quedaron impunes

Escalofriantes coincidencias del femicidio en el country porteño con un trágico caso sanjuanino

Un reconocido empresario argentino -con estrechos vínculos con el poder- asesinó a su esposa y después se quitó la vida, lo mismo que ocurrió en San Juan hace casi un año atrás en Trinidad.
miércoles, 14 de octubre de 2020 · 10:11

Después de que el empresario Jorge Neuss (73) asesinara a sangre fría a su esposa Silvia Saravia en el interior de su propiedad situada en el country donde vivían y luego de que el hombre de negocios con estrechos vínculos con el poder se quitara la vida, el femicidio que genera conmoción a nivel nacional ofrece escalofriantes coincidencias con uno que tuvo lugar en San Juan hace casi un año atrás, en Trinidad. 

El 13 de diciembre de 2019, el empresario de transporte Rogelio Schiaroli (71) tomó un arma de fuego y sin mediar palabra, directamente, ejecutó a su ex novia Fabiana Paola Agüero, quien había ido a buscar sus pertenencias al departamento que compartían tras tomar la decisión de terminar con la relación. La tragedia tuvo lugar en un domicilio situado en Av. Alem 644 Sur, en Capital. 

Según la investigación que implementó el Tercer Juzgado de Instrucción, el femicida de nacionalidad italiana planeó el ataque y ni siquiera le dio tiempo a su víctima a defenderse, pues el disparo fue por atrás y directamente en la cabeza. 

Fabiana Paola Agüero junto al femicida que se quitó la vida, Rogelio Schiaroli 

Por su parte, los médicos forenses que actuaron en el caso que sacude a Pilar confirmaron que el empresario Neuss asesinó a Saravia de un único tiro en la cabeza. A diferencia del caso sanjuanino, previamente al brutal desenlace, la pareja discutió, hubo un forcejeo -cuyos signos de defensa quedaron registrados en el cuerpo de la mujer- y hasta hubo un roce de bala en una mano del propio femicida. Finalmente, Neuss se mató. 

Del mismo modo en que ocurrió con el poderosos empresario, luego de cometer el brutal asesinato de Agüero, el sujeto de nacionalidad italiana que estaba radicado en la provincia intentó suicidarse pero el balazo que él mismo se propinó con el revólver calibre 22 no lo mató de inmediato y lo obligó agonizar durante dos días, hasta que la hora de su muerte le llegó. 

Ambos femicidas optaron por suicidarse antes que pagar la pena de prisión perpetua por asesinar a sus parejas, por lo que los trágicos episodios no contaron ni contarán con un responsable tras las rejas y la muerte de las víctimas fatales quedará impune por siempre. 

 

 

Comentarios