Sigue el escándanlo

Fotógrafo exhibicionista: un padre contó cómo sigue su hija y dijo que todavía hay secretos

El hombre reveló cómo habría sido el accionar del fotógrafo con una de las víctimas. Dijo que su hija está con tratamiento psicológico porque “hubo cosas que todavía no se anima a contar”.
lunes, 23 de septiembre de 2019 · 11:00

A casi un año de la denuncia contra el fotógrafo Pablo Golpe por un presunto delito sexual en perjuicio de estudiantes sanjuaninas de 11 y 12 años en un viaje de egresados, los padres temen que la causa quede en la nada. Por medio de sus abogados ya habían reclamado ante el juez Pablo Flores por el tiempo transcurrido y solicitaron que se expida sobre la situación procesal del acusado, que actualmente está libre.

En este sentido uno de los padres habló con Tiempo de San Juan y  dio a conocer los detalles nunca antes revelados, y dijo que “mi hija está con tratamiento psicológico, porque el fotógrafo se acercó y se le paró delante de ella en el asiento y algo pasó. Pero eso todavía no lo quiere contar. Sé que la tocó y la apoyó y que ella en cámara gesell dijo que apoyar es una cosa y rozar es otra, por eso creemos que no ha contado toda la verdad”  sostuvo el padre de una de las menores que rompió el silencio.

Además afirmó que “el tipo les sacaba fotos, les decía a ver la colita, ya son grandecitas, ya están para otra cosa y otras aberraciones que no pueden quedar en la nada, porque aquí hubo mucho encubrimiento, por parte de las maestras, las monjas y algunas niñas a las que lamentablemente amenazaron para que no cuenten nada” dijo.

El hecho fue denunciado en noviembre del año pasado y tiene como único acusado al fotógrafo Pablo Sebastián Golpe, que fue parte del contingente que acompañó a nenas de un colegio privado de la Capital sanjuanina en un viaje de egresados a Córdoba. Lo que afirmaron los padres de algunas de esas niñas es que, en medio del viaje y en horas de la madrugada, este hombre entró al baño del colectivo y orinó con la puerta abierta. Después salió con sus genitales a la vista y se paseó, mientras se tocaba su miembro, hasta casi la mitad del pasillo del ómnibus, según la denuncia.

Pablo Golpe fue detenido el 13 de noviembre pasado y posteriormente el juez Pablo Flores, del Segundo Juzgado de Instrucción, lo indagó por el presunto delito de exhibiciones obscenas. Esta calificación, que en su primera parte prevé multa, se agrava cuando las víctimas son menores y tiene pena de 6 meses a 4 años prisión. Pese a que en principio le negaron la excarcelación a Golpe, finalmente fue liberado el 15 de enero.

En lo formal, el juez Flores tiene 10 días para resolver si sobresee, dicta falta de mérito o procesa al acusado, pero esos plazos pueden alargarse. El problema es que la espera se prolongó demasiado y ya pasó casi un año, afirman los abogados de los padres de las víctimas. Eso generó malestar entre los papás y mamás de las estudiantes, que están preocupados porque temen que la causa prescriba.

 

Comentarios