El bizcochuelo, la torta preferida de los argentinos

Una encuesta realizada por la Federación de Trabajadores Pasteleros reveló que los argentinos prefieren el conocido bizcochuelo de vainilla. Lo atribuyen a que es una torta asociada a la infancia y lo familiar. Para el 80%, nuestras medialunas y alfajores son las mejores del mundo.
domingo, 11 de octubre de 2015 · 10:24
Por más sabores exóticos o sofisticados que pueda englobar el universo de la pastelería, los argentinos siempre elegimos lo tradicional. Como el clásico bizcochuelo de vainilla, que fue elegido -según una encuesta presentada por la  Federación de Trabajadores Pasteleros- como la torta preferida de los argentinos.

Según consignó Tiempo Argentino, otros datos arrojados por el muestreo (hecho a nivel nacional a base de entrevistas a 1010 personas a partir de 16 años) permitieron conocer que ocho de cada diez argentinos señala a nuestras medialunas y alfajores como "los mejores del mundo" y que casi la totalidad de los encuestados (91%) está de acuerdo con que los protagonistas de la pastelería nacional son el dulce de leche y el chocolate. "Somos muy dulceros: miremos la cantidad de alfajores que se venden y notaremos que el dulce de leche está en todas partes. Nos van acompañando cambios, pero nuestra pastelería siempre vuelve a ese gusto clásico", explicó al respecto Miguel Durán, director de la Escuela de Pasteleros.

 

Para siete de cada diez argentinos la pastelería es sinónimo de felicidad, reza una de las afirmaciones que mejor define nuestra manera de vivir lo dulce. Y las palabras de Lorenzo Benítez -maestro pastelero y dirigente de la Federación-, de algún modo, son las que mejor lograron traducir ese simple dato numérico: "Los sabores que degustamos de niños permanecen intactos y perduran a lo largo de nuestra vida. Creo que la pastelería está compuesta en un 80% por emociones y eso queda reflejado en que nadie se reúne en una mesa donde hay un postre para compartir algo malo… Padres, hijos, hermanos, tíos, todos nos reunimos alrededor de una torta para emocionarnos".

Estos datos se conocieron ayer, cuando se expusieron más de 60 tortas  en pleno barrio de Almagro con el motivo de festejar el 50º aniversario de la Federación. Las tortas, creadas por profesionales y alumnos de la Escuela de Pasteleros, recorrieron  la historia de la pastelería argentina a través de sus distintas elaboraciones: desde la típicas Balcarce –surgida en la ciudad de Juan Manuel Fangio- y Leguizamo –nacida en la confitería Las Violetas- hasta clásicas europeas como las Sacher o Dobos, una infinidad de manjares dulces deleitaron a cualquiera que pasara por Corrientes al 4400. 

"El argentino es muy sentimental y tradicionalista y el bizcochuelo de vainilla es una preparación que le recuerda la casa y la familia. Creo que ese fue el motivo por el cual tantos lo eligieron", le contó a Tiempo José D'Alonzo, competidor en certámenes internacionales de pastelería. Y si bien la mayoría termina encontrándole el sentido a la preferencia del simple pero rico bizcochuelo entre la infinita variedad de sabores y colores que pueblan las confiterías argentinas, lo cierto es que inicialmente algunos sí se mostraron sorprendidos. "¿En serio ganó el bizcochuelo? Mirá qué loco", se confiesa Eugenia Guffanti, docente de la Escuela de Pastelería, antes de descubrirle el significado a la elección. "Claro, es que en realidad es la torta de toda la vida y definitivamente está muy incorporada en la gente… Por su sencillez, es una elaboración que siempre estuvo en todas las casas y, por esa misma razón, creo que también ganó: aunque no sepamos demasiado de pastelería, es una torta que siempre nos hace quedar bárbaro". 
 

 
Festejo, delicias y un esencial aporte de solidaridad
 
"Celebramos el crecimiento de nuestra organización: hoy tenemos presencia en todo el país y hemos logrado muchas cosas, como campos recreativos en cercanía de todos los afiliados, servicios médicos propios u hoteles en distintos destinos turísticos", le contó a Tiempo Luis Hlebowicz, secretario general de la Federación de Pasteleros, en relación al festejo de la organización que reúne a los sindicatos de esta actividad de Argentina. 

Además de la exhibición de exquisitas elaboraciones que contaban la evolución de la pastelería nacional (entre ellas, los clásicos pasteles de casamiento, bautismo o 15 años pero en sus versiones actuales y típicas de otros años), se presentó una torta con la forma de la República Argentina que festejaba el 50º aniversario. 

La solidaridad, por su parte, también estuvo presente: el dinero recaudado tras la venta de 1500 porciones de torta y la subasta de más de 30 elaboraciones de pastelería artesanal se entregó a beneficio de Cáritas del Santuario Eucarístico Jesús Sacramentado, que prestó su espacio para el evento.
 

 

 

 

(Fuente: Info News) 


Comentarios