Día de la Lealtad

La historia secreta del primer peronista de San Juan: un gremialista ferroviario amigo de Evita

Ramón Washington Tejada fue el presidente de la Federación Obrera Sanjuanina, formó parte de la formación del partido laborista, llegó a ser diputado nacional y trabajó codo a codo con la líder espiritual del movimiento. Quién es este hombre al que le pegaba diariamente el diario Tribuna.
sábado, 16 de octubre de 2021 · 20:58

FUENTES DE LA NOTA

-Espejo, Cristian, El surgimiento del peronismo en San Juan 1943/1946. FFHA- UNSJ

-Espejo Cristian, Las concertaciones políticas durante el primer gobierno peronista en San Juan.1946/1947 FFHA UNSJ

 

Una gran movilización obrera y sindical en la Plaza de Mayo de Buenos Aires exigiendo la liberación de Juan Domingo Perón. La masividad del pedido popular marcó a la constitución de la clase obrera como sujeto protagónico en la historia y también definió el 17 de octubre como el Día de la Lealtad, la fecha más importante dentro de la agenda peronista. En San Juan hubo un hombre que se destacó, que generó vínculos con Perón gracias a su labor como gremialista, que llegó a obtener una banca en el Congreso y a trabajar codo a codo con Evita. Ese hombre, sobre el que poco se sabe, se llamó Ramón Washington Tejada y fue el primer peronista de San Juan.

Tejada nació en Mendoza, pero era sanjuanino por adopción. Trabajó en San Juan, se casó con una sanjuanina y tuvo tres hijas. Fue secretario general del sindicato de los trabajadores ferroviarios. Simpatizó con el socialismo y armó una especie de escuela de formación, en la que se juntaban a leer y a debatir. No alcanzó a terminar sus estudios, pero leía muchísimo. Su esposa le contó a la historiadora Cristian Espejo que todo lo que le sobraba del sueldo lo gastaba en libros. Espejo visitó la biblioteca de Ramón, donde encontró hasta libros de Platón con anotaciones.

En 1943 Tejada era el presidente de la Federación Obrera Sanjuanina, una agrupación que reunía a los principales sindicatos de la provincia. Era líder nato, referente de una organización similar a lo que luego sería la CGT. Tejada se ganó su lugar gracias a su formación, su trabajo constante y la importancia del gremio que encabezaba.

Entre el ‘43 y el ‘45 Perón ganó muchísimo poder. Fue secretario de Trabajo, ministro de Guerra y vicepresidente, generando poder y contacto con los obreros y con las fuerzas armadas, que tenían el poder. Fue durante su labor en la Secretaría de Trabajo cuando se conoció con Tejada. Como delegado del área de gobierno en San Juan fue designado Ruperto Godoy, quien años más tarde se convirtió en gobernador de la provincia.

La primera visita de Perón a San Juan es de la que menos se sabe, pero fue clave para aceitar la relación de Tejada con quien se convertiría posteriormente en presidente y conductor de un movimiento político que marcó la historia argentina. Perón vino a la provincia el 9 de septiembre de 1945, meses después del terremoto, para anunciar la reconstrucción.

La oposición en un primer momento se vio polarizada entre el PDN y el cantonismo y así lo expresa el mayor órgano de difusión de los conservadores: el diario Tribuna. 

Se hizo un gran acto en el estadio Cantoni, organizado por Federico Cantoni. Tejada se compró un traje para recibir a Perón en San Juan. En el acto, estaba previsto que hablaran el teniente Yáñez, representante de la Junta Renovadora, Tejada, Cantoni y Perón.

En la previa, Cantoni había reunido a sus militantes, quienes iban con carteles y listos para silbar a todos menos a su líder. Por los fuertes silbidos del público, Tejada y Yáñez no pudieron dirigirse al público frente a su conductor. Aseguran que ese día Perón rompió con Cantoni. Al salir del Estadio, se dirigió a Cantoni y le dijo: “Los ambiciosos de hoy se van a ir a comer al estercolero de sus ambiciones”.

El diario Tribuna, de corte conservador, le dedicó apenas media página a la visita del vicepresidente y no ocupó ningún lugar en la tapa. Los medios locales nunca trataron bien Tejada. Sus orígenes obreros, su ideología y su forma de hacer política eran el blanco del diario Tribuna. El periodista Jorge Luis Bates en su columna clásica de política escribió sobre Tejada:

“Parece que a Ramón no va a servirle

La precipitación con que anduviera

Y que no va a faltarle quien le birle

El lugar que eligiera

En su sueño de gloria y paranoico afán:

Vincular su apellido a nuestra “Historia

De los gobernadores de San Juan”

Desde septiembre del ’44 al 24 de febrero del ’45 poco se sabe de la relación de Perón con Tejada. El 24 de ese mes hay un telegrama mediante el cual Perón informa que con Cantoni se había equivocado. Su esposa Amelia recordó que Ramón decía sobre Perón: “Este es un militar diferente, este hombre nos entiende”.

El 12 de octubre de 1945 el presidente Edelmiro Farrell ordenó la detención del entonces vicepresidente Perón y la policía fue a buscarlo a su departamento de la calle Posadas, desde donde fue trasladado detenido a la cañonera Independencia, la que a su vez lo llevó a la Isla Martín García. En la noche del miércoles 16 se reunió el Comité Confederal de la Confederación General del Trabajo y luego de un largo debate se decidió declarar una huelga para el 18. El motivo del paro se expresó en una serie de puntos que incluía el llamado a elecciones, el mantenimiento de las conquistas obreras, la libertad de los presos políticos, pero no mencionaban a Perón.

En la madrugada del día 17 comenzó una movilización de los trabajadores de La Boca, Barracas, Parque Patricios y de los barrios populares del oeste de Capital Federal, así como de las zonas industriales de sus alrededores. Fue muy importante el número de trabajadores que salió de la zona de Berisso, en las afueras de la ciudad de La Plata, donde había importantes frigoríficos, en la que estuvo muy activo a favor de la movilización el dirigente gremial Cipriano Reyes. El sanjuanino Tejada estuvo ese 17 de octubre en la Plaza de Mayo apoyando a su conductor.

Tras la masividad del reclamo popular, se convocaron a elecciones, programadas para febrero de 1946. En ese contexto se creó el partido Laborista. En San Juan el gremialista ferroviario fue una pieza fundamental en el armado partidario. Su firma aparece en todas las actas que aún se conservan de la época. Fue candidato a diputado nacional y resultó electo en las elecciones.

La campaña fue hecha literalmente con “cal” en San Juan. No había financiamiento y los peronistas pintaban paredes con pintura blanca que se hacía con cal.

Tejada se mudó con toda su familia a Buenos Aires, donde trabajó codo a codo con Evita. Recién volvió a San Juan cuando falleció el gobernador Godoy, con quien no mantenía una buena relación. Ramón se encargaba hasta de trasladar mujeres a la fundación de Evita. Cuando se refería a ella, le decía “la señora”.

Tejada fue diputado nacional dos veces. Se quedó en San Juan y viajaba a Buenos Aires en forma constante. No hay demasiados datos sobre esos últimos años en los cuales ejerció la diputación. Lo que sí sabe, que fue recordado con mucho dolor por sus familiares, fue que Tejada fue encarcelado y torturado cuando Aramburu tomó el poder y persiguió al peronismo.

No volvió a ejercer cargos. Pero siempre hizo y recordó con mucha nostalgia a Perón y sus años acompañando el movimiento de su conductor. Murió en 1974, rodeado de sus afectos. Cuarenta y siete años después, hoy se puede afirmar con evidencia que el “Mechudo” Tejada fue el primer peronista de San Juan.

Comentarios