Preocupación por lo que dejó

La triste historia de un abuelo que murió solo y abandonado en Pocito

Los vecinos no lo veían hace días, cuando le tocaron la puerta lo encontraron muerto. "Ahora apareció gente a dejarse las cosas materiales, pero lo que era importante para el señor nadie lo quiere cuidar", dijo la mujer que lo encontró.
viernes, 10 de julio de 2020 · 07:04

La muerte es una parte natural del ciclo de la vida, pero cuando llega en soledad, parece ser más difícil y triste que en otras ocasiones. Quizás uno imagina morir rodeado de familiares o de alguien que lo acompañe en los últimos días, pero eso no siempre pasa. En la provincia hay varios casos de personas que tienen una vida solitaria y por ende un final cargado de la más absoluta ausencia. 

En Pocito se produjo nuevamente un hecho de estas características con la muerte de un anciano de 74 años que fue encontrado sin vida por unos vecinos. "Desde el viernes que no lo veíamos. Le golpeábamos fuerte la puerta y no atendía nadie, por eso nos empezamos a preocupar u decidimos llamar a la policía. Cuando ellos llegaron, nos enteramos que el señor estaba muerto", contó Micaela Zamora, vecina del fallecido, a este diario.

El anciano que pasó a mejor vida es Luis Fredes (74) y por lo que pudo conocer este diario, "no tenía a nadie en la vida, estaba solo con sus perros que eran su única compañía; y muchas veces no tenía ni siquiera que comer. De todas maneras era un señor muy bueno y cariñoso", sostuvo Zamora. 

El episodio sucedió el pasado viernes y tuvo que intervenir la policía de la provincia como habitualmente lo hace en estos casos con un estricto protocolo. Así fue que los uniformados llegaron a la vivienda ubicada en calle 6 y San Miguel y constataron con un médico la existencia del cadáver, para luego dar pie a las actuaciones con la Justicia.

"El problema que tenemos ahora es que este señor tenía tres perritos que quería mucho, también algunas cosas de valor pero ya hay personas interesadas en eso. Porque el hombre tenía algo de plata, unos muebles y un auto. Lo que nos molesta es que así como se interesan en dejarse las cosas del señor, podrían mostrar predisposición para cuidar a los animales que Luis tanto quería", contó su vecina y señaló que "esos animales desde el día que murió el señor no comían y la verdad es que nos haría falta que alguien nos ayude a adoptarlos". 

En cuanto a los familiares del hombre, los vecinos contaron que "no tenía familia y muchas veces no tenía ni siquiera que comer, por eso nosotros le dábamos comida", finalizó.

En cuanto al protocolo que ronda en estos casos, se establece lo siguiente: una vez determinado que el fallecido tuvo muerte natural, arranca la Justicia con otro mecanismo que tiene como protagonistas a los bienes. Si no hay parientes, los bienes van a parar al Estado. La única excepción es si el fallecido fue a un escribano y dejó firmada una disposición de última voluntad.
Antes de que el Estado se quede con los bienes, se realiza una búsqueda de herederos. Los forzosos son padres, hijos, nietos, cónyuge. Si no hay, se busca a los no forzosos (primos, sobrinos). La Policía interviene buscando a parientes, también se revisan las redes sociales. Una vez que se descarta la existencia de un pariente, el Estado se queda con los bienes.

Comentarios