Tecnología de punta

Llegarán a la Argentina equipos de última generación para detectar el coronavirus

El director de la Agencia Mundial de Energía Atómica, Rafael Grossi, informó que enviará dos equipos RT-PCR a pedido del gobierno argentina. En base a su técnica, tardan entre “6 y 8 horas” en detectar el virus, frente a las 24 que requieren los convencionales.
sábado, 28 de marzo de 2020 · 18:18

El organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) mandará a la Argentina dos equipos de tecnología de punta llamados RT-PCR para aumentar la capacidad de detección del coronavirus. Los equipos RT-PCR pueden detectar un virus en un período que va entre "6 y 8 horas" frente a las 24 que tarda un equipo convencional.

El director general  de la OIEA, Rafael Grossi, informó que el envió se canalizará a través de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). Cada equipo tiene el tamaño de una fotocopiadora.

“Nos hicieron un pedido de dos unidades, estamos encargándonos de adquirirlas (en Europa) y hacer todo lo necesario para enviarlas lo antes posible. Tampoco es muy fácil en este momento de cielos cerrados. Pero lo vamos a hacer”, dijo Rossi en declaraciones a radio Millenium.

La OIEA fue el primer organismo en revelar en el 2007 que el submarino San Juan había naufragado. Los equipos valen 130 mil dólares cada uno y serán enviados en forma gratuita.

“Estamos haciendo todo lo posible para que ese material llegue a Argentina y a los países que lo pidieron: casi toda África, en América Latina la gran mayoría de los países y muchos de Asia”, explicó.

Grossi, un diplomático argentino, contó que “en tiempos normales hubiéramos traído a los expertos a nuestros laboratorios para entrenarlos aquí en Viena pero no se puede y hay que hacerlo todo remotamente. Hay que hacerlo porque es la exigencia del día".

Los equipos funcionan en base al proceso llamado reacción en cadena de la polimerasa de transcripción inversa, o RT-PCR. Las pruebas de RT-PCR que desarrollaron inicialmente utilizaron marcadores de isótopos radiactivos para detectar la presencia de material genético específico de un virus. El refinamiento posterior del método ha llevado al uso de marcadores fluorescentes para la detección, explica la OIEA en su página web.

El laboratorio del OIEA en las afueras de Viena ha desarrollado previamente pruebas de kits para el ébola, el zika y la peste porcina africana, entre otros, que fueron exitosos frente a esas pandemias.

El canciller de los Estados Unidos, Mike Pompeo, llamó ayer a Grossi y le anunció que su país donaba 5 millones de dólares para avanzar con la compra y entrega de estos equipos.

Grossi explicó que “nuestros técnicos y expertos de la OIEA son muy experimentados en este tipo de equipamiento y a partir del desencadenamiento de la crisis del coronavirus, empezamos a tener pedidos que superaron todas las expectativas. Tengo más de 100 pedidos de países solicitándole a la OIEA ayuda en cuanto a la provisión de estos equipos”.

“Estamos trabajando muy intensamente y en estrecha colaboración con mi colega, el Director General de la Organización Mundial de la Salud y estamos enviando equipos lo más rápidos que podemos, por supuesto sin ningún tipo de costo para los países que lo piden. Son donaciones nuestras. Estamos dando entrenamiento a los expertos y tecnólogos que lo tienen que utilizar”, agregó.

Cuando se le preguntó si los equipos podrán llegar e instalarse a tiempo en la Argentina, el embajador respondió que "más allá de esta emergencia que va a pasar, este tipo de equipos son muy importante de tenerlos siempre”.

“Los utilizamos con mucho éxito en crisis como la de fiebre porcina y la del ébola. Son equipos que a vos te permiten identificar un virus con muchísima más rapidez que los convencionales, en pocas horas. No solamente identificas la presencia, sino además la intensidad y la virulencia de la presencia del virus en la persona afectada", dijo.

Explicó que "los sanitaristas que saben nos enseñan que en esto es importantísimo poder hacer una curva de cuanta gente potencialmente afectada y en este sentido tener un diagnóstico rápido de lo que está pasando es fundamental para atacar el problema." Consultado por el costo de los equipos, respondió que "saldrían aproximadamente entre 100 mil y 120 mil dólares cada uno. Tenés que agregarle a eso los reactivos, el equipo de protección de bioseguridad... Se hacen unos 130 mil dólares por equipo en total.

La OIEA está también gestionando donaciones de Canadá, Japón y otros países desarrollados. "Se ha establecido una célula de crisis en los organismos de Naciones Unidas dirigidos por la OMS y en las cuales la OEIA está participando. El esfuerzo es global", señaló Grossi.

Por su parte, la presidenta de la Fundación de No Proliferación para la Seguridad Global- NPSGlobal, Irma Argüello, dijo a Clarín que espera que el gobierno se apure en recibir y poner en marcha estos equipos. Además, “creo que empresas como INVAP están en condiciones tecnológicas de producirlos” en escala industrial.

Esta semana el Instituto Malbrán, que hasta ahora centralizaba los análisis, comenzó a capacitar a laboratorios de seis provincias para poder descentralizar los tests para identificar casos positivos.

Actualmente, el Malbrán cuenta con seis robots para la extracción de ácidos nucleicos, que se cargan en una de las cuatro máquinas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) en tiempo real que tienen hoy en uso. Después de esperar un par de horas, un software de análisis asociado permite analizar las curvas, que se contrastan con las curvas de control de los positivos y de los negativos. El proceso tiene dos instancias. En la primera se valora un gen que, cuando da negativo, se descarta el caso. Pero si da positivo, se sigue investigando en una segunda PCR, en lo que sería la reconfirmación. Así, el caso negativo se resuelve en unas 6 o 7 horas, pero esta reconfirmación es la que puede llegar a demorar hasta 24 horas en total.

Fuente: Clarín

Comentarios

Otras Noticias