ante la crisis económica

El arte de rebuscársela: la historia de Carlos, que aprendió un oficio de grande para poder comer

Por necesidad, el protagonista de la nota que se quedó sin trabajo tuvo que convertirse en metalúrgico y, casi sin proponérselo, se transformó en un herrero artesanal. Un ejemplo de superación.
sábado, 10 de agosto de 2019 · 19:08

Con una buena cuota de ingenio y apremiado por la necesidad de ganarse unos mangos para sostener a su familia, compuesta por su mujer y su hijo menor, Carlos Pérez se aventuró hace unos tres meses atrás a encarar un oficio que no conocía en lo más mínimo, pero que con el tiempo lo incorporó como propio. Es que después de cerrar una verdulería y de trabajar como albañil en el sur del país en los últimos años, regresó a San Juan pero, cuando buscó trabajo, solo encontró puertas cerradas.

Según cuenta el hombre que de buenas a primeras se transformó en un herrero artesanal, creador de instrumentos para el asado como parrillas, chulengos y cruces para la carne a la llama, fue su hermano Andrés quien le planteó la idea y con el dinero que éste tenía comenzaron el desafío.

"Empezamos de a poco, a juntar material que se recicla como las llantas de autos desechadas, termotanques en desuso, tachos de aceite o tubos de garrafas chicas. Vimos videos e instrucciones en internet y arrancamos", detalla. Poco a poco, el "negocio" fue creciendo como así también su creatividad y su habilidad que -con la demanda de los clientes- se volvió parte del servicio que ofrece. "Por necesidad, de no saber nada, aprendí a soldar en poco tiempo, a usar las herramientas y a usar la cabeza", dice.

Aunque reconoce que el sacrificio es grande y terminar cada uno de los trabajos le representa una dedicación de al menos medio día, expresa que puede vivir de ello. "Cuesta un montón, casi rasguñando, pero se llega a fin de mes", asegura luego de varios suspiros.

Abocado a la tarea de llevar el pan a la mesa para su casa, se toma un poco con humor lo que tuvo que atravesar para llegar hasta donde está: "Mi hijo más grande y yo estábamos buscando trabajo y a él no lo tomaban porque no tenía experiencia, a pesar de ser joven, y a mi no me contrataban porque aunque tenía experiencia era mayor".

En el presente y con un pequeño taller montado en el frente de su casa, situada justo en una esquina de Rivadavia y a metros de Libertador, expone sus creaciones que bien útiles se presentan para los amantes del ritual del asado. Atento a la necesidad de los requerimientos guourmets que existen, piensa cada uno de sus trabajos con el entusiasmo debido. Las ideas que no viene de los clientes, cuenta que las sacan de imágenes que encuentran en publicaciones de Facebook como así también se valen de tutoriales de You Tube para saber cómo lograrlas. 

A 'prueba y error', amplió sus capacidades y hasta inventó nuevos productos que hoy son los más demandados. Es que como la ley universal sostiene "la materia no se destruye, solo se transforma", para Carlos es cuestión de encarar el reto y lograr la victoria. Cada proyecto es único y a pesar del apego emocional que le representa, es su medio de vida y como tal lo respeta, por lo que religiosamente abre las puertas de su local tanto en la mañana como en la tarde, mientras trabaja. 

Para el protagonista, el secreto está en los detalles y, nada queda librado al azar. Luego de transitar por el mesón de trabajo, los elementos de creación, soldados y ensamblados, son pintados de negro como retoque final. Un poco en exhibición y otro poco en proceso de secado, las parrillas están listas para su nuevo dueño. 

Con un revendedor que comercializa los productos en las redes sociales sanjuaninas, Carlos comienza a ver el fruto de su esfuerzo. No se queja ni se vence ante la crisis económica, solo la combate. "No puedo hacer otra cosa más que trabajar", reconoce. Ni tiempo ha tenido para pensar el presente que le toca, pero se muestra sorprendido de sí mismo, y quizás orgulloso, de lo que fue capaz en menos de 100 días.      

Andrés, el hermano de Carlos, el socio en la aventura

 

  

   

 

10
2
100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios