ELECCIONES 2015

Bomba: los contactos del candidato PRO para irse al basualdismo

El candidato a gobernador del PRO intensificó su vínculo político con el senador y candidato a gobernador por Compromiso con San Juan. ¿Pase en puerta o simple diálogo entre dirigentes? Por Daniel Tejada
sábado, 17 de octubre de 2015 · 12:19
La foto de campaña que dejó el pasado jueves el PRO, con Mauricio Macri en San Juan flanqueado por Eduardo Cáceres y Martín Turcumán, difícilmente dejara entrever el tic-tac de una bomba política que podría sacudir el tablero en pocos días más.
Y vale el potencial más por una cuestión de plazos que de concreciones. El cuándo aparece como la incógnita, a esta altura del calendario y con las elecciones encima. ¿De qué se trata? De un acercamiento explícito entre el candidato a gobernador del macrismo con uno de sus rivales del 25 de octubre, el senador Roberto Basualdo. Un acuerdo inocultable a punto tal que fuentes de ambos sectores lo confirmaron abiertamente a Tiempo de San Juan.
Por supuesto, todos pidieron reserva de fuente, debido a la sensibilidad de la noticia. Pero coincidieron en el mismo relato. El padre de Turcumán es amigo de Basualdo "desde siempre” y a menudo comparten reuniones informales. Por esa vía se intensificó el vínculo y surgió la propuesta de llevarse al candidato a gobernador del macrismo al staff de colaboradores del senador en el Congreso Nacional.
Más temprano que tarde, el anuncio se hará públicamente. El plazo mínimo está determinado por el domingo 25 de octubre. Después comenzará la cuenta regresiva.
La noticia se filtró hace una semana en las filas del PRO y generó malestar, por la lectura que podría proyectarse hacia afuera: un virtual pase político, nada menos que de quien encabeza las listas en la provincia. Se suma el antecedente de una serie de roces que supieron disimular más o menos Turcumán y Cáceres en el transcurso de la campaña. Evitaron que trascendieran la intimidad del partido, hasta ahora.
El 14 de octubre, Radio La Red hizo mención del conflicto interno y lo atribuyó a que la pauta publicitaria de campaña sólo habla de Macri presidente y Cáceres intendente, obviando la aparición de Turcumán y el resto de los candidatos del PRO, como Gimena Martinazzo en Rawson, por citar un ejemplo.
Visto el antecedente, el novel dirigente y presidente de la Fundación Pensar en San Juan tendría razones para pegar el portazo. Por el momento, supo mantener las formas y la imagen del pasado jueves durante la visita de Macri. No transmitió tensión en absoluto.
En el seno del basualdismo el asunto ya se manejaba con anterioridad, según reveló otra fuente. Incluso generó desconcierto entre los dirigentes más cercanos al senador, de buena memoria, que aún recordaban alguna frase chicanera de Turcumán en ocasión de las legislativas de 2013, cuando habría dicho algo así como "le hicimos ganar una banca a Roberto”, en alusión a la diputación nacional de Cáceres. No cayó bien en aquel entonces. Pero el tiempo pasó y sanó las heridas.
Al contrario de la interpretación macrista de una eventual defección, en el basualdismo apuntan a explicar el vínculo como un gesto del líder de Producción y Trabajo hacia el Jefe de Gobierno Porteño, en el afán de acercar posiciones políticas. El tiempo dirá el efecto real que tenga el movimiento.
Sin embargo, la intervención de Basualdo en la interna macrista a favor de Turcumán ya es interpretada dentro del partido amarillo como una intromisión con dedicatoria a Cáceres y con sabor a revancha, luego de las idas y vueltas de una larga negociación política que terminó en el archivo.
Basualdo ha tenido vaivenes en su relación con el macrismo. Su muñeca logró conformar el frente electoral más votado en las primarias de 2013, con cinco fórmulas en competencia. De ese armado surgió la banca nacional de Cáceres, su virtual trampolín a la conducción del PRO en San Juan.
Pero la relación se enfrió luego de que el basualdismo mostró afecto por Sergio Massa. En un empecinamiento purista, el PRO le dio un ultimátum a Basualdo: apoyar a Macri con exclusividad u olvidarse de cualquier posibilidad de acuerdo electoral en 2015. Fue la consigna del armador porteño Emilio Monzó, seguida al pie de la letra por Cáceres, mientras en otras provincias se cerraban acuerdos más amplios. El ejemplo mendocino alcanza para entender el contraste. Allá no tuvieron problemas en confluir todos detrás de la figura del radical Alfredo Cornejo, massistas y macristas sin distinción.
El resultado en San Juan ya es historia conocida. El partido amarillo quedó tercero en las primarias del 9 de agosto, tanto para presidente como para gobernador e intendencias.
El rigor de los números avivó el diálogo político nuevamente de cara a las elecciones generales del 25 de octubre, pero se terminó frustrando sobre la hora, y el PRO volvió a quedar enfrentado con Basualdo y sus candidatos. El ejemplo más urticante tal vez sea el de Capital, distrito donde Cáceres embaló con expectativa pero cayó al cuarto puesto en las PASO, mientras que Rodolfo Colombo, atado a Massa y Basualdo, quedó segundo y en condiciones de polarizar con el oficialista Franco Aranda. El último sondeo de intención de voto, publicado en esta edición, ratifica esa tabla de posiciones.
Capítulo aparte vendrá después del 25 de octubre en el PRO, donde la conducción de Cáceres deberá asumir la responsabilidad del resultado. "Yo no tuve nada que ver en el armado”, aclaró por las dudas el desplazado Hugo Ramírez, en entrevista en Banda Ancha. El acuerdo tácito es no hacer ruido hasta las elecciones. Después podría abrirse la Caja de Pandora.

Datos

La interna entre Cáceres y Turcumán se habría originado en la desigual aparición de ambos en los avisos de campaña.

Basualdo es amigo de la familia de Turcumán hace años y así surgió el acercamiento político con el candidato macrista.


Comentarios