eusebio Dojorti en 1932 cuando fue detenido junto a los redactores de "La Montaña", Juan José Montilla y Carlos Miscovich, y más tarde a Enrique Haagendal. De ahí escaparon 70 días después.

Ernesto Tello hoy tiene 89 años y aún vive en la vieja casona. Era un niño cuando Buenaventura Luna logró escapar con la ayuda del policía que hacía la guardia. Pero hoy no queda nada del rancho de adobe donde estuvieron encerrados. Una creciente del río tiró abajo la vieja estructura y nada se hizo por preservar lo que quedaba, parte preciosa de la historia calingastina y sanjuanina.

"Un hermano de mi señora era el policía que tenía que custodiar los presos. El jefe estaba a dos casas, ¡era más bravo! Se llamaba Bernardino Vera y se fue a cenar; ahí aprovecharon y lo sacaron con ayuda de mi cuñado. Se fueron a Yaguaraz y de ahí a Mendoza. Mi cuñado ya falleció seguro, pero no lo volvimos a ver porque nunca volvió de Mendoza, sabía lo que le iba a pasar si volvía", contó Tello.

Don Ernesto recordó que esa noche no dejaron dormir a toda la familia. "Les decían que seguro habían visto algo, pero estaba todo oscuro, nadie vio nada. Menos mal que  escaparon si no lo iban a matar a Dojorti, en esos tiempos de los Cantoni...".

Aunque la celda que albergó a Don Buena ya no existe, sí está en pie parte del edificio de arquitectura colonial. Una sala que da a la calle, de altísimas paredes, está hoy sin techo, convertida en refugio de palomas, pero hermosa en la historia que deja respirar.

El primer cine, la gruta de la virgen, y varias casas que permanecen igual desde hace 100 años, forman parte de la restauración que está haciendo el municipio para esta ruta histórica y cultural. 

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Calor, humedad, viento y ¿lluvias en San Juan? Imagen ilustrativa
Un sanjuanino, entre los nuevos detenidos por la desaparición de Loan video
Un especialista sanjuanino en cibercrimen explica todo sobre el vishing, la estafa virtual que gana terreno en WhatsApp
Imagen ilustrativa. 
Así fue el robo al jugador de San Martín que ofrece recompensa por su perro

Te Puede Interesar