PERONISMO

Caucete: Rosas sutura las internas en tiempo de descuento

Desde los ‘highlander’ hasta la oposición figuran en la agenda de la intendenta, que estuvo dos meses ausente por licencia médica.
domingo, 2 de agosto de 2020 · 09:18

Por Daniel Tejada
Canal 13 San Juan

Cuando Romina Rosas regresó a su despacho de intendenta el lunes 6 de julio después de un par de meses de ausencia por problemas de salud, se encontró con varias prioridades pendientes. A la cabeza, las cuestiones inherentes a la gestión municipal que demandaban una puesta al día. Pero inmediatamente después tuvo que empezar a atender la madeja política caucetera, que requiere especial cuidado considerando los antecedentes del explosivo departamento.

Fueron alrededor de dos meses de licencia, durante los cuales Rosas tuvo que apartarse de la función mientras cursaba la “hiperemesis gravídica”, una rara afección de mujeres embarazadas. Afortunadamente pudo superar el cuadro y reintegrarse el lunes 6 de julio. Víctima de una serie de especulaciones que se echaron a rodar en su municipio y de una verdadera campaña en redes sociales, la jefa comunal tuvo que demostrar que se encontraba en plenitud para retomar el poder.

Contó para ello con un fuerte respaldo del gobernador Sergio Uñac, quien la recibió en la Sala Camus a solas el martes 7 de julio, apenas un día después de su regreso a Caucete. La foto difundida en las redes oficiales incluyó un mensaje implícito para disipar las fantasías acerca de una nueva convocatoria a elecciones, por incapacidad sobreviniente. En el entorno de la intendenta atribuyeron el revuelo político precisamente a que algunos intentaron posicionarse, pensando que ella no volvería al palacio municipal. Desmontar las operaciones requirió delicadeza.

Los cálculos se montaron en el artículo 103 de la Carta Orgánica de Caucete, donde se establece el procedimiento a seguir en caso de acefalía. La norma dice que en caso de renuncia, muerte, incapacidad o destitución del intendente, el cargo será ejercido interinamente por el presidente del Concejo Deliberante, quien dentro del término de diez (10) días hábiles de asumido el interinato convocará a elecciones para reemplazarlo, siempre que faltaren dos (2) años o más para completar el periodo de su mandato. Si Rosas hubiera encuadrado en alguna de las hipótesis de incapacidad, debido a lo reciente de su asunción, efectivamente correspondía llamar a las urnas nuevamente. Pero no.

La junta departamental del PJ quedó conformada en una proporción de 70 – 30, con mayoría para el uñaquismo (donde está inscripta Rosas) y con minoría para el giojismo. La intendenta debió acercar posiciones con ese sector disidente y, según confesó una fuente muy cercana a ella, no habría mayores inconvenientes para convivir. Eso dependerá, en todo caso, de la decisión que se tome en la conducción provincial. En lo municipal no se percibe gran virulencia, al menos por el momento.

“El giojismo va a formar parte de la lista nuestra. Será una charla que nos tendremos que dar. Generar el consenso necesario. No es tiempo de rivalidades políticas”, dijo una alta fuente muy cercana a la intendenta.

Pero hay otros grandes referentes del peronismo que también están dentro de lo que podría considerarse uñaquismo. Son los que, jocosamente, denominan como “los Highlander” de Caucete, en referencia al personaje cinematográfico encarnado por Christopher Lambert en 1986.  El concepto de vida eterna aplica, en esta oportunidad, a la permanencia política que tienen los aludidos. Aunque no les alcance para ganar elecciones, siguen siendo representativos de sus respectivas porciones. En conjunto, todo eso es el PJ. Por eso cualquier construcción debe tenerlos insertos. O, caso contrario, pagar el costo de encontrárselos en frente.

Entre otros figura aquí el ex intendente Juan Elizondo, otrora distanciado de Rosas. El viernes una fuente muy cercana a la jefa comunal aseguró que “con Juan está todo excelente” y que el dirigente solo ha hecho “consultas por compañeros” que integran su tropa, para darles cobijo en la estructura de gobierno.

Con Daniel Rojas, el gaucho que hasta el año pasado administró el Paraje Vallecito, también tienen charla pendiente. Ya acordaron que se reunirán para conversar la semana entrante. Los diálogos políticos de este calibre empezaron a formar parte cotidiana de la agenda de la intendenta, a la par de la gestión institucional. Descuidar las relaciones con los compañeros podría acarrear consecuencias desagradables. Hay antecedentes sobrados de internas que terminaron deteriorando imágenes y los cauceteros no perdonan: así terminaron perdiendo elecciones Emilio Mendoza, Elizondo y, fuera del justicialismo, también Julián Gil.

Con “El Emilio” la intendenta todavía no se ha encontrado, pero tienen “un par de cuestiones pendientes”. Ella está dispuesta al reencuentro. Solo está aguardando que el caudillo del Este pueda retomar su vida pública, muy limitado por el contexto de pandemia. El histórico dirigente peronista integra el grupo de riesgo frente al Covid-19, de manera que es entendible su aislamiento.

La madeja política que Rosas tiene que desenredar incluye también –créase o no- a su antecesor. Gil todavía tiene seguidores fervorosos en redes y a ese espacio ella atribuye las operaciones que sembraron incertidumbre acerca de las razones de su licencia. Peor aún fueron los rumores que especulaban con la acefalía permanente. De esa hipótesis se desprendía la posibilidad figurada de que habría un nuevo llamado a elecciones.

Como establece la Carta Orgánica, durante la ausencia de Rosas estuvo al frente del municipio el presidente del Concejo Deliberante, José Luis Escobar. Es un alfil de la dirigente, con quien ella estuvo permanentemente en contacto durante sus días de internación, incluso compartiendo la toma de decisiones. Sin embargo, el fantasma de que ella no pudiera volver alimentó las apetencias. Todos sabían que el concejal era una circunstancia. Esto generó cierta sensación de que no había conducción política.

Curiosamente, la oposición que tiene representación en el Concejo Deliberante se ha mostrado muy colaboradora con la intendenta. La UCR, que en Caucete es proporcionalmente mucho más fuerte que a nivel provincial, asistió a la convocatoria del Acuerdo San Juan en el departamento. No fue lo que ocurrió con el resto de los partidos invitados. Rosas atribuye la relación cordial a que convivió con los radicales muy bien cuando le tocó a ella ocupar una banca, durante la gestión de Gil.

A punto de cumplir los primeros 30 días desde que retomó la gestión, Rosas transita su quinto mes de embarazo y ya sabe que espera a otra nena, la segunda hija de la intendenta. La salud ya no es inconveniente pero allá por noviembre a más tardar la jefa comunal deberá volver a tomar licencia, esta vez por el nacimiento. Atraviesa entonces un intervalo crucial para dejar encaminado el municipio desde lo administrativo hasta lo político. Por eso son y serán días de trabajo a destajo.

El acompañamiento de Uñac será clave y explícito. El martes 30 de junio, en Paren las Rotativas (martes a las 22 por Canal 13 San Juan TV), el gobernador dijo: “Lo mismo que pasó en Chimbas con su transformación, con nuestro aporte y un buen trabajo del intendente, tiene que pasar en Caucete”. Fue una definición de dos en uno. Por un lado, el reconocimiento de la preferencia por Chimbas en su primera gestión, partiendo del atraso histórico que soportaba el municipio. Y en segundo lugar, la confesión de que Caucete tiene una postergación ostensible que debe ser revertida.

Lo que viene para el departamento del Este es la construcción de 470 viviendas con una inversión que ronda los 1.500 millones de pesos, la readjudicación de las cloacas para terminar de una vez por todas con el padecimiento de los vecinos que deben convivir con las aguas servidas, y la recuperación del abastecimiento de agua potable.

Pero de Rosas se espera un poco más que una gestión ordenada. Un alto dirigente que conversa a diario con el gobernador, dijo en off the record que la intendenta debe ponerse a la cabeza no solo de su distrito sino que debe convocar a sus pares vecinos para conformar un polo productivo, comercial, sanitario, educativo, cuyo epicentro sea Caucete. Están pensando en un radio que involucre a San Martín, Angaco, 9 de Julio y 25 de Mayo, todos amalgamados como región. Para ello, claramente, habrá que convencer a los colegas. Y habrá que derribar las barreras de género que todavía pesan a la hora de conducir.

Comentarios