En el Marcial Quiroga

La milagrosa recuperación en San Juan de la riojana quemada por el titular del INADI

Está embarazada de 6 meses y medio y tiene 30 años. Ingresó al hospital sanjuanino hace 15 días con quemaduras en el 20 por ciento de su cuerpo, especialmente en la zona baja de su vientre, con un grado de gravedad 3 en la escala del 1 al 4. Ahora la quemadura es en el 7 por ciento de la superficie de su piel y le están por hacer un injerto. El bebé está en perfectas condiciones.
viernes, 11 de noviembre de 2011 · 20:29

 

Por Gustavo Martínez
gmartinezpuga@tiempodesanjuan.com

Se llama Ana Morales y la derivaron desde La Rioja, después de que su pareja, Mario Lucero, titular del INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación) en esa provincia, la golpeara y le provocara quemaduras en su cuerpo, según denunció penalmente esta mujer de 30 años. Su recuperación superó las expectativas de los médicos del Servicio del Quemado del hospital Marcial Quiroga, donde ingresó hace 15 días, cinco después de sufrir el atentado contra su vida.

La doctora Inés Garcés, subjefa de ese servicio del nosocomio sanjuanino, informó a Tiempo de San Juan que “la paciente ingresó con un grado de gravedad 3 del Indice de Garcés –hecho por un médico chileno-, que va del 1 al 4, debido a que tenía quemado el 20 por ciento de la superficie de su cuerpo. Y porque está en la semana 26 de gestación. La zona más afectada es la parte abdominal inferior. Se recuperó muy rápido. Actualmente tiene quemado el 7 por ciento del cuerpo. Y le vamos a realizar un injerto porque la herida de esa zona de su cuerpo no se recupera. El bebe se encuentra en perfectas condiciones de salud. Se le realizaron dos ecografías y está muy bien”.

Ana Morales permanece internada en la cama 31 del área crítica de Quemados, en una zona aislada para evitar infecciones. Su habitación permanece oscura y tiene baño privado. En forma permanente la acompaña su madre y algún otro familiar. Allí es alimentada a través de una sonda en forma directa al estómago, debido a las heridas que la quemadura le provocó en el aparato digestivo.

Si bien su vida corrió serios peligros, Morales no está bajo custodia policial. Ella viene de denunciar en La Rioja que su marido, titular del INADI riojano –luego de la agresión fue destituido- fue quien intentó matarla. Y esta mujer también denunció que el ex funcionario estaba involucrado en la trata de personas, regenteando mujeres que ejercían la prostitución.
Ahora, mientras Morales se recupera en San Juan, la justicia riojana investiga el caso como “lesiones graves”, un delito excarcelable. Aunque la Fiscalía General pidió que sea como “homicidio en grado de tentativa”, de prisión efectiva. A esta causa se le sumaron denuncias que Morales había hecho en el 2010 en contra de Lucero, acusándolo de que hasta usaba la misma sede del INADI para la prostitución.

Comentarios