Gente de los medios: Tony Nacusi

30 años, de cronista a director

Fue parte de la trilogía que creó Radio Vida, que en su momento fue la frecuencia más escuchada de San Juan. Pero mucha gente aún lo ubica por haber sido la cara visible de Canal 8. Su familia, sus elecciones, su relación con el poder, Nacusi saca sus propios trapitos al sol. Por Viviana Pastor.
martes, 15 de mayo de 2012 · 16:47

Un joven y fachero Tony Nacusi cosechaba éxitos y fans como conductor del Noticiero 8, a principios de los ’90. Fue su etapa de máxima popularidad, pero no fue la cúspide de su carrera, ésta llegó con Radio Vida, fogueado junto a Osvaldo Benmuyal y Rubén Paz.

El Tony, como le dicen todos, está hoy al frente de la FM Antena 1, del Grupo Montes, desde donde sigue haciendo su mítico noticiero “Café a la Turca”; allí  periodista trabaja “con total libertad”.

Canchero ante micrófonos y grabadores y completamente entregado a contar su historia profesional en su oficina de la radio, a Tony le encantó rememorar sus épocas de enfrentamiento con el poder, las anécdotas, los amigos cosechados y los que quedaron en el camino.

Este año cumple 30 años con la radio y por primera vez contó cómo empezó su amor por el periodismo. Sin caretearla, confesó que ese inicio no tuvo nada ver que con una fuerte vocación. “En el Colegio Nacional yo no era muy afecto al estudio, se creó un periódico que se llamaba Convicciones y nos preguntaron quién quería participar. Yo levanté la mano porque mi conclusión fue simple: estando en el periódico no iba a estar en clase. Y así fue. Ahí me picó el bicho del periodismo ¿y sabés por qué? Corría el año ’79 y venía Boca a jugar a San Juan con San Martín y yo, fanático de Boca y de San Martín, quería ir pero quería estar adentro de la cancha. Entonces con una ‘acreditación’ del periódico del colegio logré entrar. En esa época los medios se contaban con los dedos de una mano, no había problemas de conseguir una acreditación. Mi viejo me consiguió una cámara fotográfica y fui como fotógrafo”, contó.

Así se dio cuenta de que el periodismo le abría puertas y le permitiría entrar a lugares “insospechados”. En la familia de los Nacusi prevalecían los ingenieros y los abogados, por eso cuando Tony dijo que quería estudiar periodismo su hermano mayor, Julio, le dijo: “¿Y de qué vas a vivir?”. Ya había fallecido su padre, era entendible esa preocupación.

Empezó a estudiar en la Facultad Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, se recibió de Técnico en Ciencias de la Comunicación, y abandonó cuando ya estaba tan involucrado con el trabajo en los medios que no tenía tiempo para el estudio.

El primer trabajo radial fue en 1982 en Radio Nacional, gracias a Víctor Guzzo, empezó ahí con un programa de básquetbol junto a sus amigos Polo Díaz y Miguel Fernández, que hoy es Secretario de Redacción del diario La República de San Luis. “Eso fue totalmente ad honorem”, aseguró.

De ahí pasó a probar suerte en Radio Colón, estuvo un mes y Hugo Rodríguez llamó a Fabio Garbi a Gerardo Picón y a Nacusi para decirles que no había presupuesto para mantenerlos en planta. Entonces se fue a Radio Sarmiento, donde Alfredo Márquez y Mario Castro lo apoyaron y alentaron mucho. En el ’86 aparece en escena el “Ñato” España, histórico camarógrafo de Canal 8, quien le mandó a decir con su hermano Julio que fuera a probarse al canal. “Me tomó la prueba Hugo Gordillo, un tipo muy recto, muy serio, que no andaba con vueltas, y él se jugó la enorme patriada de poner dos pibes en el Mundial de México ‘86: Ricardo Rodríguez y yo.

Aparecíamos de campera, fue toda una revolución para la época, eran tiempos de Jorge Germán Ruiz, Melchor Murúa, Hugo Rodríguez, Néstor Páez, entonces que aparecieran dos pibes nuevos era todo un impacto televisivo. Ahí me involucré en la televisión en tiempos de Juan Carlos Iglesias”, rememoró Tony.

Fama asegurada
Después de esa experiencia deportiva, lo invitaron a formar parte del staff de Noticiero 8 y fue la cara visible hasta el año ’92, entonces sintió la necesidad de ser independiente y se fue del canal para iniciarse como empresario y con su hermana Olga pusieron la fábrica de chocolates Monte Líbano, que estuvo abierta desde el ’92 hasta el ’99. Pero en el medio le volvió a picar el bicho del periodismo y en el ’94, junto a Benmuyal, Roald Viganó, Edgardo Mendoza y Marcelo López volvió a la pantalla chica con una propuesta independiente que se emitía los domingos al medio día: “Entre todos”. “Tuvo éxito fenomenal”, aseguró.

Después acompañó a Benmuyal en Radio Colón y fue compañero de otros grandes como Juan Carlos Malís, Pedro Yélamo y Francisco Bustelo Graffigna. En el ’98 Benmuyal y Paz y le contagiaron la “loca idea” de crear Radio Vida, donde estuvo desde ese año hasta junio del 2006.

Nacusi cuenta “detalles que la gente no sabe”: el 3 de julio de ese año estaba al aire Radio Vida  y meses antes, mientras viajaban a Buenos Aires en colectivo para comprar los equipos, iban diagramando la programación y poniéndole el nombre a los programas. Ahí se define Con Alma y Vida, que Osvaldo arrastraba de Colón; Gente Feliz, que Rubén traía de su época en Sarmiento; y había que crear un noticiero, a Tony se le ocurrió ponerle Café a la Turca, por su sangre libanesa. “Ahora Café a la Turca es marca registrada y no sólo por un concepto sino que he registrado la marca”, destacó.

Esos fueron sus años de oro en el periodismo. “Las vivimos todas. Nos fue muy bien económicamente, nos fue espectacular en lo profesional, en muchos temas nos intentaban operar por todos lados. Libramos una batalla en el tema minería”, dijo. La postura de las cabezas visibles de la radio sostenían la discusión minera en tres elementos: aumentar porcentaje de regalías, preservar al extremo los glaciares y evitar la contaminación ambiental. Nacusi aseguró que este tema les hizo ganar centenares de enemigos en el mundo minero.

“Radio Vida fue algo espectacular, con tipos muy laburantes e inteligentísimos como Osvaldo y Rubén cada uno con su conducta y forma de ver las cosas, pero con un respeto por la opinión del otro fenomenal. Gozábamos de libertad en todas nuestras opiniones, en Radio Vida decíamos lo que teníamos que decir pero documentado, ese era nuestro estilo de trabajo. Era tan fuerte lo que generaba la radio que los periodistas más grosos querían venir a trabajar con nosotros, así llegó Delfor Pérez a Vida”, recordó, mientras mostraba una foto de Delfor colgada en los estudios de Antena 1.

-¿Qué pasó con esa trilogía que parecía indestructible? ¿Hubo cortocircuito?
-Se habló tanto sobre eso y sobre Radio Vida que habría que escribir un libro. Siempre rescato lo que dice mi amigo Juan Carlos Rubio: lo que hicimos en Radio Vida con Osvaldo y Rubén difícilmente se pueda igualar, quizás suene un poco exagerado, pero eran épocas de periodistas jóvenes con muchas ganas de decir las cosas, nos tocó comenzar con un gobierno como el de Escobar (Jorge Alberto) que nos ninguneó en todo momento, entonces nuestra rebeldía era  mucho más manifiesta. Pero en ese momento tenía que tomar una decisión DE-VIDA, fue la época en la que empecé a priorizar y para mí primero la familia y después todo lo demás. Tal vez en esa época era algo poco creíble, porque era la época de esplendor de la radio, pero fue una decisión DE-VIDA”, subrayó.
Enterado Juan Carlos Rubio de la partida de Nacusi-Benmuyal de Radio Vida, los convocó para Antena 1, la ex FM de Colón. Para Nacusi Antena 1, donde está actualmente, es “la frutilla del postre”, una radio que sin ser propia, “trabaja con una comodidad, respeto y libertad ganadas en las épocas de Vida”. El estilo consagrado en Vida se respetó en Antena 1 a rajatabla. Ahí también sigue con Café a la Turca, porque “mientras yo haga uso del aire va a estar Café a la Turca”, destacó.

En el medio de su carrera como periodista Nacusi incursionó en la comunicación institucional como jefe de prensa de Banco San Juan, de la mano de su hermano Julio que es accionista del banco. Fue convocado en la época de la crisis del 2000-2001. Ahí no cumple horarios, pero está siempre que el banco lo necesite, contó.

La profesión
De chaleco azul y pulsera de imágenes religiosas, verborrágico y extrovertido, el Tony aseguró: “Mi regla de oro es siempre decir la verdad; pero hay dos claves: cuándo decirla y cómo decirla. Algún día alguien hablará del mítico acuerdo Jorge Abelín-Jorge Escobar y nosotros lo hablamos, entonces que vos digas o escribas la verdad pero sabiendo cómo y cuándo”, aseguró Nacusi. 

Él mismo se preguntó: ¿por qué periodismo? Y se respondió: “porque me encanta lo que hago, vivo de lo que hago y algo debo tener en la sangre. Mi abuelo Salomón Nacusi fundó el diario La Nueva Provincia, que estaba en Catamarca entre San Luis y 25 de Mayo, de donde nace Diario de Cuyo, que compró Francisco Montes. Mi viejo era comerciante y me encanta lo comercial y el periodismo tiene mucho de comercial (risas)”.

Para trabajar, a Tony no le gusta el estilo guionado, “para mí el periodismo es decir lo que está pasando y hay mucho de improvisación”.

A pesar de eso, no está en sus planes volver a la tele. El año pasado le ofrecieron hacer televisión en Canal 5 pero dijo que no podía. Lo que no hizo nunca Nacusi es periodismo gráfico, aunque también tuvo ofertas para escribir en Diario de Cuyo. Él se siente parte del éter sanjuanino.

Una sorpresa le dio su hija mayor cuando le dijo que estudiaría periodismo, entonces le dio un solo consejo: “simplemente te pido que seas María Victoria y no la ‘hija de’”.

La esposa de Tony, Sandra Ordoñez, dejó la abogacía para dedicarse a la casa y a los chicos, María Victoria (21 años), María Mercedes (17), María Nazarena (10) y Salomón Antonio (7). “Lo charlamos y priorizamos la familia, ahora se dedica a full a los chicos, siendo abogada y mal no le iba, pero apostamos a la familia por sobre todas las cosas”, repitió como un mantra.

Textuales
“Cómo habrá sido de fuerte la televisión que aún hay gente que me pide notas para Canal 8 porque una imagen vale más que mil palabras, además del ‘86 al ‘92 son muchos años y en esa época la penetración de Canal 8 era impresionante”.

“Radio Vida fue algo espectacular, con tipos muy laburantes e inteligentísimos como Osvaldo y Rubén cada uno con su conducta y forma de ver las cosas, pero con un respeto por la opinión del otro fenomenal”.

El cuarto poder
“Cuando Alfredo Avelín ganó con la Alianza, muchos se lo atribuyeron a la audiencia de Radio Vida, porque todo el arco opositor a Escobar encontraba una vía de comunicación en la radio. Nunca nos sentimos dueños de esa victoria, pero sí disfrutamos saber que pudimos comunicar una opción diferente a la que gobernaba en esa época”, dijo.

Aseguró que el medio y la “buena conducta” le permitió establecer un mano a mano con cada uno de los presidentes elegidos democráticamente, desde Alfonsín hasta Cristina Fernández.

Contó que al gobernador José Luis Gioja lo conoce desde que era Diputado Provincial. “Tengo diálogos imperdibles con él desde que estaba preocupado porque Avelín le ganaba las elecciones a Escobar y me llamaba a su despacho de la Cámara y hablábamos a calzón quitado. Lo visité cuando circunstancialmente fue Presidente, a su despacho a la Casa Rosada. Siempre nos hemos dicho las cosas en la cara, él me ha respetado y yo lo he respetado”, señaló Tony.

Pero también tuvo una muy buena relación con Alfredo Avelín por el mismo motivo, porque con el ex gobernador podía hablar de todo. En cambio con Jorge Escobar nunca tuvo feeling, “porque nunca permitió que nos hablásemos, él siempre se manejó a partir de la soberbia, él miraba a todos de arriba”, dijo.

Y siguió la lista: “tengo muy buena relación con Enrique Conti; tuve relación entrañable con Leopoldo Bravo, ni hablar de Javier Caselles. Javier fue a cenar a mi casa con su mujer y me propuso que fuera candidato por el Bloquismo para intendente de la Capital, siendo yo periodista de Radio Vida. No acepté”, contó.

Comentarios