Exclusivo

La primera buena noticia del año para el túnel de Agua Negra

El ministro de Infraestructura local se reunió con funcionarios macristas para destrabar el proyecto. ¿Qué se acordó?
jueves, 15 de agosto de 2019 · 11:06

Hace alrededor de un año que el proyecto del túnel de Agua Negra está parado, atravesando un clima de incertidumbre por la falta de apoyo nacional en Chile y Argentina. Pero ahora  se dio un avance que genera grandes expectativas en el futuro de la obra binacional. Es porque el ministro de Infraestructura local, Julio Ortíz Andino, logró el compromiso de funcionarios del Ministerio de Transporte de la Nación que participan en el ente que  entiende en el proyecto binacional, EBITAN, para avanzar en la licitación. Acordaron desarrolllar una propuesta conjunta ante Chile y convocar a la reunión de EBITAN para septiembre. El funcionario uñaquista dijo que ratificaron que “les interesa llevar adelante esta obra”.

Estos anuncios son como un bálsamo al proyecto cuya ejecución se viene poniendo en duda, sobre todo desde que asumió Sebastián Piñera en Chile el año pasado, y que no ha tenido la atención y respaldo que se esperaba tampoco por parte de la gestión macrista. Justo el parate se dio este año, cuando se esperaba abrir la licitación que ya tiene financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 1.500 millones de dólares. Pero en los últimos meses se escucharon objeciones técnicas por parte del Ministerio de Obras chileno y tampoco hubo el respaldo deseado por parte de la gestión de Mauricio Macri, que incluso recientemente anunció inversiones en el paso internacional por Mendoza, y viene posponiendo la reunión de EBITAN que le corresponde convocar a Argentina, es decir, a Guillermo Dietrich de Transporte.

Contrainforme

En la reunión con José Luis Lodeiro, que actualmente preside EBITAN, y Ezequiel Zielonka, el sanjuanino presentó una abultada respuesta al informe que preparó el Gobierno Nacional de Chile, cuestionando la obra, por ejemplo, en lo que hace a fallas geológicas que, según ellos, no fueron tenidas en cuenta y aumentarían notablemente el costo de los trabajos.  El Gobierno presentó un contrainforme, con una parte técnica que fue hecha por consultoras especializadas y una parte institucional que fue elaborada por el Gobierno local. 

Ortíz Andino expuso estos contenidos y, según él, el resultado fue bueno: “estuvieron de acuerdo con la mayoría de las cosas, lo van a charlar con el ministro Dietrich y vamos a elaborar una estrategia conjunta para convocar a una reunión de EBITAN durante septiembre”. Esta fecha cercana sorprendió al ministro, según dijo, y le pareció “muy bien”.    

 

El alcalde chileno de Coquimbo, Marcelo Pereira Peralta, estuvo esta semana en San Juan y se quejó de "falta de apoyo político" de su gobierno para Agua Negra. 

 

"Ellos están bastante de acuerdo con lo que han visto en nuestro informe, van a analizarlo en particular, porque son muchos puntos, y después van a convocar a los chilenos”, dijo el funcionario uñaquista. Este dato no es menor, porque implica que se echan por tierra, ya no desde San Juan sino desde Argentina, los fundamentos técnicos que esgrime Chile para no avanzar en la licitación.

Riesgos y cambio de estrategia

“Por supuesto que hay algunos temas de riesgo, ellos (los funcionarios macristas) tenían una posición tomada de tratar de tener lo más acotado posible esos riesgos, que tiene que ver con la estrategia de cómo se planteen los distintos procesos licitatorios, que es probable que vamos a algo que pase por ahí, pero siempre hablando de la obra del túnel donde hoy está y del túnel tal cual está, pero encarándolo a lo mejor de una manera distinta, con el afán de que salga”, explicó Ortíz Andino. Este punto conciliado también es estratégico porque San Juan quiere dejar en claro que el túnel debe hacerse en donde siempre se proyectó, en Iglesia, en clara respuesta a una posibilidad que habría planteado el Gobierno chileno de reubicar la obra en otro paso binacional de la provincia (como el de Calingasta).

Así, el ministro reveló que estudian una nueva estrategia para la licitación. Pero no quiso ahondar en detalles de qué se cambiará: “eso lo estamos analizando”, dijo, y sólo dijo que tiene que ver con “aspectos de la estrategia de la metodología constructiva, que no tiene que ver con los costos sino con minimizar los riesgos que puedan haber en una obra subterránea”.

En este marco, ahora se espera que el macrismo cumpla con el compromiso y que luego los chilenos accedan a continuar con este proceso que lleva décadas de estudios y gestiones políticas. Todo, en medio de una delicada situación política, social y económica de Argentina. Será un largo mes de espera. 

       

Comentarios