Canal 13 San Juan

A tres años del crimen de Ariel Tapia: "Por favor, alguien debió ver algo"

La frase es de Alejandra Silva, quien habló del caso de su hijo en Crónicas Policiales, programa que conduce Gustavo Martínez Puga. El 6 de diciembre de 2012, la policía halló el cadáver del niño dentro de una heladera, con signos de haber sido golpeado. Hasta hoy, su madre no sabe qué pasó y ruega a quien fuese testigo que hable de una vez.
martes, 15 de diciembre de 2015 · 23:45

El 3 de diciembre Ariel Tapia hubiese cumplido 15 años. Pero no. En cambio, su fantasma aún deambula por la Villa Angelita, en Santa Lucía. Y lo trae a colación su madre en una entrevista que le hace el periodista Gustavo Martínez Puga para el programa Crónicas Policiales, que conduce en Canal 13.

Alejandra Silva es una madre llena de interrogantes. Y los ha reavivado una vez más en estos días, cuando entre sus principales actividades fue a visitar la tumba de Ariel, situada en el Cementerio Parquizado de Santa Lucía. Allí (no) descansa su hijo, a pesar de que así lo retrata una imagen reposada de su rostro en un marco, y su lado un oso panda de peluche que era su favorito.

La mamá habla con Martínez Puga, y le dice que a tres años del crimen sigue con la misma confusión de siempre sobre el caso. "No tengo ni idea de lo qué pasó", afirma sin resignación. Entre sus mayores interrogantes, se plantea por qué la policía halló el cadáver días después en un sitio en el que ya habían estado, un descampado a metros de la casa que habitaba la familia. Por qué le dieron diferentes versiones de cómo llegaron a encontrarlo.

Al día de hoy, lo único que cree saber con certeza es que su hijo fue hallado con signos de haber sido golpeado en el mentón, y de haber muerto por asfixia dentro de la heladera donde lo encontró la policía. Dice que nunca pudo ver qué contiene el expediente de la causa que lleva el juez Benito Ortiz, ni siquiera el documento de la prueba de ADN que demuestra que ese niño muerto era Ariel.

Se reniega de que el juez Ortiz no haya encargado el cuidado necesario para con las pruebas y repite que tiene sospechas hasta del procedimiento de la policía. Trae a colación que el mismo comisario a cargo de la investigación del crimen de Ariel estuvo involucrado en un robo de autos unos meses después.

 Aclara que confía en su familia, de quien sospechó la policía en un primer momento. Exequiel, el hermano mayor, fue quien quedó a cargo del resto de la prole ese día que ella se fue a un concierto con entradas que le habían regalado para su cumpleaños. Fue de este hijo de quien sospechó la ley. Pero su madre cree en su versión de que estuvo cuidando a los pequeños cuando Ariel salió a jugar con amigos y nunca más volvió a vérsele con vida.

Y a propósito de haber visto a Ariel, Alejandra Tapia se enfrenta a la cámara y ruega, con la garganta apretada y los ojos llenos de lágrimas: "Si alguna vez alguien vio algo, por Ariel, para que su muerte no quede en la nada, por favor que hable. A lo mejor no a la policía, pero a nosotros, por favor, alguien debió ver algo".

Mirá la entrevista completa:

Comentarios