Un negocio liberado

Muerte en el gimnasio: Están regulados, pero nadie los controla

No llegan a 10 los que se registraron, pero estiman que hay más de 1.000. Desde el gobierno admiten que nadie los controla: “No tenemos supervisores ni movilidades para controlarlos”, dice Gustavo Alvarez, director de Deportes. Por Gustavo Martínez
jueves, 22 de marzo de 2012 · 20:58
Juan Javier Montaño, de 37 años, tenía problemas cardíacos. Y fue justamente un ataque cardíaco lo que le quitó la vida el miércoles a la noche, en momentos que caminaba en la cinta en un gimnasio ubicado en Quiroga y España, en Rawson, cuyo negocio no está registrado entre los “menos de 10” que tienen contabilizados en la Dirección de Deportes del gobierno provincial. Pero no ese comercio no es una excepción a la regla: oficialmente estiman que hay unos 1.000 negocios de este tipo en la provincia “pero no les controlamos ningún requisito porque no sabemos cuántos hay ni quiénes son”, informó Gustavo Alvarez, director de Deportes.

El cadáver de Montaño debió ser sacado del interior del gimnasio por la policía. Y le estaban haciendo la autopsia para ver la causal de la muerte para ver si se trató de una sobre exigencia física. Su hermano le contó a los policías de la Seccional Sexta que “tenía problemas cardíacos”. Lo que no se sabe es si en el gimnasio estaban al tanto de esa situación y si le daban ejercitación acorde a esa situación.

Esta situación pone al descubierto el funcionamiento del negocio de los gimnasios. El 17 de noviembre del 2005 se sancionó una ley que regula esa actividad. Entre los requisitos dice que estos lugares deben tener un profesor de educación física, un seguro civil, un sistema de emergencias y personal entrenado para practicar rehabilitación en casos de emergencia, entre otros puntos (ver ley).

En el 2010, cuando tomó estado público el caso del profesor de karate Osvaldo Arena, sospechado de abusar sexualmente de sus alumnas en los lugares donde enseñaba artes marciales, el gobierno implementó la ley 7649. En marzo del 2011 lograron abrir los registros para que, voluntariamente, todos los gimnasios se registraran. “Pero no llegan a 10 los que se registraron”, informó Alvarez.

Para saber quiénes son y cuántos hay, este año cambiaron el sistema: acudieron a los municipios para que allí informen a Deportes los gimnasios que les van a pedir habilitación municipal para funcionar. “No tenemos supervisores ni vehículos para controlarlos”, reconoció Alvarez.

En el caso del de Rawson, donde se produjo el fallecimiento, el primer paso sería clausurarlo por el incumplimiento de la ley. Pero en Deportes ni siquiera habían podido hacer eso porque tampoco tienen claro cómo proceder.

Comentarios