En la Sala I de tribunales

Juzgan a changarín acusado de violar a su hija y hacerle abortar

Hoy empieza el juicio. El hombre supuestamente sometió a la chica desde que esta tenía 11 años hasta que fue mayor de edad. Fue detenido en 2017 y afronta dos graves delitos.
martes, 21 de mayo de 2019 · 23:23

Tenía excusas para todo. Cuando ella era todavía una niña la manoseaba reiteradas veces y para justificarse decía que era la forma normal que un padre demostraba “su amor” por su hija. Al tiempo supuestamente empezó a violarla y para explicar lo inexplicable le confesaba sin descaro que “sabía que estaba mal”, pero que necesitaba ayuda y por eso debía dejarse ultrajar. Todo esto es lo que habría soportado una joven de Chimbas que fue víctima de los aberrantes abusos por parte de su padre durante 7 años y que en el medio del drama hasta la obligó a abortar el bebé que esperaba de un noviecito.

La dolorosa historia de esta joven va a ser removida y contada este miércoles en la Sala I de la Cámara Penal y Correccional, cuando el juez Juan Carlos Caballero Vidal (h) empiece a juzgar al changarín que está acusado de los delitos de abuso sexual con acceso carnal gravemente ultrajante seguido de aborto, según fuentes judiciales.

Los detalles son escabrosos, pero se puede decir que los ultrajes aparentemente comenzaron en 2008, en la época en que el acusado decidió irse a vivir con sus cuatro hijos a la casa de su madre. Entre esos chicos estaba una nena de 11 años, de quien se aprovechaba en los momentos en que su abuela salía para manosearla. Esos tocamientos se extendieron a la largo 3 años y él decía que era una demostración de amor.

Cumplido los 14 años, los abusos consistieron directamente en violaciones, dentro y fuera de la casa cada vez que la sacaba con la mentira de ir a pasear, revelaron. Fueron tantos los ultrajes que ella perdió la cuenta. Siempre bajo amenazas de golpearla o castigar a su hermanos. Ella había presenciado cómo torturaba a una de sus hermanas. Con el tiempo, y en medio de esos continuos sometimientos, la chica se puso de novia en la escuela y quedó embarazada. La abuela se enteró y también su padre que se puso furioso y llevó a la jovencita a una desconocida, quien le colocó inyectables y pastillas para provocarle el aborto del feto de 16 semanas de gestación. Eso fue en noviembre de 2015 y la adolescente acabó internada en un hospital como consecuencia de una hemorragia.

Los ultrajes siguieron hasta fines de 2016, pese a la resistencia de la chica. Para convencerla o doblegarla le decía que sabía que “estaba mal” y necesitaba “ayuda”, y que una forma de hacerlo era que se dejara someter. Ella consiguió frenar a su padre, pero los intentos por obligarla a tener sexo continuaron. En abril de 2017, el hombre se levantó de madrugada y se metió a la cama de la joven buscando abusar de ella otra vez. Esa fue la última. La chica dijo basta y lo denunció.

Comentarios