Exclusivo de Tiempo de San Juan

La impactante confesión del taxi boy que asesinó al policía Vega

Pedro “El Loco Titi” Zamora (23) confesó este miércoles ante el juez José Vega todos los detalles de cómo asesinó a cuchillazos al oficial inspector Mario Vega (52), quien además era una reconocida drag queen. Todo fue por el Sida. Los detalles de la confesión.
miércoles, 15 de febrero de 2012 · 21:19

Por Gustavo Martínez

El taxi boy Pedro Zamora rompió el silencio y éste miércoles contó en el Cuarto Juzgado de Instrucción todos los detalles de cómo asesinó al policía Mario Vega. Luego se realizó la reconstrucción en el hotel por horas Tú y Yo, en Chimbas. Tiempo de San Juan accedió a esa confesión del crimen, que tuvo como desencadenante el Sida.

Todo comenzó el lunes 12 de diciembre último, a las 16 horas, mientras trabajaba en la Seccional 24 de Rawson, Vega comenzó a llamar telefónicamente a Zamora, con quien ya tenía una relación por reiterados encuentros sexuales entre ambos y, a veces, con la participación de una tercera persona.

Al terminar su servicio, alrededor de las 22.30, Vega buscó en su auto Fiat Uno a Zamora por Ruta 40 y Rodríguez, a unas pocas cuadras de la casa paterna del taxi boy. Luego cargaron GNC en la estación de servicios ubicada en Tucumán y Benavidez. Y se dirigieron directamente al hotel por horas Tú y Yo, ubicado sobre calle Saavedra, metros al Este de Salta, en Chimbas.

En la habitación número 2, una vez desnudos y recostados sobre la cama, la virilidad de Zamora se vio afectada por una gran inquietud que no lo dejaba vivir: saber si Vega tenía o no Sida. Es que le habían llegado rumores de que el policía tenía esa enfermedad. Y en los encuentros sexuales que habían mantenido, nunca Vega tuvo la precaución de usar preservativos.

La preocupación de Zamora era porque estaba en juego no sólo su salud, sino también la de su hijo de poco más de 1 año y la de la chica con la que había formado una pareja. En la familia de Zamora, un joven sin antecedentes que en alguna oportunidad había ido a la casa de Vega a cortarle el césped, no sabían que el muchacho se prostituía por dinero.

Zamora contó hoy que Vega le exigía tener sexo oral y luego anal; que para eso le había pagado. Pero Zamora dice que no podía y que le insistió en saber si tenía o no Sida. La discusión fue subiendo de tono hasta que, en un momento, el policía le dijo que eso no importaba en ese momento, que él –por Zamora- ya tenía Sida. Según Zamora, cuando el policía le dijo eso, tomó el arma reglamentaria que tenía a un costado de la cama –dijo que siempre la llevaba a los encuentros, al igual que un cuchillo-, se la puso en la cabeza y con el antebrazo izquierdo le apretó la garganta.

Ante esa situación, y enterado de que tenía Sida, Zamora dice que atinó a agarrar el cuchillo que tenía al costado de la cama y atacó al policía. El taxi boy dice no recordar cuántas puñaladas le dio.

Sí precisó que el policía cayó a un costado de la cama, que él intentó limpiar un poco el charco de sangre con las sábanas. Y que luego lo arrastró desde las piernas hasta el auto. Lo cargó en la parte trasera del auto y se dirigió a La Costanera, en Chimbas, donde el cadáver del policía fue hallado el martes 13 de diciembre a las 14.20.

Zamora dijo en la justicia que no hubo participación de otra persona. Y que después de abandonar el cadáver y el auto, tiró el cuchillo en un lugar que no recuerda. Más tarde, intentó quemar la computadora personal y el celular del policía en otro lugar de Chimbas, en Centenario y Necochea.

Luego, como se supo, Zamora se fue a Tucumán y regresó para entregarse a la justicia por su cuenta. La defensa, ejercida por Gustavo De la Fuente, decidió que se hiciera una ampliación de la indagatoria y que Zamora confesara todo. Ahora espera a que el juez José Vega dicte el auto de procesamiento para conocer qué figura penal le imputará. Y de ahí en adelante trazar la estrategia de la defensa.

Comentarios