Crimen de Antonio Muñoz

Exclusivo: reveladores detalles de cómo asesinaron al jubilado de Pocito

Los investigadores cuentan con los primeros informes de la autopsia. Hasta el momento no hay detenidos ni pistas firmes sobre él o los homicidas.
martes, 4 de agosto de 2020 · 20:13

Todo indica que Antonio Muñoz fue asesinado con un duro y certero golpe en la frente. Este y otros detalles se conocieron tras la autopsia realizada al cadáver del jubilado de 70 años que este lunes al mediodía fue encontrado muerto en su casa de Villa Paolini, en Pocito, revelaron fuentes del caso. Los investigadores siguen reuniendo testimonios y pistas de posibles sospechosos, pero no tienen nada concreto, aseguraron.

Fuentes policiales y judiciales señalaron que se cuentan con los primeros informes sobre la autopsia realizada al cadáver de Antonio Muñoz en el Laboratorio de Investigaciones Forenses del Poder Judicial de San Juan. Un dato no menor es que los especialistas establecieron que el jubilado  fue asesinado en los últimos minutos del domingo o la primera hora del lunes, explicaron. Tal como adelantó Tiempo de San Juan, el jubilado estaba vestido y hasta tenía puesto sus zapatos, por eso daban por hecho que aún no se acostaba a dormir cuando fue atacado en su dormitorio.

Las primeras conclusiones que reveló el examen forense es que murió producto de un traumatismo encéfalo craneano, es decir por un golpe en la cabeza. No presentaba fractura, pero si una importante herida en el cabeza que le provocó una hemorragia y un daño cerebral que derivó en su muerte en cuestión de minutos. Esto es compatible con la lesión en la frente y parte de la nariz.

Por el tipo de lesión, queda claro que le pegaron con un elemento duro y pesado. Ese objeto sería el trozo de riel hallado con manchas de sangre en su dormitorio, cerca del cadáver. Eso objeto parece que alguna vez sirvió de yunque y el anciano lo utilizaba como soporte o traba en el piso para mantener entreabierta la puerta.

La hipótesis es que el atacante le pegó con ese pedazo de hierro en la cabeza o directamente se lo lanzó violentamente a la cara, eso explicaría la herida en la frente y la nariz. Se sospecha que el ataque fue sorpresivo. Allegados a la causa afirmaron que Muñoz no presentaba otras lesiones o heridas que hagan suponer que se defendió o peleó con él o los asesinos. Aunque había otra versión, no confirmada por este medio, que decía que tenía una pequeña herida en una mano y eso daba entender que se defendió.

Lo que no trascendió es si la víctima había bebido esa noche. Por hay versiones que al mediodía estuvo con compañía de amigos, pero se supo hasta qué hora estuvieron con él. O si alguien llegó más tarde. Todo esos datos los maneja la Policía, en especial el personal de Homicidios que trabajan con el juez Benedicto Correa para esclarecer el crimen.

En lo que coinciden todo es que, posiblemente, él o los atacantes conocían a Antonio Muñoz y que éste posiblemente los dejó pasar a su casa. Sucede que no detectaron rotura en la puerta o que la cerradura haya sido violentada. Siguen trabajando bajó la hipótesis que el móvil fue el robo. Porque si bien encontraron algo de dinero en la vivienda, nadie puede afirmar si el jubilado poseía más dinero y los ladrones se lo llevaron.

Comentarios