informe

No aprenden más: sanjuaninos que chocaron, mataron y reincidieron

El sábado último, un conductor que es investigado por la Justicia Penal, involucrado con una muerte tras chocar, fue detenido en total estado de ebriedad mientras conducía su automóvil. Casos que se repiten en San Juan.
lunes, 2 de septiembre de 2019 · 15:29

El sábado último por la madrugada, un conductor imputado por homicidio culposo por protagonizar un siniestro vial mortal quedó detenido en un control policial por encontrarse en total estado de ebriedad, una situación que lamentablemente se repite pues quienes atropellan y matan al volante, con alcohol en sangre, recién sufren restricciones una vez que son juzgados. Mientras tanto, conducen libremente por las calles como cualquier otro. 

Si bien no embistió a ninguna persona ni chocó con otro vehículo, Mario Sánchez quedó demorado por la Policía por tener 1,46 por ciento de alcohol por litro de sangre, casi tres veces más de lo permitido, aunque después de la intervención de la Justicia de Faltas de San Juan quedó en libertad. 

El sujeto está siendo investigado por la Justicia Penal que lo procesó por homicidio culposo, después de estrellarse con su Volkswagen Bora en el Partidor San Emiliano el 15 de junio de 2018 y, como saldo fatal, falleciera su acompañante, Angélica Rojas, después de que el habitáculo estallara y la joven fuera consumida por las llamas, quedando atrapada en él. 

A pesar de que la jueza Silvina Rosso de Balanza lo procesara por tras considerarlo responsable de la muerte, hasta que Sánchez no llegue a juicio y haya una condena en su contra continuará manejando libremente, como ya ocurrió en casos similares. Es que esta no es la primera vez que un automovilista vinculado a una causa penal protagoniza un hecho similar, incluso no hay que ir demasiado tiempo atrás para recordar. 

La víctima fatal Angélica Rojas y el conductor ebrio Mario Sánchez.

Hace casi un mes, a principios de agosto, el hombre que atropelló y mató a una joven estando ebrio volvió a embestir a otra persona y se fugó. Se trata de Ricardo “Piri” Gómez que en 2005 mató a Romina Chirino cuando manejaba borracho una moto y en 2006 el juez correccional Enrique de la Torre lo condenó a tres años de prisión en suspenso y cinco de inhabilitación para conducir.

El pedido de justicia tras la muerte de Romina Chirino, atropellada por Ricardo Gómez.

Esta vez, Gómez impactó con su vehículo a un vecino de Media Agua y se escapó de la escena, mientras que el damnificado sufrió un severo politraumatismo con golpes complicados en la cabeza y cortes en la espalda y las piernas, aunque fuera de peligro. Luego el conductor prófugo se presentó en la Comisaría 6ta de Sarmiento, con el parabrisas de su vehículo destrozado por el impacto. Fue llevado a la Central de policía para realizarle el examen de dosaje pero quedó en libertad.

Según comentó el representante de 'Familias de dolor y esperanza', Guillermo Chirino, el 45 por ciento de los siniestros viales que tienen lugar en la provincia cuentan con conductores con alcohol en sangre. Respecto a la reincidencia que aquí se plantea, señaló: "Es algo que ocurre y es preocupante. En la próxima asamblea del 19 de septiembre con el Observatorio de Seguridad Vial lo vamos a plantear". 

En el último informe del Observatorio, sobre los primeros cuatro meses del 2019, hubo 28 víctimas fatales que representaron 0.78% de los incidentes totales, con una media de 7 incidentes por mes. Al igual que los acontecimientos trágicos destacados anteriormente, la franja horaria en que suceden los siniestros viales es desde las 5 hasta las 7 de la mañana, siendo los fines de semana los días con más muertes. 


 

   

Comentarios