investigación judicial

Traición y abuso de poder detrás de la causa contra el chofer narco de Salud Pública

El encargado de las movilidades del Hospital de Valle Fértil fue procesado por la Justicia Federal, aunque permanecerá en libertad hasta el inicio del juicio.
jueves, 14 de octubre de 2021 · 19:10

Después de quedar al descubierto en un operativo de drogas de Gendarmería, el jefe de las movilidades del Hospital Alejandro Albarracín de Valle Fértil fue procesado sin prisión preventiva por el juez Leopoldo Rago Gallo y detalles de la investigación que salieron a la luz dejaron en una posición incómoda al chofer de Salud Pública que fue suspendido del cargo. 

Es que Adrían Cortéz Soria habría aprovechado su puesto de jerarquía para traficar la cocaína que le encontraron en uno de los vehículos que comandaba. Así lo manifestó el otro implicado en la causa que cursa en el Juzgado Federal Nº 2 de San Juan, Lucas Bravo, quien respondía bajo las órdenes de Cortéz.

Justamente, Bravo, el empleado que conducía el utilitario que llevaba el paquete con droga, también quedó en libertad aunque el juez federal le dictó falta de mérito, ya que no encontró pruebas suficientes que lo vincularan de forma directa al delito que se investiga. Su testimonio fue clave para su desvinculación, puesto que aseguró que fue traicionado por su jefe que le había hecho creer que el paquete que transportaba en el asiento trasero del rodado era un carburador de moto. 

Según se desprende de la investigación judicial, a cuyos detalles accedió Tiempo de San Juan, el ahora procesado Cortéz asumió tener responsabilidad sobre el paquete que contenía 44 envoltorios con cocaína y que en total sumaban 32 gramos de la sustancia blanca. 

Bravo, quien al principio cayó en el despliegue de Gendarmería, contó que previamente su jefe le había pedido que le llevara de favor una encomienda al Gran San Juan para un primo que vivía en un domicilio de Villa Krause, en Rawson. Sostuvo que, una vez que le entregó el paquete, el familiar de su patrón, identificado como Alberto Cortéz, le dio otro paquete para que lo llevara al Valle. 

Seguidamente, Bravo le envió el siguiente mensaje de WhatsApp: "Ahí me dio un paquete para vos Adrián". A lo que su jefe le respondió: "Sí Lucas es un carburador de 110". 

Sin prestarle atención a la encomienda que llevaba al Valle, Bravo confesó que jamás se imaginó que el contenido que transportaba eran estupefacientes. Fue por ello que Rago Gallo concluyó: "A esta altura del proceso, lo suficientemente sólido y
verosímil, su descargo relativo a que el traslado del paquete fue un encargo de Cortéz, habiendo aceptado el causante sólo como un favor de un compañero a otro, no habiéndose logrado obtener indicios de un doloso conocimiento sobre la existencia de la
droga". 

A pesar de que Bravo dijo no saber qué trasladaba, la pericia a su teléfono celular lo podría contradecir. Es que una conversación de WhatsApp con otra persona lo complica. “Sigue tu jefe con el tráfico de la blanca en las ambulancias perro, el Walter me contó que el Ariel le llevó plata para allá y le trajo 1 paquete", le preguntó uno de sus contactos. 

Los otros empleados de Cortéz manifestaron que en otras oportunidades le hicieron el mismo favor, por lo que sostuvieron que cualquiera de ellos podría haber caído en la trampa, tal como lo hizo Bravo. Con esas testimoniales y las demás pruebas, el juez federal lo procesó. 

Bajo la figura de tenencia con fines de comercialización, Rago Gallo lo dejó a un paso del juicio. "Considerando probado con la provisoriedad requerida en esta etapa, su actuar doloso, quien a criterio de este Tribunal sabía que el paquete contenía 44 envoltorios cocaína y que los mismos eran de su propiedad, y con una clara intención de comercializarlos", indicó. 

Con un embargo de 200 mil pesos, el magistrado lo dejó en libertad.  

EL CASO

El último 19 de septiembre, personal de Gendarmería Nacional sorprendió a estos sujetos en la ruta en un control vehicular. La perra de la fuerza, 'Ofelia' hizo el control y en una zona se exaltó. Los efectivos requisaron y encontraron en el interior 44 dosis de cocaína (envueltos en papel glasé) dando un total de 32 gramos.

El Gobierno provincial apenas se enteró de lo ocurrido expresó que se tomaron las medidas administrativas correspondientes contra estos sujetos. Ahora su lugar en el Ministerio es un misterio, por esta falta grave podrían ser expulsados.

Comentarios