el gabinete

En Agricultura, un gesto para Sergio Uñac

Allí fue designado un funcionario de Pocito, Andrés Díaz Cano. Se trata de una señal de alto contenido político. Por Sebastián Saharrea.
martes, 27 de diciembre de 2011 · 11:08
Por Sebastián Saharrea

Andrés Díaz Cano no es ingeniero agrónomo ni profesional relacionado con el campo. Es un licenciado en Ciencias Políticas que atravesó penurias personales para conseguir un posgrado en Granada, España, y abrirse paso con mucho esfuerzo. Esa comprensión general propia de su profesión lo lanzó a especializarse en el desarrollo, y el desarrollo lo dejó en la puerta del mundo agrícola. Hoy es el designado secretario de Agricultura de la provincia, un cargo en el que reemplazará a Marcelo Alós, el designado ministro de la producción en lugar de Raúl Bénítez.
Además de la ruta personal del futuro funcionario, hay importantes significados políticos en esta nueva designación. Ocurre que Andrés Díaz Cano fue hasta hace pocos días uno de los más importantes funcionarios del equipo de Sergio Uñac, ocupando la estratégica Agencia de Desarrollo municipal. Y su irrupción en un cargo jerarquizado a nivel provincial se lee como un crédito abierto del gobernador Gioja hacia su nuevo vicegobernador.
Se sabe de sobra que Gioja no es demasiado proclive a ceder espacios con facilidad. Y que busca tener relación directa con su equipo. Por eso resulta significativa la designación de Andrés Díaz Cano: se trata de un gesto de confianza para Sergio Uñac, además de una búsqueda de proyección para el vice en un terreno en que éste se mueve bien. También el nuevo funcionario fue un fiel intérprete de la gestión de Gioja.
Desde su cargo como intendente pocitano, Sergio Uñac ha desarrollado muy buenas migas con el sector productivo. No sólo el de Pocito, dominado generalmente por los chacareros, sino también con los del sur de Rawson y hasta con buena parte de la franja vitivinícola. De a poco, Sergio Uñac se fue convirtiendo en uno de los interlocutores del gobierno con el sector agrícola, paralelamente a lo que hacía el ministerio conducido por Benítez.
Incluso, desde esa posición de intendente de una zona casi exclusivamente productora  se propuso acercar a los hombres de campo al gobernador Gioja para plantear sus inquietudes.
En esa focalización de Sergio Uñac en el área productiva, Andrés Díaz Cano fue su piedra angular. Fue el nuevo secretario de Agricultura quien desarrolló la marca Pocito, un sello calidad al estilo de una denominación de origen. Y diseñó el plan de desarrollo departamental, un boceto sobre las especializaciones en materia de agro y sobre su convivencia con las zonas urbanas del departamento que sirve de brújula para proyectar el futuro de la región.
Contrató para eso a profesionales españoles que se instalaron en Pocito, escucharon a todos los sectores productivos y sociales y elaboraron un informe. Esos profesionales provienen de una fundación Andaluza instalada en Granada, España, que reúne a intendentes de todas partes del mundo para estudiar planes de desarrollo y que es donde Díaz Cano realizó su especialización.
En junio del año pasado, Díaz Cano fue el organizador de la primera misión de productores pocitanos a Andalucía para observar sobre el terreno cómo es el modelo de desarrollo agrícola de esa región española, una de las más competitivas del mundo. Viajaron productores olivícolas, tomateros, ajeros, entre otros rubros, y realizaron experiencias en el campo sobre modos de cultivo, de industrialización y de búsqueda de rentabilidad.
Este año, el mismo grupo viajó a California, donde recorrió el célebre Napa Valley, una de las regiones vitivinícolas más desarrolladas del mundo, donde se despliegan también otras clases de producción como el aceite de oliva. Ahora, Díaz Cano podrá recrear ese modelo de desarrollo en la actividad agrícola que implementó en Pocito junto al ex intendente Uñac, desde un cargo provincial.

Comentarios