Patrimonio histórico

El nuevo tesoro de Cerimedo

El reconocido cinéfilo recibió de regalo unas películas antiguas entre las que destacan imágenes inéditas y a color del terremoto de 1944. Su intención es conseguir apoyo para digitalizarlas antes de que se deterioren.
miércoles, 18 de noviembre de 2015 · 06:58
Jorge Balmaceda Bucci
jbalmaceda@tiempodesanjuan.com

Como pibe con chiche nuevo. Carlos Cerimedo debe ser uno de los sanjuaninos más felices en estos días y tal motivo no puede tener otro origen que su gran pasión: el cine. Días atrás su hijo Javier le obsequió un cargamento de cintas antiguas que rescató cuando se encaminaban al basurero de un ‘insensible’. La gran sorpresa que se llevó fue que entre la numerosa cantidad de material se encontró con imágenes inéditas y a color de los destrozos que dejó en San Juan el terremoto de 1944. Una reliquia cinematográfica.

Carlos, que a lo largo de su vida ha confeccionado una filmoteca digna de admiración –más de 5.000 películas, 40 proyectores y otros artilugios-, está metido ahora en dos tareas muy importantes. Por un lado, se encierra en su especial mundo para ver una por una las cintas y catalogar su contenido. Y, por otro, está buscando la manera de encontrar financiación para digitalizar el material. 

Cada cinta es una nueva caja de sorpresas para Cerimedo. Así como aparecieron las impresionantes tomas a color del paso del terremoto por San Juan –se pueden observar las grietas que dejó en la Catedral, los trabajadores removiendo escombros, coches de la época enterrados en paredes caídas y otras muchas imágenes más-, también han aparecidos otros tesoros cinematográficos. Algunos ejemplos: un desfile del 9 de julio de 1938, carreras de autos en Angaco de principios de los 40’ e imágenes de cumpleaños de pequeños que seguramente pertenecieron a la familia del camarógrafo. 

"Esto es realmente un patrimonio muy importante que no se puede perder. Es la primera vez que se puede ver en colores, y con una calidad muy buena para la época, como quedó San Juan después del terremoto de 1944. Es impresionante la cantidad de información que se guarda en estas cintas. Yo, de una manera muy casera, estoy digitalizando algo, pero lo ideal es mandar todo a Buenos Aires y que se haga bien”, comentó Carlos.

Comentarios