se pudrió

La familia del preso que se iba a casar se opone y parece que se canceló la fiesta

Los familiares de Renzo Colazo aseguraron que no habrá enlace tras las rejas porque no están de acuerdo con la relación. En un giro de novela, ahora acusan a la abogada de querer hacerse famosa a costa de la historia de amor.
jueves, 14 de noviembre de 2019 · 13:18

"No se van a casar porque no lo aceptamos", aseguró Sandra, la madre del preso que iba a dar el sí tras las rejas el próximo 17 de noviembre. La historia termina de complicarse cuando la mujer acusa a la abogada de su hijo, Filomena Noriega, de "insistir porque con esto ella quiere levantar fama". 

Lo cierto es que la versión del futuro matrimonio en el Servicio Penitenciario de Chimbas surge de parte de la abogada penal, quien aseguró a Tiempo de San Juan que después de sortear algunos problemas con los guardiacárceles, habían logrado conseguir el OK para el festejo. 

Los que todavía no pueden dar su versión son los novios, Renzo Colazo y Ana Roldán, quienes en teoría iban a festejar su unión en el interior del penal luego de 10 meses de conocerse. Los novios, ambos condenados, habrían empezado la relación porque primero él se fijó en ella y pidió un permiso especial para contactarse. Habrían empezado a verse en enero de 2019 y desde ahí la relación avanzó hasta que decidieron hacerlo oficial. 

Pero los planes de casamiento no cayeron bien en la familia de él, que se opuso totalmente a esta posibilidad. En comunicación con Tiempo de San Juan, los padres del joven no quisieron detallar por qué no quieren que se formalice la unión y la única respuesta que dieron a las preguntas fue "porque mi hijo no se va a casar". 

Según la madre de Renzo, ellos hace varios días les dijeron que el matrimonio se suspendía y hasta aseguró que "nos llamó Ana y nos dijo que no se casan". En esto habría intervenido, según la familia Colazo, la asistente social del Servicio Penitenciario, con quien acordaron no seguir adelante con la boda. 

La abogada casamentera, en la mira

En la nota original, Filomena Noriega aseguró que fueron los mismos detenidos los que le pidieron que accionara para que los dejaran casarse. Es que en un principio los primeros en oponerse fueron los guardiacárceles del Servicio Penitenciario, por lo que la letrada tuvo que iniciar acciones legales para conseguir la aprobación y hasta la fecha. 

Habría sido después de esto que la familia del joven intervino y todo quedó supuestamente suspendido, pero Noriega habría seguido adelante. "Sabe que no se van a casar, yo le he mandado mensajes, pero no me responde", explicó la suegra en cuestión. Además denunció que la profesional fue contratada para conseguir salidas transitorias para su hijo pero que ya no trabaja para ellos. "Es una tránsfuga", calificó, muy enojada, Sandra Colazo a la abogada. 

Comentarios