Procesamiento en el Primer Juzgado de Instrucción

Sacó $20.000 con el “Cuento del tío”, ahora está en el penal

El acusado es un ex convicto que supuestamente ofreció a otro una moto para la venta. A la hora de concretar el negocio, ese sujeto recibió la plata y se fugó. Un juez le dictó prisión preventiva.
martes, 14 de mayo de 2019 · 18:38

El juez Alberto Benito Ortiz procesó y mandó al penal a un ex convicto que hizo el “cuento del tío” a un joven, al que le sacó 20.000 pesos por la venta de una moto que no llegó a entregarle. La jugada se la hizo en la cara porque se juntaron para concretar el negocio y la víctima le entregó el dinero en la mano, pero resulta que, en un descuido, el supuesto delincuente se dio a la fuga con su cómplice.

El ahora procesado con prisión preventiva es Dante Maximiliano Parra (42), quien cumplió condena en el penal de Chimbas por delitos contra la propiedad y últimamente trabajaba grabando vidrios frente a la Planta de Verificación, en Concepción, Capital, informaron fuentes judiciales.

El que lo denunció es Nicolás Flores, un joven que en enero último se entusiasmó con comprar un auto o una moto y llegó hasta una agencia cerca de la Planta de Verificación de la Policía, en calle Salvador María del Carril, en Concepción. Ahí charló con unas personas y al salir del local se le acercó un hombre, al que identificó como el que graba vidrios en ese lugar y que se llama Dante Parra, según la causa judicial. Ese hombre le dijo a Flores que tenía una moto Yamaha YBR para vender y le dijo que pedía 25.000 pesos. Después le bajó el precio a 20.000 si era en un solo pago, según la denuncia. El supuesto vendedor tomó el número de celular de Flores y quedó en llamarla.

La tarde del 14 de enero último, supuestamente Parra llamó a Flores para cerrar el negocio y lo citó a las 20 en el cruce de Comandante Cabot y Urquiza, en Rawson, con la promesa de llevarle la moto Yamaha y la documentación. Por supuesto, pidió que llevara los 20.000 pesos en efectivo.  

Flores fue contento al encuentro en compañía de un amigo y se encontró con el supuesto vendedor, que estaba con otro sujeto, ambos en motos. Parra le exhibió toda la documentación de moto, pero a la vez le pidió el dinero. El muy inocente le dio los 20.000 y Parra los contó. Pero en el momento menos pensado, cuando Flores y su amigo se descuidaron, el otro sujeto y su cómplice subieron a sus motos y escaparon raudamente del lugar. La víctima y su amigo quedaron boquiabiertos y, cuando quisieron reaccionar, los otros ya habían desaparecido.

En la causa judicial investigada por el juez Alberto Benito Ortiz, del Primer Juzgado de Instrucción, tanto el damnificado como su amigo pudieron reconocer a Parra como el autor de la maniobra. Lo localizaron porque sabían que trabajaba grabando vidrios frente a la Planta de Verificación. El ex convicto negó haber hablado con el denunciante, como también poseer una moto. El juez, sin embargo, reunió pruebas y lo mandó al penal por el delito de estafa. Al cómplice no lo pudieron identificar.

Comentarios