Día de la música

En su día, mirá cómo es la vida de los músicos callejeros de San Juan

En honor al gran Luis Alberto Spinetta se celebra este jueves el día de la música, y los artistas que trabajan en la calle son sin lugar a dudas unos de los que merecen un especial homenaje. Conocé sus historias de vida.
jueves, 23 de enero de 2020 · 19:21

"Hay música en todas partes" dicen los Les Luthiers en la introducción de la pieza musical de “Quien conociera a María, amaría a María”. "Música para hacer gimnasia, para trabajar, para comer, algunos han llegado al extremo de poner música de fondo, mientras escuchan música" bromean al respecto uno de los más grandes exponentes del arte en nuestro país. Pero en cierta medida tienen toda la razón. La música no falta en ninguna parte y ojala que eso nunca se acabe. Este jueves 23 de enero se celebra por quinta vez el Día del Músico en la Argentina. Una fecha establecida por Ley en homenaje al gran Luis Alberto Spinetta en el día de su nacimiento: el Flaco cumpliría hoy 70 años.

Y si bien cada 22 de noviembre se festeja el Día de la Música a nivel internacional, los impulsores de este proyecto de ley plantearon que se necesitaba una jornada para honrar a aquellos que la interpretan. Como el caso de Cristian Álvarez, un músico sanjuanino que trabaja en plena peatonal tocando canciones melódicas en su mayoría. O el Grillo Malbran, un músico cuyano que pasó por varias penurias antes de ser considerado uno de los pioneros de la peatonal. O German Yanes, un venezolano que toca el chelo con una calidad exquisita por unas monedas en cualquier esquina del centro. Hay millones y siempre nos vamos a quedar cortos, pero este simple homenaje va para todos ellos.

En el siguiente video, el primero en contar cómo es la vida de un músico callejero fue Cristian, un muchacho ciego que trabaja con su parlante cerca de uno de los carritos de juegos por calle Gral Acha. El mismo nació prematuro y el oxígeno de la incubadora le quemó la vista. Si bien su visión se fue perdiendo de a poco, no recuerda la vida "con ojos". Tuvo tropezones y pérdidas más duras que la de su visión. Su madre, que lo abandonó de adolescente, fue una de ellas. Pero ninguno de esos obstáculos fue impedimento para que se levante, la pelee y, como si fuera poco, le alegre la vida a los demás con su música. Tuvo su paso por varias radios y hasta vendió tarjetas en los colectivos, pero desde hace varios años se dedica por completo a la música. Su género preferido es el cuarteto y sueña con poder viajar por el país con la música.

El Grillo empezó con 7 años a cantar y hoy superando los 40 sigue con su pasión por la tonada y el rock. El mismo empezó con las tonadillas en la escuela y en la secundaria armó un grupo de folklore, después se dedicó a viajar como buen bohemio pasando por Buenos Aires y Mendoza, llevando nuestra impronta a donde sea que el público se congregue.

El grillo Malbran en plena peatonal. 

Después tuvo la suerte de ganar el concurso del programa televisivo La Ventana, y desde entonces se le abrieron muchas puertas. Tocó en la Fiesta del Sol y en las Fiestas Departamentales en su gran mayoría, pero también sus melodías han recorrido el ámbito privado con fiestas, aniversarios y cumpleaños.

Todos tienen un talento que los distingue de alguna u otra manera. Como el caso de Germán Yanes que toca el chelo en la peatonal con una impronta exquisita de ser expuesta en cualquier conservatorio.  De hecho es profesor de música y a simple vista se nota que la tiene muy clara. Sus géneros estan abocados a autores de tango y música clásica. Es venezolano y hace unos años que está en Argentina. Llegó a San Juan por su pareja sanjuanina y dice que la gente reacciona bien a su repertorio.  Vivió un tiempo en Buenos Aires, un lugar donde claramente lo atrapó el tango y la milonga, pero cómo buen músico es un trotamundo que recorrió Uruguay, la Patagonia argentina y Chile , llegando a nuestra provincia por el amor de una sanjuanina. Mirá cómo la descose: 

Muchos consideran que la música puede cambiar al mundo, porque puede cambiar personas. La historia de estos tres músicos que trabajan en el centro sanjuanino lo avala. A todos ellos, ¡salud!

Comentarios