Del ballet a los ritmos urbanos

Naza Bontempo, la apasionada de la danza que encendió la pista en la Semana de las Juventudes

Es maestra de Clásico y Contemporáneo, pero se ha convertido en una gran sensación en shows a través del ‘twerking’ y otros géneros más modernos. Su historia, a puro ritmo
domingo, 19 de septiembre de 2021 · 10:48

Mamá Ordán es un fuera de serie, pero con el mayor respeto que se merece el talento y profesionalismo de Marcos Ordán, hay que decir que buena parte de los comentarios de su show en la Semana de las Juventudes tuvieron como destinataria exclusiva a su ‘eléctrica’ bailarina: Nazarena Bontempo.

Tiene 23 años y unos cuantos la descubrieron el pasado 16 de septiembre en el Anfiteatro Buenaventura Luna del Complejo Auditorio Juan Victoria. Pero de su jovencísima vida, 16 años los ha dedicado a la danza. Es decir, se está frente a una auténtica crack de baile.

 

 

A los 7 empezó en los talleres de Clásico, Contemporáneo y Folklore del Centro Polivalente de Artes y tan enorme fue la roncha que le provocó el gusanito de la pasión por la danza que terminó convirtiéndose en maestra de estos géneros tras aprobar el secundario en el citado centro educativo.

Con el título en su poder fue a la conquista de más territorios danzantes. Así se cruzaron en su derrotero los ritmos urbanos, que más de uno está convencido de que se inventaron a la medida de sus cualidades rítmicas y corporales.

 

Naza también encontró en la danza clásica un mundo mágico de disfrute y entrega

 

Esta joven amiguera, lectora y única hermana de cuatro varones explota cuando se encuentra atravesada por la música en un escenario.

“Cuando bailo intento canalizar todos los sentimientos que tengo dentro. Cuando tomo clases o ensayo por ahí se nota un poco más mi estado de ánimo, pero cuando llega el momento de la presentación ya puedo tener un ataque de ansiedad que no lo demuestro, me entrego toda y lo disfruto. Cuando bailo me siento muy libre, puedo ser la que quiero en ese momento. Siento mucha adrenalina, me siento extasiada”, comentó Naza.

 

Cuando bailo me siento muy libre, puedo ser la que quiero en ese momento. Siento mucha adrenalina, me siento extasiada

 

Intentando explicar cómo fue la metamorfosis que experimentó del ballet al ‘twerking’, por citar un ritmo urbano, la desinhibida Bontempo fue directo al grano: “Siempre he tenido muchos amigos que se desarrollan dentro de este ambiente y yo, que era la que bailaba clásico, me animé a probar. Fue un desafío para mí porque es muy difícil desestructurarse del ballet y aprender un género totalmente nuevo”.

 

 

Pero no todo en danza en la vida de Naza. Esta rawsina de ley está a punto de recibirse de profesora de Teatro y está convencida de que será su fuente laboral en el futuro, complementándose con el disfrute del baile.

 

Mi gran sueño con la danza es poder practicarla durante la mayor cantidad de tiempo. Que mi cuerpo me lo permita lo máximo posible. Con eso yo soy muy feliz

 

 

Los ritmos urbanos son un desafío superado con creces por Naza, quien ahora irá por los ritmos latinos

 

Muchos escenarios, entre ellos algunos de la Fiesta Nacional del Sol, forman parte del camino recorrido por esta pupila de Natalia Steiner –su profe de clásico y contemporáneo-. Y no hay que dejar de mencionar que también se defiende como la que más en la pista de tango y que su cuenta pendiente –no por mucho tiempo- son los ritmos latinos. Bachata, salsa y merengue, prepárense.

A modo de despida, un consejo: “A los chicos que tienen ganas de bailar y por ahí son un poco introvertidos o les da vergüenza les diría que se animen. Que lo hagan donde encuentren su zona de confort, sea un instituto o en su casa. Que pongan la música y disfruten sin pensar en nadie más”.

Comentarios