Exclusivo

Cómo atraparon al femicida de Myriam Morales: el papel clave que jugó un perro

Estuvo 11 días prófugo, no lo atrapaban, de a poco se lo fue acorralando y no tuvo adonde escapar. Quiso suicidarse, pero no lo pudo lograr. El minuto a minuto de su detención.
martes, 26 de febrero de 2019 · 23:50

Policías de civil corriendo y armados, gritos, perros ladrando, vecinos atónitos de una situación que no se esperaban. Muchas personas gritando “¡por acá debe estar!”, es lo que ocurrió esta noche en Villa Krause, la zona donde Mariano Valdez decidió esconderse de la Policía, pero terminó siendo atrapado.

Valdez, el único apuntado por la policía por el femicidio a Myriam Morales fue aprehendido luego de estar 11 días prófugo y lo encontraron en una casa de la que no pudo escapar, un perro que no paraba de ladrar, lo delató y fue atrapado.

Eran las 19:30 y todo estaba tranquilo en la intersección de Devoto y Elizondo, un lavadero funcionando tranquilamente, un kiosquero vendiendo y los nenes jugando en la calle. Pero en un momento, el silencio se hizo, policías armados y de civil empezaron a correr por la calle, los patrulleros empezaron a llegar y acorralar la zona, y los gritos de los uniformados eran en todo momento.

Los testigos atónitos escuchaban por parte de los efectivos: “En alguna de estas casas debe estar, esta vestido con una remera celeste y con una gorra de Boca”, y fue el momento que el fuerte ladrido de un perro, raza bóxer, enfurecido y mirando a una casa de dos pisos delató a un hombre que se ocultó en esa propiedad.

La policía llegó al lugar y por la fuerza entró; en el interior se encontró al dueño de la casa que no entendía nada y todos rápidamente subieron a la planta alta -que está en construcción-. Ahí estaba Mariano Valdez, el único apuntado por el asesinato a Myriam Morales, con un puntazo en la altura del pecho, que según la fuente sería producto de un cuchillo tipo tramontina y no con un hierro como se dijo al principio.

El delincuente fue acorralado y rápidamente se llamó al 911. Tenía una herida cortante no tan profunda, pero según los vecinos estaba lleno de sangre. Fue enviado al Rawson y ahora está fuera de peligro, pero internado en observación.

Los vecinos de la zona comentaron a Tiempo de San Juan que se veían movimientos extraños los últimos días, autos sospechosos que estaban por horas parados por la zona: “Empecé a ver varios movimientos no habituales por aquí”, dijo un vecino que quiso preservar su identidad; pero todo indicaría que era la policía la que ya estaba investigando en el lugar.

La casa donde él estaba escondido todavía no se ha dado a conocer, pero esta propiedad donde intentó esconderse no tendría nada que ver con el lugar donde estuvo escondiéndose en estos 11 días.

Valdez ahora se encuentra en el nosocomio pero después será trasladado a la Central de Policía, para luego ser indagado por el juez del Cuarto Juzgado de Instrucción que lleva la causa.

Galería de fotos

Comentarios