Curiosidades giojistas

La saludable vida del gobernador vegetariano

Gioja eligió desde hace un año y medio evitar comer carnes rojas. Toda la intimidad de la saludable costumbre del gobernador, quien prefiere el asado de verduras antes que el costillar.
lunes, 30 de enero de 2012 · 09:39

Por Miriam Walter
mwalter@tiempodesanjuan.com

Dice que está más flaco, que se siente mucho mejor y que no se muere por un asado. José Luis Gioja explica casi como una cuestión de Estado que hace año y medio trata de no comer más carnes rojas y que eso es muy bueno para su salud.

“Asado  generalmente no como, sino ensaladas. Antes sí comía mucha carne, por ahí me como una empanada, pero prefiero legumbres, ensaladas y pescados”, contó a Tiempo de San Juan el mandatario.

La nueva forma de vida a la hora de comer se la inculcó al gobernador su hijo mayor, Gastón, quien ya venía incursionando con las preferencias vegetarianas.   “El Gastón también ha hecho esto, empezamos un poco juntos. Hace un año y medio ya que trato de no comer carne. Pero no soy extremista ni mucho menos, por ahí pruebo un buen guiso de lentejas con panceta y no la aparto, me la como, porque me gustan mucho las lentejas. Esto me ha pasado en el Cruce de los Andes, por ejemplo”, explicó Gioja, hablando de la travesía cordillerana, donde abundan el charqui y los guisos cargados.

Al gobernador en Casa de Gobierno ya le conocen las preferencias, por eso, además del yogur energético tempranero, cuando hay algún ágape o alguna cena o almuerzo, la gente de Protocolo observa que haya más verduras que otra cosa en el plato del gobernador, más allá de que los invitados a la comilona degusten excelentes cortes de punta de espalda o anchos costillares de ternerita. Cuando viaja afuera de la provincia y participa de una comida oficial, también hacen alguna diferencia con él: “Normalmente algunos ya saben y como las entradas son distintas, si hay carne de fondo repito la entrada”, contó. 

“Nunca comí mucha carne, pero ahora la evito. Antes comía dos veces por semana o tres, pero por ejemplo, si hay sopa de carne la como con gusto, yo en la cordillera a los guisos los como todos”, resaltó Gioja.

La elección del mandatario para su alimentación llama la atención a sus colaboradores más cercanos. Quizá porque con su imagen criolla remite a un hombre que disfruta de una buena y suculenta parrillada argenta. De hecho, hasta antes de su nueva forma de vida, no era raro verlo al gobernador picando después de alguna  inauguración empanaditas caseras, horneadas especialmente para él por alguna vecina agradecida. También a veces se lo escuchaba quejarse por alguna molestia estomacal, producto de sus improvisadas  giras gastronómicas.

“¿Porque no como carne?, la verdad que me siento mucho mejor sin comer carne, no es otra cosa, me siento mucho mejor del estómago, me siento totalmente mejor, de la acidez me he olvidado, bajé un poquito de peso y todo, 99 kilos pesaré ahora”, reveló Gioja.

Y agregó: “No tengo problemas de peso. Por ejemplo, no como pan tampoco, nunca comí mucho pan y eso es lo que me mantiene, pero soy de buen comer. Lo básico de todo esto de no comer carne es que te quita la ansiedad de comer, si vos comés mucha fruta, mucha verdura, mucho pescado, estás bien”.

No comer carnes rojas para Gioja ya es su forma de vida y nada extraño. “En realidad no es tan llamativo. Yo me acuerdo de mi vieja cuando éramos chicos que íbamos a la escuela y nos juntaba a todos. Nos daba de comer un bife con huevo frito o un bife con puré y ya medio que a la carne le agarré alguna idea. Siempre a mí me gustaron mucho más las pastas que la carne, eso no es una novedad. Siempre he preferido comer antes que un asado unos fideos”, confesó el gobernador.

“Los domingos como ensalada a montones, y pescado asado que es muy rico, y el asado de verdura es una exquisitez, con mucho aceite de oliva, todas las verduras se ponen a la parrilla y queda espectacular”, describió entusiasmado.

El gobernador contó que en su casa no le preparan platos especialmente para él, pero que hay una suerte de contagio de su nueva costumbre: también se está sumando su esposa Rosita. “Lo que se come en la casa se come, mi señora también empezó a comer menos carne, en menor medida. Los chicos, en cambio, comen carne todos, qué le vamos a hacer”, apuntó.

Para reforzar la alimentación cuidada y velar por su salud, el gobernador aseguró que trata de hacer ejercicio. “Ahora para el Cruce de los Andes estoy practicando a caballo y tengo que caminar, hacer bicicleta, pero tengo poco tiempo”, dijo. Y concluyó: “¿De salud? Estoy muy bien, eso que dicen del cáncer es una huevada. Hace más de 4 años, me sangraba un lunar, me lo operaron y dio maligno, pero no fue nada, estoy muy bien”.

Los verdes

Vegetarianos: son las personas que no comen carne, pescado, aves o productos que contienen este tipo de alimentos. Sus formas de alimentación pueden variar considerablemente.

Ovolactovegetarianos: se alimentan de cereales, verduras, frutas legumbres, semillas, nueces, productos lácteos y huevos pero excluyen carne y pescado.

Lactovegetarianos: excluyen los huevos así como la carne y el pescado.

Veganos: o vegetarianos estrictos, se alimentan similar a los lactovegetarianos excluyendo además los lácteos y otros productos de origen animal. Incluso, dentro de estos patrones hay variaciones considerables en los productos de origen animal que se evitan.

Macrobióticos: basan su dieta en las ideas desarrolladas por el filósofo japonés George Oshawa al añadir ingredientes de la filosofía zen-budista. La palabra proviene del griego y significa “larga vida”. Más que una dieta se trata de un estilo de vida o filosofía. Como dieta, muchas veces se incluye entre las vegetarianas y se basa principalmente en cereales, legumbres y vegetales.

Comentarios