Un milagro

La fiesta departamental que siempre termina en escándalo tuvo un final feliz

Se trata de la fiesta "El Cristo de la Quebrada", que se lleva a cabo en Los Berros, Sarmiento. Todos los años finaliza con grescas entre borrachos y varios detenidos.
viernes, 3 de mayo de 2019 · 22:35

Todos los primeros de mayo, para el Día del Trabajador, se realiza una reconocida fiesta en la Quebrada de la Flecha, en Los Berros, Sarmiento, llamada "El Cristo de la Quebrada".  Todos los años asisten una gran cantidad de personas de aquel departamento, de los colindantes y hasta de la provincia de Mendoza. La realiza la agrupación gaucha "Camperos del Oeste" para recaudar fondos para su propia institución.

El evento comienza sobre las 9 y finaliza a las 19. Son 10 horas en las que distintos grupos folklóricos y de destreza criolla se encargan de llevar adelante un gran espectáculo para todos los asistentes. Además, hay varios puestos de comidas y de bebidas alcohólicas.

Según fuentes del caso, la gente comienza a llegar sobre el horario del inicio de la fiesta y desde ese momento ya empiezan a consumir alcohol. Es decir, son 10 horas en las que, además del gran despliegue folklórico, se beben incontables cantidades de bebidas alcohólicas y, como consecuencia, varios hechos delictivos.

De hecho, en la fiesta del 2018, hubo varios detenidos y algunos ilícitos con una ferocidad inusitada. Entre varios hechos, se destacan al menos dos. Uno de ellos terminó hasta con agresión policial. Un hombre que obstruía la entrada al predio fue atrapado por la Policía luego de insultarlos y utilizar a un nene de 3 años como escudo para que no sea aprehendido.

El otro fue una pelea entre dos bandos que, como resultado, un hombre debiendo ser trasladado de inmediato hacia el hospital Rawson ya que presenta una fractura en su maxilar debido a un piedrazo que le dieron en la cara en una brutal pelea. Ese año (en 2018) hubo cinco detenidos y algunos heridos.

Afortunadamente, y para sorpresa de los efectivos de la subcomisaría Soria, encargada de la seguridad del lugar, este año terminó sin ninguna novedad. Según los uniformados, se realizó el primero de mayo, hubo una enorme cantidad de asistentes pero finalizó sin heridos, ni detenidos.

La sorpresa es aún más gratificante ya que, hasta el año pasado, las estadísticas expresaban que, en promedio, terminaban con seis detenidos. Este año, felizmente, terminó sin heridos y sin detenidos. "Esperemos que se siga replicando lo de este año en los años siguientes", sentenció un efectivo.

Comentarios