Exclusivo

Crimen del empresario español: liberan a las 3 chicas detenidas, ¿el caso se estanca?

El juez de la causa dictó la falta de mérito para las jóvenes que estaban detenidas desde octubre pasado por el asesinato de Gonzalo Giménez Avendaño, en un country de Rivadavia. La causa se queda sin imputados.
viernes, 20 de diciembre de 2019 · 15:30

La causa por el asesinato del empresario español Gonzalo Giménez Avendaño parece estancarse. El juez que lleva adelante la investigación liberó a las tres chicas detenidas por el crimen, ocurrido el 9 de octubre último en un country de Rivadavia, por falta de pruebas contra ellas.

La resolución se conoció este viernes en la mañana y en la misma el juez Martín Heredia Zaldo, del Cuarto Juzgado de Instrucción, resolvió dictar la falta de mérito en favor de Sheila Moya (18), Nadia Camila Romero (22) y Jésica Rivarola (25) y con esto ordenó la libertad de las tres jóvenes. Si bien todas ellas dejan esa condición de imputadas, siguen vinculadas a la causa mientras continúa la investigación.

Las tres quedaron en la mira de los investigadores porque tenían amistad con Gonzalo Giménez Avendaño (51), quien fue encontrado asesinado en horas de la tarde del 9 de octubre último dentro de su casa en el consorcio Portal de las Sierras, en Rivadavia. El cadáver del empresario español presentaba un golpe en la parte posterior de la cabeza y al menos cuatro heridas cortopunzantes, una de las cuales fue cerca del corazón y causó su muerte. Llevaba varias horas de fallecido y le faltaba su celular, la billetera y posiblemente dinero, aunque no se sabe a ciencia cierta si le sustrajeron plata.

No había rastros de violencia en las puertas y ventanas, eso dio a entender que él o los autores del crimen eran conocidos de la víctima. Y por lo que se veía en el interior, todo señalaba que esa madrugada hubo una fiesta privada en esa vivienda.

El hombre era dueño de una residencia para personas adultas, llevaba una vida reservada y tenía una novia en Córdoba. A su vez, frecuentaba boliches en donde se veía con chicas jóvenes, algunas de las cuales concurrían a su vivienda a beber y mantenían encuentros sexuales.

Esto fue confirmado por un amigo de Giménez Avendaño. Ese testigo declaró que estuvo con el empresario en su casa hasta cerca de las 0.30 del miércoles 9 de octubre –día del crimen- y esa noche éste esperaba a unas amigas. Es más, dio los nombres de algunas de estas jóvenes que supuestamente lo iban a visitar. Esta fue la pista para que los policías de Homicidios, a partir de otras averiguaciones y del informe de las comunicaciones telefónicas, detuvieran a Sheila Moya (18) y Celeste Navas (21) como posibles sospechosas. En los días posteriores apresaron a Nadia Camila Romero (18). Más tarde apresaron a Jésica Rivarola (25), amiga de Moya y Romero, y a otra joven de apellido Narváez (19).

Las primeras en despegar del caso fueron esta chica Narváez y Celeste Navas, liberadas a principios de noviembre. Entonces la investigación quedó centrada en torno a Moya, Romero y Rivarola. Las tres reconocieron tener amistad con el empresario y que en ocasiones visitaron su casa, pero negaron haber estado con él la noche del crimen. Una pista parecía complicar a  Nadia Camila Romero: hallaron una huella dactilar, que sería la suya, en uno de los vasos en el  living comedor de la casa del empresario español. Sin embargo, aparentemente no fue suficiente para acusar a la joven del crimen o, al menos, para asegurar que ella estuvo con la víctima en el momento del asesinato.

A más de dos meses del asesinato, el juez Heredia Zaldo se vio obligado a resolver la situación de las tres imputadas y, ante la falta de pruebas concretas, no le quedó otra alternativa que dictar la falta de mérito en favor de todas ellas y decretar su libertad. Con esto, la causa se queda sin detenido y empieza a navegar en un mar de dudas.

Comentarios