fe

Testimonios de sanjuaninos

sábado, 11 de febrero de 2012 · 15:23

Alfredo González y el olor a rosas
Alfredo lleva un rosario de cuentas de madera gruesa colgado al cuello. En las manos, un par de anillos con imágenes de santos. En Albardón, donde reside, “me dicen fanático”, dice el hombre con una risa.  En un viaje a Mendoza, a la casa de Manuel, retrató con su celular el sol y dijo que notó que se apareció la Virgen en un árbol seco. Contó que su suegro tenía un cáncer de ganglios y después de una visita a la Rosa Mística quedó inactiva la enfermedad. “Tampoco es diabético ahora, y antes tenía diabetes”, dijo Alfredo. Pero además, contó que a su hija la operaron de un tumor “y al salir se impregnó la habitación de olor a rosas. Yo a veces cuando voy a El Algarrobal y me despido de otras personas sentimos como una ola de perfume. Uso “rosa mística” les digo”, cuenta.

Edith Castro y una familia “consagrada”
Hace 4 años comenzó a rezarle a María de la Rosa Mística tras una visita a otra advocación mariana: San Nicolás. Primero por su hija y después por su marido. Natalia tenía convulsiones desde el nacimiento y por eso se medicaba diariamente, hasta que un neumólogo le diagnosticó epilepsia. “Vivía en el aislamiento por temor a los ataques. Por 20 años se medicó con 3 dosis de drogas al día. Cuando vio a la virgen se le abrazó y dijo que si quería que ella siguiera en este mundo que la salvara”, contó Edith con los ojos llenos de lágrimas. “Al día siguiente ella me dijo ‘Mirá, mamá, tomá las drogas, no las tomo más’, y así fue. Sólo un Tafirol de vez en cuando, por algún dolor de cabeza. Ella se consagró”, dice Edith.

También el marido de Edith fue testigo de lo que llaman milagro. Le habían diagnosticado cáncer de próstata a fines de octubre del 2011. “No podía ni caminar de cómo tenía. Primero pensamos que era una infección pero el urólogo le dijo que era peor. Le dieron ahí nomás cita para extraerle los testículos. El turno era el 3 de noviembre. Yo viajé a Mendoza el 27 de octubre y pedí por él. El 1 de noviembre lo llevo al médico para el electro y los estudios previos y el doctor me dijo “ojo, sorpresa”. Yo me largué a llorar, ya no sabía qué más me podían decir.  Me dice que no tiene nada. No lo podía creer, si estaba casi postrado, pegándole a las paredes de la bronca y el dolor. Yo le había puesto el manto, ahí abajo, para protección ante la operación”, reveló.

“El otro caso es el de mi nietito. Primero que Manuel me dijo una vez que vino a comer acá que yo iba a ser abuela. Y nadie había dicho nada. Preguntando a mis hijos me entero que sí. Por eso Jeremías es ahijado de Manuel. Hoy tiene 7 meses pero en agosto pasado estuvo muy mal, con neumonía fulminante. Los médicos lo entubaron y no me daban expectativas. Pero con oración y el agua bendita mejoró”, aseguró la devota mujer en frente de toda su familia que asintió a cada palabra.

Edith lleva “puerta a puerta” contingentes de sanjuaninos al santuario de El Algarrobal en Mendoza donde dicen que se aparece la Rosa Mística. En diciembre fueron 128 personas. “Es algo especial, de 15 a 16 horas hay gracias especiales a quien pide de corazón”. Hasta cumpleaños celebraron en el paraje de dos personas que cumplen años un día 27. Al revelar las fotos notaron que la vela de la improvisada torta tenía la forma de una estatuilla.

Otras Noticias